El primer día de un gato en casa

El primer día de un gato en casa

Cualquier situación novedosa en la vida de los gatos puede ser muy estresante para ellos, especialmente aquellos cambios relacionados con su zona de seguridad o territorio. Por eso es conveniente saber qué puedes hacer para que el primer día de un gato en casa sea lo más apacible posible.

QUÉ ESPERAR DEL PRIMER DÍA DE UN GATO EN CASA

 

Los gatos son animales que necesitan conocer y controlar el entorno en el que viven para sentirse seguros y poder desarrollar su comportamiento de forma normal. Para ello, se sirven de abundantes referencias visuales, auditivas y, sobre todo, olfativas, que les permiten reconocer su territorio. 

 

El primer día de un gato en casa, el espacio es totalmente ajeno y desconocido para él. No conoce los distintos sonidos, ni a sus nuevos compañeros, los olores son nuevos y diferentes y sus feromonas no se encuentran en ningún lugar. Además, es posible que haya dejado atrás la familiaridad de su madre, hermanos o compañeros felinos.

 

Por eso puede percibir este nuevo escenario como una amenaza para él, lo que hará que esté en alerta y sienta inseguridad y miedo. En función de factores como su personalidad, sus experiencias anteriores, el grado de socialización o su edad, va a necesitar más o menos tiempo para adaptarse.

 

Así, algunas de las cosas que puedes esperar durante el primer día de tu gato en casa es que esté muy nervioso, se sienta asustado y amenazado y haga uso de un buen repertorio de bufidos y gruñidos. También puede que maúlle durante toda la noche, trate de evitarte o se esconda.

 

 

CONSEJOS PARA UNA BUENA ADAPTACIÓN DEL GATO AL NUEVO ENTORNO

 

Todo dependerá de la personalidad del felino, el entorno o las personas y animales con los que vaya a convivir. Pero en general, hay cosas que puedes hacer para facilitar la adaptación y para que el primer día de tu gato en casa vaya mejor.

 

ANTES DE SU LLEGADA

  • Crea un espacio seguro y reducido con todo lo que necesita. Escoge una habitación pequeña con sitios en los que pueda resguardarse pero que sean accesibles para ti. El comedero y el bebedero no han de estar juntos, pero sí cerca, y el arenero lo más alejado posible. Retira de su alcance cualquier cosa que pueda ser peligrosa (enchufes, cables, productos químicos, plantas ornamentales…). Y si es posible añade zonas cómodas y cálidas (cama, mantas, cojines) y un rascador.

  • Instala un difusor de feromonas sintéticas felinas unos días antes para intentar disminuir su nivel de estrés.

 

TRAS SU LLEGADA

  • El primer día del gato en casa, llévalo en el trasportín al espacio habilitado para él. Cierra la puerta de la habitación, deja su trasportín abierto y dale el tiempo que necesite para salir. Ten paciencia y deja que explore cuando decida y a su ritmo.

  • Cuando lo veas más confiado y un poco más tranquilo, puedes empezar a interactuar con él. Deja que se acerque y te huela, acarícialo si te lo permite o, simplemente, permanece cerca sin hacer nada para que se vaya habituando a ti. Ofrecerle algo de comer te puede ayudar a ganarte su confianza.

  • Durante los primeros días del gato en casa, es recomendable continuar con la misma alimentación que tenía y, si vas a cambiarla, lo ideal es que lo hagas progresivamente.

  • Cuando observes que se muestra curioso y receptivo, interacciona, recorre la habitación y quiere salir, déjalo que salga (asegurándote de que no hay nada peligroso para él en tu hogar). Pero no olvides dejar la puerta abierta para que pueda volver a refugiarse cuando quiera.

  • Una vez se mueva con seguridad por el resto de la casa, reubica sus objetos de forma adecuada, mostrándole sobre todo dónde está el arenero.

  • Tras la adaptación, no olvides llevar a tu gato al veterinario para que pueda hacerle una revisión e iniciar las pautas de desparasitación, vacunación, etc.

Si tienes más animales, debes tener en cuenta algunos factores importantes relacionados con el modo idóneo de realizar las presentaciones que, en cualquier caso, no deben hacerse durante el primer día de tu gato en casa, sino cuando este ya se sienta seguro en su nuevo territorio. 

 

 

Como ves, el primer día de un gato en casa puede ser estresante, pero probablemente tras una o dos semanas estará adaptado y se sentirá tranquilo, seguro y feliz. Sin embargo, si ves que continúa mostrándose asustadizo o estresado y que no progresa, es recomendable que te pongas en contacto con un veterinario etólogo para que pueda valorar tu caso y darte los consejos necesarios.

Descubre la mejor comida para tu gato

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar