Cómo cuidar a un gato recién nacido: 6 consejos | Advance

Cómo cuidar a un gato recién nacido: 6 consejos

Como en el caso de los perros, los gatos recién nacidos son sordos y ciegos. Si te preguntas cómo cuidar a un gato recién nacido, sigue leyendo.

En este artículo te contamos de qué debes estar pendiente si la madre está con los gatitos. Y si no es el caso, cómo debes afrontar el cuidado de los recién nacidos.

 

CÓMO CUIDAR A UN GATO RECIÉN NACIDO SI ESTÁ CON SU MADRE 

Como ya hemos adelantado, los gatos nacen sordos y ciegos. Hasta que no han transcurrido dos semanas no son capaces de ver y oír, por lo que dependen del todo de su madre. 

 

Los gatos con tan poco tiempo de vida tampoco son capaces de regular su temperatura corporal por sí mismos. Del mismo modo, son incapaces de orinar y defecar sin la estimulación adecuada. Por eso, hasta que no han transcurrido 3 o 4 semanas, necesitan que su madre los mantenga calientes y lama su zona anogenital para que puedan hacer sus necesidades. Además, para mantener la zona limpia, la madre se encarga de ingerir los excrementos.

 

Entonces, ¿cómo cuidar a un gato recién nacido? Como ves, la naturaleza lo tiene todo previsto. Sin embargo, aunque la madre esté con los gatos recién nacidos, tu papel también es importante. Comprueba que todos los gatos pueden mamar de su madre y tienen acceso al calostro. Esta primera leche es fundamental para su desarrollo, pues contiene anticuerpos que estimulan su sistema inmune. Es la garantía de salud de los gatos durante sus primeras 6 semanas de vida.

 

CÓMO CUIDAR A UN GATO RECIÉN NACIDO SI NO ESTÁ CON SU MADRE

Si la madre de los gatos no puede atender a sus retoños, tendrás que emplearte a fondo para procurarle a los gatos los cuidados necesarios para su desarrollo. Por lo tanto, si quieres saber cómo cuidar a un gato recién nacido si la madre no está, toma nota de estos 6 aspectos.

 

  • Busca un lugar seguro para los gatos

    En este punto debes extremar todas las precauciones. Los gatos son animales muy curiosos por naturaleza, por lo que debes asegurarte que el sitio en el que están sea lo más seguro posible para ellos. No descartes utilizar un transportín que puedas cerrar y evite que los gatos salgan a explorar el entorno. 

  • Mantén la temperatura apropiada

    Dado que los gatos no pueden regular por sí mismos la temperatura, cómo cuidar a un gato recién nacido pasa por procurar que la habitación en la que estén se mantenga entre los 29 y 32 grados. De este modo, evitarás que sufran una hipotermia. Puedes lograr esta temperatura con bolsas de agua caliente enrolladas en mantas o con un calefactor. Eso sí, deberás ir bajando la temperatura hasta alcanzar los 23 grados en la cuarta semana.

  • Sigue las pautas de alimentación apropiadas

    Los gatos recién nacidos necesitan tomar una leche especial para gatitos. Las leches para otros animales no cubren todas sus necesidades porque tienen una composición diferente. Si quieres saber cómo cuidar a un gato recién nacido en lo que se refiere a la alimentación, deberás seguir estas pautas:

    • La primera semana de vida, los gatos comen cada 2 o 4 horas, incluidas las noches. A medida que crecen se pueden ir espaciando las tomas. Es importante comprobar que la leche esté a 38 grados.
    • Coloca al gato de la misma forma en que se pondría estando con su madre al mamar: en una superficie plana, apoyado sobre su pecho y con la cabeza levantada. Pon el biberón en posición horizontal y con la tetina hacia abajo.
  • No descuides la higiene de los gatos

    Es necesario que después de cada toma estimules el área anogenital del gato para que haga sus necesidades. Para ello puedes utilizar una toallita o un paño húmedo. Los gatos podrían defecar dos veces al día, pero si pasa más de un día y medio y no han evacuado, lo mejor es acudir al veterinario. Aunque el estreñimiento es un problema frecuente en los gatos, podría ser más grave en un gato tan pequeño. Por otro lado, recuerda que si el gato está con sus hermanos, es probable que se mojen con los orines de los demás. Por eso, conviene que los mantengas limpios y secos para evitar que les baje la temperatura.

  • No descuides la etapa del destete

    Entre la semana 3 y la 8 los gatos ya son capaces de regular la temperatura corporal. También aparecen los primeros dientes, lo que es un indicativo de que pueden empezar a tomar alimentos sólidos:

    • Ofréceles un alimento adecuado para ellos, como ADVANCE KITTEN. Recuerda que debes combinarlo con tomas de biberón. Además, las croquetas para gatos pequeños debes humedecerlas con agua o leche par gatitos para facilitar su ingesta.
    • A las 8 semanas el destete es definitivo, hasta entonces, de forma paulatina, conviene que vayas reduciendo la leche y aumentando el alimento sólido.
    • Una vez que se ha completado el destete, lleva a tu gato al veterinario para que empiece su programa de desparasitación y vacunas.
  • Cómo acompañar al gato en su socialización

    Si abordamos el tema de cómo cuidar a un gato recién nacido no podemos olvidar el aspecto psicológico y social. La primera y quizás más importante etapa de la socialización transcurre entre la semana 3 y la 12. En este momento, el gato aprende a relacionarse. Durante este periodo, es necesario que los gatos se expongan a las caricias, ruidos, personas y el resto de animales que formen parte de su entorno. Si el gatito es huérfano, lo mejor es que pase el mayor tiempo posible con sus hermanos.

Después de haber visto las 6 pautas sobre cómo cuidar a un gato recién nacido, podemos concluir que el papel de la madre es fundamental. Pero si ella no puede estar con los gatos, tú puedes ocuparte de los cuidados, actuando de la forma más parecida a como ella lo haría. De este modo, te aseguras de que los gatos crezcan y se conviertan en gatos adultos sanos y equilibrados.

Descubre la mejor comida para tu gato

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar