¿Cómo conquistar a un gato arisco?

¿Cómo conquistar a un gato arisco?

¿Tienes un gato arisco y ya no sabes qué hacer para que la situación mejore? A veces los felinos muestran este tipo de comportamiento agresivo, pero conocer sus señales y motivos, además de seguir ciertas pautas, te ayudará a mejorar vuestra relación.

 

LA ACTITUD DE LOS GATOS ARISCOS

 

Un comportamiento arisco es sinónimo de agresividad. Esta conducta se traduce en una actitud amenazante que puede estar dirigida tanto a ti, como a otros miembros de la familia u otras mascotas.

En los momentos en que tu gato esté arisco, podrás ver que adopta ciertas posturas específicas. Son su manera de decirte que no te acerques a él o que no quiere ser molestado.

Las posiciones de defensa y agresión típicas de un gato arisco son las siguientes:

  • Su pelo se eriza.

  • Agacha las orejas o las estira.

  • Enrosca o alza la cola.

  • Maúlla en señal de advertencia.

  • Gruñe.

     

 

CAUSAS POR LAS QUE UN GATO ES ARISCO

 

Existen muchas causas por las que es posible que tu gato sea arisco en un momento determinado o como actitud general.

Lo más probable es que sienta dolor en alguna zona de su cuerpo. En tal caso, al tocarlo o acariciarlo es posible que se vuelva agresivo y te arañe o muerda. Te puede parecer un comportamiento normal, pero no lo es. Lo que sucede es que, si le tocas en una zona que le duele a causa de alguna enfermedad o herida, le dolerá más y te atacará para evitarlo.

Problemas de salud como la artritis, el dolor abdominal, la otitis o los problemas bucodentales, entre otros, son una causa frecuente de ataque por parte de los gatos.

El miedo es otro factor por el que puede que tengas un gato arisco que huye y se esconde o, si no lo consigue, ataca a quien se lo impida. Aunque este es, principalmente, un comportamiento de defensa que un gato con una socialización adecuada no tiene por qué mostrar de manera habitual.

Eso sí, si el proceso de socialización de tu gato no se ha realizado con éxito, será normal que aparezcan en él problemas como que sea un gato arisco. El proceso de socialización empieza en sus primeros días de vida, con su madre y sus hermanos (y después debe continuar con las personas y animales que vayan a formar parte de su vida). En esta primera etapa, la madre es la que le enseña cómo cazar, jugar y relacionarse. Si tu gato no ha podido crecer en este entorno, quizá este hecho sea la base de sus comportamientos ariscos. 

En tal caso, lo mejor es que contactes con un etólogo especializado para que pueda guiarte de forma personalizada.

 

QUÉ HACER SI TU GATO ES ARISCO

 

  • Para evitar agresiones innecesarias, no molestes, abraces ni acaricies a tu gato si su postura muestra rechazo. Aléjate un rato y vuelve a intentarlo más tarde.

  • También es importante que prestes atención a su salud general. Cuando esté relajado, inspecciona con delicadeza y suavemente su piel para encontrar cualquier herida o signo de enfermedad que pueda estar provocándole esta reacción.

  • Acércate a él con el alimento que más le guste. Esta es una manera de agradarle y de satisfacer su paladar.

  • Usa un dispositivo con feromonas para tranquilizarlo.

  • Acude al veterinario o a un especialista etólogo y explícale el comportamiento arisco de tu gato al detalle para que pueda darte consejos adaptados a tu caso.

Para evitar agresiones innecesarias, no molestes, abraces ni acaricies a tu gato si su postura muestra rechazo.

 

En definitiva, mejorar la relación con un gato arisco requiere cierto tiempo y paciencia, pero es posible. Con todos estos nuevos conocimientos, puedes empezar a trabajar para que vuestra convivencia sea pacífica y feliz.

Descubre la mejor comida para tu gato

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar