Desparasitación | Advance

DESPARASITACIÓN

Cuando tu nuevo gato llegue a tu hogar, tu primera tarea y misión será desparasitarlo. Te quedarás tranquilo sabiendo que no padece en su cuerpo la presencia de estos molestos huéspedes, que pueden afectar negativamente a su salud. Y que, además, no hay ningún riesgo de que alguien de la familia o en la casa pueda contagiarse, especialmente los niños y ancianos.

VÍAS DE
TRANSMISIÓN

Existen varias vías de contagio o transmisión de parásitos en los gatos. Una de ellas es a través de la leche materna, cuando los cachorros pueden ingerir las larvas de parásitos, durante la lactancia. Otra forma de contagio son los alimentos contaminados, y suele darse cuando los gatos cazan y comen ratones o pájaros. También es común la penetración de larvas a través de su piel.
Los parásitos externos se transmiten, en cambio, por contacto; como en el caso de las pulgas, cuyas sus larvas y huevos pueden encontrarse por todas partes.

Nunca utilices en un gato productos o desparasitantes formulados para perros.

PARÁSITOS

FRECUENCIA

Como norma general, los gatos deben desparasitarse a partir de la segunda o tercera semana de vida. A partir de entonces, lo más recomendable es desparasitarlo cada 3 ó 4 meses, a lo largo de toda su vida.

COLLARES

Existen en el mercado collares que impiden el contagio de las pulgas en el animal que los lleva, pero no deben ser utilizados por gatos menores de 4 meses; y bajo ningún concepto deben usarse collares o productos exclusivos para perros en gatos.

Artículos que te
pueden interesar