Cómo dormir a un gato por la noche

Cómo dormir a un gato por la noche

Tu gato es un animal nocturno por naturaleza. Si esperas que duerma toda la noche de un tirón tendrás que enseñarle a hacerlo. Aunque también puedes adaptarte a su instinto nocturno si sigues algunos consejos.

¿Alguna vez te ha despertado tu gato durante la noche? Se sube en la cama, juega contigo, corretea por la habitación y parece más activo que nunca. Puesto que los gatos tienen hábitos nocturnos, este comportamiento entra dentro de lo normal. Sin embargo, impiden que tu sueño sea placentero. En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre los hábitos nocturnos de los gatos y cómo dormir a un gato por la noche.

 

TU GATO Y SUS HÁBITOS NOCTURNOS

 

Antes de conocer cómo dormir a un gato por la noche, es útil preguntarse por qué le cuesta tanto hacerlo. Si observas las rutinas de tu gato con atención, verás que está mucho más alerta durante la noche y más somnoliento durante el día. ¿A qué se debe?

    1. Los oídos y los ojos de tu gato están adaptados a la oscuridad. Los gatos, en estado salvaje, son excelentes cazadores y suelen atrapar a sus presas especialmente al atardecer y al amanecer.
    1. Los gatos que viven en casas y rara vez salen al exterior carecen de estímulos durante el día, por lo que se aburren. Ante el aburrimiento, no le queda otra salida que dormitar todo el día. Si tu gato está solo todo el día, mientras estás en el trabajo, y solo recibe atención cuando vuelves a casa, es lógico que se active por la noche.
    1. En los gatos más mayores y tranquilos, este comportamiento nocturno puede deberse al dolor (por la artrosis), a que se despierte desorientado o al hipertiroidismo. Si tu gato es mayor y cambia su comportamiento de un modo brusco, lo mejor es que lo lleves al veterinario.

CÓMO DORMIR A UN GATO DE NOCHE

 

Si quieres saber algunos trucos para que tu gato duerma de noche, presta atención a estos consejos. Recuerda que no existen recetas mágicas, lo primero que debes hacer es asegurarte de que conoces bien a tu gato. Así, podrás decidir las estrategias que mejor se adapten a él.

 

  • El primer consejo es sencillo. Si quieres que tu gato duerma de noche, tendrás que cansarlo durante el día. ¿Cómo puedes lograrlo?

     

    • Juega con tu gato cuando estés en casa durante el día. Prueba con los juguetes tipo caña de pescar. Tu gato tendrá que sacar sus habilidades de caza y eso lo cansará bastante; pues no solo debe ejercitar sus músculos, también lo desgasta la concentración mental.

     

    • Coloca una balda u otro objeto cerca de la ventana que permita al gato ver a través de ella. Se entretendrá mirando lo que ocurre en la calle. Puedes colocar móviles que se muevan con el viento; o un comedero para pájaros. Cuantas más cosas ocurran al otro lado del cristal, más entretenido y alerta estará tu gato.

     

    • Deja juguetes a su alcance mientras estás fuera de casa durante el día. Todos aquellos que se activen y muevan mediante algún mecanismo le entretendrá mucho más que los estáticos.

     

    • Esconde alimento seco en distintos lugares y recipientes por toda la casa. De este modo estará entretenido buscando su comida.

     

    • Juega con él cuando vuelvas del trabajo, además de cansarlo, reforzará vuestro vínculo. También puedes plantearte la posibilidad de pasear con tu gato.
  • Piensa en la posibilidad de llevar a casa un compañero. Un segundo gato para jugar puede lograr que ambos terminen cansados y duerman durante la noche. Plantéate muy bien esta posibilidad si tu gato es anciano, la compañía en este caso podría causar estrés y ansiedad.

  • Si tu gato te despierta durante la noche porque tiene hambre, déjale comida seca de forma continua. Si sigue alguna dieta, por recomendación del veterinario, piensa en hacerte con un comedero automático que se abra a ciertas horas programadas. También es buena idea darle de comer antes de dormir. Como buen carnívoro que es, después de una comida, tendrá ganas de dormir.

CONVIVIR CON UN GATO DE HÁBITOS NOCTURNOS

 

Aunque ya sepas cómo dormir a un gato, dado que se trata de un proceso, es probable que tu gato siga teniendo hábitos nocturnos mientras se adapta a sus nuevas rutinas para cansarlo durante el día. Por eso, te compartimos unos trucos para que puedas sobrellevar la situación mientras tanto.

  • Cierra la puerta de tu habitación cuando vayas a dormir. Acostúmbralo a que tu tiempo de descanso es nocturno. Si maulla, antes de abrir la puerta, prueba a ponerte unos tapones. Dejará de maullar cuando se acostumbre a la nueva situación.

  • No le des comida ni atención si te la pide durante la noche. Si le concedes sus peticiones, reforzarás la conducta y tu gato repetirá ese comportamiento.

  • No dejes que relacione tu habitación con juegos y juguetes. Sácalos todos a otra estancia y procura no jugar ni prestarle atención mientras estás en tu habitación.

Como ves, los gatos tienden a estar despiertos por la noche dada su naturaleza cazadora. Con algo de paciencia, nuevos hábitos y rutinas caseras más activas durante el día, puedes lograr que llegue cansado a la noche y duerma mientras tú lo haces. De este modo, vuestros ritmos serán más parecidos y la convivencia más placentera para ambos.

Artículos que te
pueden interesar