Medicina y cuidados veterinarios

Curar de forma correcta una herida al perro puede suponer la diferencia entre que la lesión se cure pronto o que, por el contrario, se infecte y empeore. En este post nos centraremos en una serie de consejos para tratar las heridas abiertas. Para un traumatologo veterinario el manejo de este tipo de patología es sencillo, sin embargo se complica para los que no se dedican a la traumatología veterinaria, por ello a continuación damos algunas pautas sobre cómo manejar una situación clínica frecuente como es la presencia de una herida abierta. Básicamente son 4 pasos: valorar la gravedad de la herida, limpieza mediante lavado y desbridación, desinfección de la herida y protección.
traumatologia veterinaria
Imagen de Vets Affinity

El lavado es una parte importante del cuidado inicial de las heridas, ya que cumple una función de arrastre de detritus, materiales extraños y sobre todo bacterias. En la práctica clínica se puede usar una simple jeringa de 60 ml con una aguja 18 g, con lo cual se genera una presión aproximada de 7-8 psi, suficiente para la mayoría de las heridas. Los productos más usados son la clorhexidina, la povidona yodada o sueros de fluidoterapia (es preferible el ringer lactato). El agua corriente se debe evitar ya que es hipotónica y puede dañar los tejidos desvitalizados. Existen otras soluciones de lavado en el mercado, como Prontosan®, que favorecen la retirada de bacterias reduciendo la tensión superficial y favoreciendo el arrastre.

En la clínica veterinaria, los problemas dentales son una de las consultas más frecuentes, no obstante, el propietario no es consciente de la importancia que merecen.
dentadura de perros
Imagen de Vets Affinity

Los perros son mamíferos y son difiodontos, es decir, presentan dos series de dientes: los dientes de leche o primarios y los dientes permanentes o secundarios. En la dentadura canina los dientes se distribuyen en:

El osteosarcoma canino es un problema clínico importante en medicina veterinaria, siendo la neoplasia ósea primaria más común en el perro. La terapia estándar actual se basa en amputación seguida de quimioterapia, lo que mejora los resultados. Entre los factores pronósticos bien conocidos se encuentran los niveles séricos de fosfatasa alcalina.
osteosarcoma en perros
Imagen de Vets Affinity

El osteosarcoma en perros, apendicular, es el más común de los tumores malignos primarios de hueso en perros. A causa de la naturaleza agresiva y el elevado potencial metastásico de esta neoplasia, la escisión completa se considera sólo un procedimiento paliativo, y la prolongación de la supervivencia requiere una quimioterapia sistémica coadyuvante. A pesar de ello el porcentaje de supervivencia sigue estando en torno 15-20% (si quieres más información sobre otros tumores en perros haz clic aquí)

El tumor venéreo transmisible es una enfermedad neoplásica que afecta a los caninos, con la particularidad de que se puede transmitir por vía venérea. Si bien el tratamiento hasta ahora estaba basado en la cirugía, recientemente se ha descubierto la elevada eficacia del tratamiento con Vincristina e Interleukina-2.
Tumor venereo transmisible en perros
Imagen de Vets Affinity

El tumor venéreo transmisible (TVT) solo se da en perros y es la causa más frecuente de tumor genital en poblaciones sexualmente activas. Se da de forma más frecuente en climas templados. Aparece en perros y perras intactos y se transmite por una implantación celular durante el contacto sexual, siendo la forma más frecuente (aunque también se puede producir por el lamido de la vulva por ejemplo).

Páginas

Suscribirse a RSS - Medicina y cuidados veterinarios
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento
Calendario
 
Marzo 2017
 
Lun
Mar
Mié
Jue
Vie
Sáb
Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31