¿Cómo tratar la anemia en gatos?

Qué causa la anemia en gatos y cómo detectarla

La anemia en gatos, igual que en los humanos, no es una enfermedad, aunque puede tener consecuencias muy graves. Se trata de un problema en la sangre que puede tener diversas causas y su tratamiento dependerá justamente de qué lo esté provocando.

A continuación, vamos a explicarte qué es la anemia en gatos para que conozcas mejor a tu felino y puedas cuidar de su salud.

 

QUÉ ES LA ANEMIA EN GATOS

 

La anemia en gatos consiste en la falta de los suficientes glóbulos rojos en su sangre. Existen distintas razones por las que es posible que tu gato tenga anemia, como que padezca un problema de pulgas, de salud o que haya perdido mucha sangre por culpa de un gran golpe.

 

Hay dos tipos de anemia en gatos. Por un lado están las anemias regenerativas, que son aquellas causadas por una gran pérdida de sangre. En estos casos, a no ser que haya sufrido un accidente fatal, tu gato será capaz de recuperar su buena salud sin medicación (aunque sí puede necesitar una transfusión). Por el otro existen las anemias no regenerativas, en las que el animal no puede recuperarse por sí solo. Esto suele suceder cuando tu felino padece alguna enfermedad y es un tipo de anemia en gatos más complicada de solucionar.

 

Existen dos tipos de anemia en gatos: las regenerativas y las no regenerativas.

 

SÍNTOMAS DE LA ANEMIA EN GATOS

 

La anemia no es contagiosa pero sí es grave, por lo que, si observas síntomas de anemia en tu gato, es imprescindible que acudas a tu veterinario de confianza con urgencia para que le haga una revisión y encuentre el tratamiento adecuado.

 

Los síntomas de la anemia en tu gato pueden ser los siguientes:

  • Que sus ojos y/o su boca parezcan más pálidos de lo normal

  • Somnolencia y letargia

  • Intolerancia al ejercicio

  • Disminución de su actividad en general

  • Pica, un comportamiento extraño en el que tu gato muerde o ingiere objetos no comestibles

     

 

CAUSAS DE LA ANEMIA EN GATOS

 

Las causas que pueden originar la anemia en tu gato son múltiples:

  • Traumatismos severos: Un fuerte golpe o accidente que le cause una hemorragia interna o externa puede provocarle anemia a tu gato. Por eso, estos accidentes deben ser tratados de urgencia.

  • Pulgas: Las infestaciones graves por pulgas son una causa de anemia en gatos porque, aunque estos parásitos sean minúsculos, una gran cantidad de ellos necesita mucha sangre para alimentarse. Ante este problema, el tratamiento es fácil y efectivo, simplemente debes aplicarle a tu gato un producto antipulgas para que estos parásitos desaparezcan en pocas horas. De todos modos, si ves que tiene muchas, lo mejor será que lo revise un profesional, así podrás asegurarte de que no necesita ningún tratamiento adicional.

  • Fármacos: Algunos medicamentos pueden tener efectos secundarios que le provoquen anemia a tu gato. En estos casos, la anemia deberá ser tratada por su veterinario habitual y, por supuesto, deberás dejar de darle la medicación que le esté causando los problemas cuanto antes.

  • Enfermedades virales: Hay enfermedades que pueden provocar anemia en tu gato, como son el virus de la leucemia felina, que puede prevenirse mediante vacunación, o el virus de la inmunodeficiencia felina. Ambos son contagiosos entre gatos, por lo que debes ir con cuidado si tienes más de un felino en casa o si tu gato suele salir a la calle.

 

CÓMO TRATAR LA ANEMIA EN TU GATO

 

El tratamiento dependerá de que esté causándole anemia a tu felino. Por eso es tan importante que acudas a tu veterinario para que lo examine y te aconseje qué hacer y qué tratamiento darle. A parte de eso, una alimentación de alta gama y con todos los nutrientes necesarios ayudará a que tu compañero permanezca fuerte ante la enfermedad.

 

En definitiva, la anemia en gatos es un problema que puede tener distintas causas y que no se puede ignorar, ya que eso haría peligrar la vida de tu mascota. Las visitas anuales al veterinario para que reciba las revisiones y vacunas necesarias, junto con una nutrición completa, equilibrada y de calidad, te ayudarán a prevenir este problema.

Artículos que te
pueden interesar