¿Cómo adiestrar un gato? 6 pautas a seguir

¿Cómo adiestrar un gato? 6 pautas a seguir

Seguro que ya te habrás dado cuenta de que tu gato tiene una personalidad muy fuerte, un carácter independiente y muy territorial.

¿Te has planteado cómo adiestrar un gato? Aunque parezca difícil, no es imposible. Lo primordial es respetar su naturaleza y conocer su lenguaje. A pesar de ser una tarea muy diferente a la que se lleva a cabo con los perros, también es posible modificar ciertas conductas de tu gato para una mejor convivencia. Te contamos las principales pautas en este post.

 

CÓMO ADIESTRAR A UN GATO: SU APRENDIZAJE

 

Aprender es modificar la conducta después de haber experimentado una situación determinada. Todos los cachorros aprenden desde el momento en el que nacen, incluidos los gatitos. No obstante, las estrategias que usan son diferentes y para modificar posteriormente su conducta de jóvenes o de adultos podemos acudir a ellas.

Socialmente, se cree que adiestrar a un perro es más sencillo que educar a un gato. Probablemente por la creencia de que los perros son más fieles u obedientes. Nada más lejos de la realidad. Los gatos y su enigmático carácter también pueden aprender ciertas órdenes. Si quieres conseguirlo, debes conocer su naturaleza y su lenguaje

 

¿CÓMO APRENDEN LOS GATOS?

 

Durante el periodo de socialización, los gatos aprenden a base de la impronta que se les marca como consecuencia de su conducta. A esta estrategia de aprendizaje se la llama imprinting. Además, los gatos también tienen como sistema de aprendizaje la habitación, el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante. 

 

CONDICIONAMIENTO OPERANTE

 

Es la estrategia más común y que se toma como referencia para el adiestramiento de los gatos. En este tipo de adiestramiento el gato establece una relación entre conducta y consecuencias de dicha conducta. Con “consecuencias” nos referimos a un refuerzo positivo de aquello que ha hecho o a un castigo o no-recompensa en el que caso de que su conducta no sea deseable.

  • Refuerzo de conducta: con los refuerzos evitamos que algo no deseado vuelva a repetirse. También se usa este refuerzo para fomentar un comportamiento nuevo. Un refuerzo puede ser añadir un premio, visto como algo positivo, o eliminar algo considerado negativo por tu gato.

  • Castigo de conducta: los castigos pueden servir para que el gato deje de tener una conducta en concreto. En este caso, la perspectiva es la inversa que con el refuerzo de conducta. Se puede encontrar la denominación “castigo positivo”, cuando se aplica algo desagradable a la conducta del gato, o “castigo negativo”, cuando le privamos de algo que le gusta. 

 

PAUTAS PARA SABER CÓMO ADIESTRAR A UN GATO

 

  • El castigo positivo queda totalmente prohibido. No resulta una buena técnica de adiestramiento en gatos porque no sirve para enseñarles algo nuevo.

  • El refuerzo positivo es clave. Eso sí, cada gato tiene sus propios gustos y su propio carácter. No puedes aplicar como refuerzo positivo lo que a otro gato le puede funcionar sin conocer al gato que quieres adiestrar. Entre refuerzos positivos pueden estar la comida, yendo con cuidado de no sumar demasiadas calorías, las muestras de amor en forma de mimos o los juegos.

  • Crear un ambiente tranquilo. Para poder dirigir el adiestramiento debes eliminar las distracciones y captar la atención de tu gato.

  • Enseña solo una cosa cada vez. La clave es que las sesiones no sean largas. Los gatos pierden el interés rápidamente. Al proponer sesiones cortas, la motivación se acrecenta. Es preferible tener sesiones cortas distintas veces a lo largo del día.

  • Controla el timing. El timing es el tiempo entre una conducta deseada o correcta del gato y el refuerzo que este obtiene. Si pasa demasiado tiempo dejaré de ser efectivo. Si hemos optado por premios en formato comida, es mejor que sean pequeños y fáciles de ingerir: así también mantendrás la atención del gato durante más tiempo.

  • El final de una sesión de adiestramiento tiene que ser de éxito. Con esto queremos decir que hay que propiciar que el adiestramiento acabe con premio para el gato. Un truco ya aprendido o sencillo que sepas que tu gato ya domina y que seguro le hará ganar ese preciado premio.

 

¿QUÉ TÉCNICAS DE ADIESTRAMIENTO DE GATOS EXISTEN?

 

Siguiendo con los consejos sobre cómo adiestrar a un gato, presentamos algunas pautas más concretas sobre estrategias de adiestramiento:

 

CAPTURA

 

Mediante la técnica de “captura” debes esperar a que sea tu gato quien inicie una determinada conducta. Si es deseada, la reforzarás de inmediato. Eso sí, es imprescindible estar muy alerta para llevarla a cabo.

 

SEÑUELO O LURING

 

Con un señuelo podrás atraer la atención de tu gato. Por ejemplo, puedes usar comida en tu mano para que tu gato muestre interés. De esta manera conseguirás que te siga o que pase por un lugar concreto, por ejemplo.

 

TARGETING

 

Mediante esta técnica usarás algún objeto como objetivo o diana. Un lápiz te puede servir. El objetivo es que tu gato toque con su hocico el objeto, aplicando la estrategia de captura o de señuelo. Conseguirás que tu gato se interese en tocar el objeto a cambio de un premio. Es una estrategia de guiar sus pasos similar al luring.

 

MOLDEADO O SHAPING

 

Hay que considerar la conducta deseada final como objetivo después de varias aproximaciones. Con la técnica del moldeado irás premiando a tu gato cada vez que se acerque a donde quieras que lo haga, por ejemplo, su rascador, su cama, la alfombra… Esta técnica es costosa y lenta y es posible que necesites un refuerzo adicional. Ármate de paciencia y sé rápido al darle el refuerzo a tu gato.

Si te has planteado alguna vez cómo adiestrar a tu gato verás que existen más opciones  de las que probablemente creías. Adiestrar no es capar la conducta ni someter al gato, todo lo contrario. Educarle puede crear un vínculo muy especial entre tu gato y tú. 

Los gatos necesitan mucha estimulación, sobre todo si son muy activos, así que un reto que canalice su energía es una buena manera de que se cansen tanto física como mentalmente. ¿Te animas a practicar con él? Lo único que vas a necesitar es una buena dosis de paciencia y ser constante. Poco a poco verás resultados.

No dudes en consultar a tu veterinario si observas en tu gato algunas conductas que no puede desaprender.

Si necesitas una ayuda extra, existen profesionales que os van a poder ayudar en vuestra convivencia.

Descubre la mejor comida para tu gato

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar