Cuidando al gato enfermo | Advance

Cuidando al gato enfermo

Como cualquier ser vivo, los gatos también se enferman, y tú debes estar atento para detectar los síntomas y estar preparado para su cuidado. Es simple: cuando el gato está enfermo, alguien debe encargarse de darle los cuidados que necesita y aliviar su malestar.

DETECTAR LA ENFERMEDAD

Todo sería muy sencillo si los gatos hablaran y revelaran sus dolores. Así, la detección temprana de enfermedades sería muchísimo más fácil y se evitarían varias complicaciones que luego llegan.
Los gatos son solitarios en la naturaleza, y mostrar signos de enfermedad los vuelve vulnerables a sus rivales y depredadores así que, al contrario de los perros, tienden a esconderse y a no mostrar su debilidad y malestar.
Por todo esto, es necesario e importante que observes su comportamiento a diario y detectes si alguna de sus actitudes ha cambiado.

1/3

DETECTAR LA ENFERMEDAD

¿Qué síntomas puedes ver? Tu gato enfermo puede dejar de comer, de jugar y de acicalarse, su pelo puede volverse opaco y verse descuidado.
Si sospechas que tu gato puede estar enfermo, sigue tu intuición y no lo dudes: acude a tu veterinario de confianza para que le explore y determine el tratamiento a seguir.

2/3

Alimentación blanda

Cuando el gato se enferma, sus ganas de comer disminuyen e incluso desaparecen. Por eso será necesario que le ofrezcas alimentos que no le cueste masticar, que sean blandos, suaves y más apetecibles. Para ello, pueden ser de gran ayuda los alimentos húmedos. También existen concentrados de vitaminas y minerales en pasta que les pueden ayudar en la recuperación..

3/3

agua en abundancia

Mientras continúe enfermo, tu gato deberá beber abundante agua fresca. Y si se negara, es recomendable que se la suministres tú mismo mediante una jeringa. Repítelo cada quince minutos o media hora: estarás evitando que se deshidrate. De hecho, para ello existen ciertas sales especiales que puedes pedirle al veterinario para agregarlas al agua que bebe.

Cuando el gato está enfermo, alguien debe encargarse de darle los cuidados que necesita y aliviar su malestar.

MUCHO REPOSO

Sobre todo, tu gato necesitará mucho reposo, atenciones especiales y mimos. Búscale un ambiente sin humedad y lo menos ruidoso posible para que esté tranquilo y se recupere más rápidamente. Recuerda mantenerlo siempre bien abrigado.

Artículos que te
pueden interesar