Hello

Fractura de extremidades

Son diversas las situaciones que pueden ocasionar una fractura en las extremidades de nuestra mascota. Las principales son las caídas, los accidentes de trafico o los accidentes de bala durante la caza.

Las fracturas son muy dolorosas y pueden paralizar al animal. La recuperación definitiva puede dilatarse en el tiempo en función del tipo de fractura y de la edad del animal e, incluso, requerir una intervencion quirúrgica.

1\

Diferentes tipos de fractura. Sea cual sea la causa de la fractura que haya afectado al perro, puede ser de diferentes tipos en función de la forma en que el hueso se rompe: incompleta, completa, lineal, transversa, oblicua, espiral, conminuta, multifragmentada y simple, en función de su comunicación con el exterior del cuerpo: cerrada o abierta, en función de su localización en el hueso: epifisaria -extremo del hueso-, diafisaria -zona central del hueso- o metafisaria -zona de unión de las anteriores-. La incompleta se produce cuando no ha habido desplazamiento del hueso, y la completa, cuando sí lo ha habido. En una fractura incompleta puede dar la impresion de que no hay tal fractura ya que se constata una hendidura en el hueso. Se trata de la fractura mas frecuente en los cachorros, ya que la calcificación ósea todavía no ha terminado.

2\

La fractura completa. La fractura completa se da cuando existe una división completa del hueso. Se le llama fractura simple cuando solo existe una línea de rotura mientras que es multifragmentada o conminuta si hay evidencia de múltiples fragmentos en esquirla. Que el animal se recupere más o menos rápido depende de muchos factores, como la localización de la fractura. Es de más fácil recuperación si se produce en el tramo largo del hueso y, por el contrario, más lenta si se localiza a la altura de la articulación, ya que es mucho más difícil de estabilizar y por tanto de soldar.

3\

El peligro de las infecciones. Cuando la fractura es abierta, existe un desplazamiento de los fragmentos óseos y, a diferencia de la cerrada, existe igualmente una comunicación con el exterior, lo que puede acabar ocasionando una infección del hueso. Cuando la fractura es abierta, además del riesgo de infección, la curación es mucho más larga y requiere tratamiento quirúrgico.

4\

El tratamiento. La radiografía es la mejor manera de determinar el alcance de la fractura para establecer una terapia que restablezca la movilidad total al perro. Una de las opciones es colocar los fragmentos óseos resultantes de la fractura en su posición inicial, una terapia que se complica a medida que la fractura es más antigua, ya que entonces se contraen los músculos, el organismo inicia el proceso de osificación o soldadura de la fractura y se complica la curación del animal. Para inmovilizar la fractura, una vez fijados los fragmentos óseos, se utiliza un vendaje, una escayola o una tablilla y cuando es imposible inmovilizar la fractura con estos procedimientos, se programa una cirugía.

5\

La escayola en el perro. Como en el caso de los hombres, el uso de la escayola y los vendajes esta muy extendido cuando se produce una fractura ya que, además de inmovilizar la zona, previene complicaciones infecciosas. No obstante, estos métodos solo pueden ser utilizados en fracturas estables que se sitúen por debajo del codo y la rodilla, nunca en el caso de fracturas de fémur o húmero. No se preocupe por ver su amigo inmovilizado con la escayola. Realmente se acostumbran muy deprisa y no les suele causar mayor incomodidad. Si se trata de fracturas imposibles de inmovilizar desde fuera, el animal requerirá una cirugía para implantar estructuras metálicas que inmovilicen internamente el foco de fractura como placas de compresión, clavos, cerclajes y otros elementos.

6\

¿Cómo transportar al perro que ha sufrido una fractura? Cuando el perro ha sufrido una fractura su movilidad queda, obviamente, reducida. Para desplazarlo al veterinario hay que colocarlo en una camilla. Para ello, debe pasar su mano bajo del hombro del animal y la otra bajo del muslo al tiempo que hace que se deslice cuidadosamente sobre la plancha de madera que constituye la camilla. Puede ser que el animal oponga resistencia y no quiera permanecer inmovilizado. En este caso, debe servirse de tiras de tejido para mantenerlo quieto: una a la altura de la parte anterior de los muslos, otra en los flancos y la tercera alrededor de los hombros. De esta manera se asegurará de que el perro permanezca inmovilizado durante el transporte.

Affinity - Advance www.affinity-petcare.com www.fundacion-affinity.org www.affinity-petcare.com/advance
Regístrate
y disfruta de las ventajas de Advance.
Acepto las condiciones
Si tienes dudas...
900 800 001
Contenido relacionado