Rinotraqueitis felina por herpesvirus y calicivirus

La rinotraqueítis felina tiene una sintomatología aguda pero además un curso crónico más larvado en el que el gato puede infectar a otros animales. Hablaremos sobre los agentes causales de la rinotraqueítis felina, enfatizando las diferencias.
rinotraqueitis felina
Imagen de Vets Affinity

¿Qué es la rinotraqueítis felina?

La enfermedad respiratoria vírica de las vías altas felinas más conocida como rinotraqueítis felina, está causada casi siempre por el herpervirus y/o el calicivirus felino. La enfermedad se contagia por contacto directo entre los gatos.


En el caso del herpesvirus la replicación tiene lugar en las mucosas nasales, traqueales y conjuntivales. El calicivirus, además de estas localizaciones, también puede replicarse en el pulmón o en la mucosa oral, lo que explica las diferencias en la sintomatología que provocan.

Descarga este Informe: Inmunonutrición en cachorros  ¿Cómo potenciar su sistema inmunitario?

 

Estado latente de la rinotraqueítis felina

Además de la sintomatología aguda, la rinotraqueítis felina es una enfermedad que puede adoptar un curso crónico, quedando el animal en estado de portador crónico. Pero no sólo eso, sino que también se pueden sufrir reactivaciones cuando el animal padece algún tipo de estrés (enfermedades, cirugía).

En el caso concreto del calicivirus este es eliminado continuamente por vía orofaríngea, provocándose el contagio de otros gatos.

 

Síntomas de la rinotraqueítis felina

La rinotraqueítis felina puede ocurrir a cualquier edad pero en general suele afectar con mayor frecuencia a los gatos más jóvenes. El herpesvirus provoca síntomas durante 2-4 semanas mientras que el calicivirus tiene una duración de 1-2 semanas.

La clínica destaca por los estornudos, conjuntivitis, blefarospasmo, hipersalivación y tos. La infección por herpesvirus puede dar lugar a una queratitis ulcerativa mientras que el calicivirus provoca neumonía y estomatitis ulcerativa en lengua y paladar. Ambos podrían estar involucrados en las estomatitis-gingivitis linfoplasmocitarias crónicas.

Si existen muchas secreciones en las vías respiratorias puede existir disnea por mecanismo obstructivo.

 

Pronóstico de la rinotraqueítis felina

Depende del estado basal del gato. Suele tener buen pronóstico aunque en cachorros desnutridos o muy débiles pueden existir complicaciones graves.

 

Tratamiento de la rinotraqueítis felina

No existe un tratamiento curativo para la rinotraqueítis felina, sino tan sólo medidas sintomáticas y de soporte. Se pueden utilizar antibióticos de amplio espectro, como la amoxicilina, para la prevención o el tratamiento de infecciones bacterianas secundarias.

En caso de shock hay que administrar sueroterapia, sin olvidarse del soporte nutricional en el caso de los gatitos pequeños.

Si existe una conjuntivitis purulenta habrá que administrar un colirio con antibiótico.

Para evitar la disnea  hay que mantener despejadas las vías respiratorias utilizando gotas de suero salino o anticongestionantes.

En el caso de que se produzca una estomatitis-gingivitis linfoplasmocitaria en los portadores crónicos de calicivirus, el mejor tratamiento son los corticoides.

La vacunación de los cachorros puede realizarse a partir de la semana 8 o 9, repitiendo la dosis a las 4 semanas y posteriormente cada año. No hay que olvidar que a pesar de que el gato esté vacunado, en el caso del calicivirus, ya que existen distintas cepas, el gato puede presentar síntomas leves tras la exposición al virus.

 

Post relacionados:

Inmunonutricion en cachorros

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Guías y recursos para veterinarios
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
plataforma de formación
Calendario
 
Octubre 2016
 
Lun
Mar
Mié
Jue
Vie
Sáb
Dom
1
2
17
18
19
20
21
22
23