Estornudos en gatos: ¿ocasionales o persistentes?

Estornudos en gatos: ¿ocasionales o persistentes?

Tu gato estornuda: ¿estás dudando sobre cuándo es el momento de empezar a preocuparte? Los estornudos en gatos pueden ser causados por varios motivos pero debemos aprender a diferenciar entre los que son esporádicos o los que pueden apuntar a alguna patología que requiera tratamiento.

En este artículo analizamos cuáles son las principales causas de los estornudos en gatos y cuándo acudir al veterinario.

ESTORNUDOS EN GATOS: ¿POR QUÉ SE PRODUCEN?

 

El acto de estornudar es un mecanismo de defensa que se basa en arrojar de manera súbita aire hacia las vías aéreas. Este mecanismo no cumple otra función si no la de limpieza de los conductos por haberse percibido alguna sustancia o agente irritante en la mucosa nasal.

 

¿Cuáles son las causas de los estornudos en gatos?

Cuando los estornudos en gatos pasan de ser puntuales a ser persistentes y demasiado frecuentes debemos ponernos en alerta. Podemos hablar de varias causas que pueden estar provocando que tu gato estornude más de lo habitual:

 

Elementos irritantes y alérgenos

Entre estos elementos que irritan los conductos de la nariz tenemos típicamente los ácaros o el polen de las plantas; también ciertos aerosoles o un exceso de humo. Al sobrevenir la irritación, los estornudos en gatos son fuertes y se pueden segregar mucosidades. También es posible que tu gato estornude debido a una conjuntivitis.

 

Inflamaciones de tipo rinitis

Los estornudos en gatos pueden venir de una inflamación de la mucosa de la nariz. Las rinitis pueden tener mayor o menor duración en el tiempo pudiendo llegar a cronificarse. En este caso, notarás que a tu gato le pica o molesta la nariz.

 

Obstrucción por objetos

Si las cavidades nasales de tu gato se encuentran obstruidas por un pequeño objeto (realmente de dimensiones pequeñas dada la envergadura de un gato), verás que manifestará estornudos de repente, con posible movimiento de cabeza para sacudirse y puede que incluso la apertura de su boca. Hay que tener en cuenta que un crecimiento excesivo del tejido de la zona (neoplasia) puede presentar otros síntomas, como fiebre, respiración dificultosa, inflación de sus ganglios…

Afecciones dentales o traumatismos en la nariz

Ciertas lesiones pueden ser desencadenantes de estornudos en gatos, tanto a nivel de la zona de la nariz como en sus dientes. Dependiendo de la afectación, además, podrías observar diferentes síntomas asociados como que muestre dolores o mayor cantidad de saliva. Después de una lesión por impacto debes tener cuidado y estar también alerta de los posibles daños a nivel neuronal.

 

Infecciones

Si tu gato, además de estornudar con presencia de secreciones, presenta menor actividad, tos, le notas con una mayor temperatura y además pierde peso, puedes estar ante un virus o bacteria. Las infecciones son muy comunes en las primeras semanas de vida del gato. Es importante acudir al veterinario para que administre el tratamiento adecuado.

Para un diagnóstico completo de los estornudos en gatos, podemos fijarnos en si tu gato excreta algún tipo de mucosidad por su nariz en el momento en el que se dan estos estornudos. También es importante estar atentos en si estas secreciones, sean del tipo que sean, incluso hemorrágicas, afectan a un conducto o a los dos conductos de su nariz.

Como suele pasar, los grupos con mayor riesgo son geriátricos y cachorros. Si observas estornudos en tu gato, es esencial estar alerta al entorno y a otras circunstancias que rodean al animal. Una correcta pauta de vacunación y visitas periódicas al veterinario prevendrán la mayoría de casos graves de estornudos en gatos. Si sigues preocupado por lo que pueda estar sucediéndole a tu gato, te recomendamos leer este otro artículo de nuestro blog.

Artículos que te
pueden interesar