Causas de un gato con arcadas

Causas de un gato con arcadas

Los gatos pueden sufrir arcadas, seguidas o no por vómitos, y estas pueden resultarles muy molestas. Suelen ser algo puntual, pero es importante que les prestes atención por si son síntoma de un problema más grave. En este artículo te contamos las causas de un gato con arcadas y cómo puedes reducirlas.

¿QUÉ SON LAS ARCADAS?

 

Las arcadas son un reflejo involuntario y aparecen cuando los músculos de la pared abdominal y el diafragma se contraen con fuerza, con el objetivo de crear la presión necesaria para vomitar o eliminar sustancias que se encuentran en la garganta. No siempre van seguidas de vómitos, pero a menudo sí. 

 

Si ves que tu pequeño compañero abre mucho la boca y hace esfuerzos por expulsar algo, mientras se le contrae el abdomen, suele ser síntoma de un gato con arcadas.

 

 

¿POR QUÉ PUEDO VER A MI GATO CON ARCADAS?

 

Existen varias causas que pueden provocar que tu gato tenga arcadas:

  • Los olores o sabores que le resulten desagradables pueden estimular el reflejo involuntario de la arcada, ya que los gatos son muy sensibles en este sentido. Los causantes más comunes de esta reacción son los medicamentos o los alimentos que no le gustan o con los que ha tenido alguna mala experiencia.

  • Otra causa de un gato con arcadas son las bolas de pelo. A veces, los gatos de pelo largo o con mucho pelo muerto lo tragan en excesiva cantidad al acicalarse, cosa que acaba formando una bola en su estómago demasiado grande para pasar al intestino. Las arcadas pueden aparecer al intentar vomitar esas bolas de pelo. 

  • Los problemas en la garganta o el esófago, ya sean provocados por una inflamación, por mucosidad o por algún cuerpo extraño que se le haya quedado atascado (un pequeño objeto, una brizna de hierba, etc.), pueden hacer que tu gato tenga esta reacción involuntaria.

  • Las toses fuertes también pueden provocar una arcada al final. No es extraño confundir la tos de un gato con arcadas, pero es importante distinguir una cosa de la otra.

     

 

¿QUÉ PUEDO HACER SI MI GATO TIENE ARCADAS?

 

Debes observar a tu gato y sus arcadas para ver la frecuencia con que las tiene y en qué casos. Por ejemplo, si sucede justo después de darle un medicamento o de ofrecerle una comida determinada. 

 

En el caso de que las causantes sean las bolas de pelo, es recomendable que le ofrezcas un alimento especial que le ayude a eliminarlas para que no se acumulen en su estómago. La malta le puede ayudar, debido a la fibra que contiene y su efecto laxante, por eso dos opciones ideales son ADVANCE HAIRBALL y ADVANCE HAIRBALL STERILIZED, dos alimentos que contienen fibra de guisante y extracto de malta. 

 

También es recomendable que lo cepilles regularmente para eliminar el pelo muerto y que no se lo trague al acicalarse. Del mismo modo que es aconsejable que no dejes a su alcance objetos pequeños que se pueda tragar, como agujas, hilos, botones o huesos de aceituna. 

 

Si notas que tu gato tiene arcadas de forma frecuente o continua, que intenta vomitar y no puede, o que además tiene otros síntomas, como falta de apetito, apatía o que no se mueve, es recomendable que acudas a tu veterinario lo antes posible.

 

Ante esas circunstancias, es importante que un especialista lo examine para encontrar el motivo de las arcadas y tratarlo si es necesario. Ya que si, por ejemplo, la causa es un cuerpo extraño que se haya quedado atascado en su garganta, será necesario extraerlo cuanto antes para evitar complicaciones. 

 

 

Esperamos haber resuelto todas tus dudas sobre el porqué de un gato con arcadas y cómo actuar. Una buena alimentación, un cepillado regular y no dejar pequeños objetos al alcance de tu curioso compañero puede ayudarte a evitar problemas de este tipo.

Descubre la mejor comida para tu gato

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar