Epilepsia en gatos: ¿cómo reaccionar? - ADVANCE

Epilepsia en gatos: ¿cómo reaccionar?

La epilepsia en gatos es una enfermedad del sistema nervioso central.

Afortunadamente, no es muy común, pero no está de más saber cómo ocurre y qué debemos hacer y que no si nuestro gato sufre un ataque epiléptico. A continuación, te contamos cómo reaccionar ante un ataque de epilepsia en gatos.

 

¿QUÉ ES LA EPILEPSIA EN GATOS?

 

La epilepsia es una enfermedad crónica del sistema nervioso donde aparece una ráfaga de actividad eléctrica anormal (y por lo general transitoria). A su vez, provoca ataques repentinos caracterizados por cambios en el comportamiento o convulsiones. Normalmente, una crisis convulsiva es autolimitante y cesa en un plazo corto de tiempo.

 

TIPOS DE EPILEPSIA EN GATOS

  • Epilepsia primaria. No existe una enfermedad subyacente que explique la epilepsia. Suele aparecer en gatos jóvenes, de entre 1 y 3 años. Son gatos que no presentan ningún otro síntoma entre crisis y es poco frecuente en gatos.

  • Epilepsia secundaria. Los ataques se deben a otra enfermedad que causa una alteración en la estructura del sistema nervioso central.

    • Tumores
    • Traumatismos
    • Encefalitis por infecciones (como toxoplasma, leucemia, inmunodeficiencia o peritonitis infecciosa felina).
  • Epilepsia criptogénica: se cree que existe una enfermedad subyacente pero no es posible diagnosticarla. 

  • Convulsiones debidas a otras enfermedades. No se trata de una epilepsia como tal, aunque se puede confundir debido a los síntomas. Suelen presentar otros síntomas además de los ataques, como fiebre, pérdida de apetito, apatía, aumento del consumo de agua, etc.

    • Hipertiroidismo
    • Hipertensión
    • Intoxicaciones
    • Hipoglucemia

 

¿QUÉ SÍNTOMAS PODEMOS OBSERVAR EN GATOS EPILÉPTICOS?

 

  • Ataques generalizados. Afectan a todo el cuerpo, generalmente como convulsiones en las que pierden el conocimiento. Se pueden ver también movimientos de pedaleo y defecación o micción involuntarias.

  • Ataques parciales. Suelen mantener la consciencia aunque está alterada y pueden evolucionar a ataques generalizados. 

    • Babeo
    • Contracciones musculares fuertes o temblores que afectan a una o varias partes del cuerpo, como extremidades, cara, orejas o bigotes.
    • Cambios en el comportamiento sin causa aparente, como agresividad, maullidos, mirada perdida, alucinaciones, gruñidos, ataques contra objetos imaginarios... 
    • Marcha en círculos y automutilación.

 

QUÉ DEBEMOS HACER Y QUÉ NO ANTE UN ATAQUE EPILÉPTICO EN GATOS

 

Aunque es muy estresante ver a nuestro gato bajo un ataque epiléptico es imprescindible mantener la calma para poder ayudarlo.
 

  • Coloca a tu gato en un lugar acolchado y seguro del que no se pueda caer ni golpear la cabeza. Elige una habitación tranquila, con poca luz y sin ruido. Déjalo hasta que se recupere por completo. 

  • Los movimientos musculares pueden provocar un aumento de la temperatura, por eso es mejor colocarlo en un lugar fresco y ventilado. 

  • No debemos colocarlo en un lugar alto o sobre una superficie dura, ni cubrirlo, ya que podría sufrir una hipertermia. 

  • No introducir la mano en su boca, ya que es probable que nos muerda sin querer.

  • Evitar sonidos fuertes o estridentes que podrían empeorar los síntomas.

Si el ataque dura más de 2 o 3 minutos, sufre ataques frecuentes o tu gato ha sufrido varios ataques en el mismo día es recomendable que acudas a un veterinario de urgencias para que controle el ataque y así disminuir los efectos asociados. Tu veterinario realizará las pruebas necesarias para diagnosticar si los ataques de tu gato son debidos a una epilepsia primaria o si existe otra enfermedad que sea la culpable del problema.

 

POSIBLES TRATAMIENTOS PARA LA EPILEPSIA EN GATOS

 

El tratamiento depende de la causa que esté provocando los ataques. En el caso de epilepsia idiopática o primaria, el tratamiento de elección son los anticonvulsivantes, como el fenobarbital diario. La epilepsia en gatos no puede curarse, y lo que se busca con el tratamiento es reducir la frecuencia y la intensidad de los ataques para mejorar la calidad de vida del gato y de su familia. 

No es necesario utilizar un tratamiento en todos los casos. Existen casos en que los gatos solo muestran uno o dos ataques leves al año que no son necesario tratar. Se recomienda tratar:

  • Cuando los ataques son frecuentes (uno o más al mes) 

  • Si los ataques son muy largos (4-5 minutos)

  • O si sufre varios ataques en el mismo día

Como hemos visto, la epilepsia en gatos es una enfermedad poco frecuente pero que en casos graves puede perjudicar la calidad de vida de nuestros gatos.

Es recomendable que visites a tu veterinario para comprobar si tu gato sufre una epilepsia u otra enfermedad que le esté provocando síntomas semejantes y así poder decidir el mejor tratamiento para tu gato.

Descubre la mejor comida para tu gato

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar