Garrapata en gatos: ¿cómo eliminarlas?

Garrapata en gatos: ¿cómo eliminarlas?

Las garrapatas son parásitos externos que afectan a muchos mamíferos, incluido tu gato. Estos parásitos viven anclados a la piel, escondidos tras el pelaje y se alimentan de su sangre.

Además, pueden transmitir enfermedades infecciosas que, en ocasiones, pueden ser graves. Por ello, las garrapatas en gatos hay que saber identificarlas, prevenirlas y tratarlas.

 

GARRAPATA EN GATOS: ¿QUÉ SON?

 

Las garrapatas son ectoparásitos que afectan a gatos y perros de toda Europa. Las que se pueden adherir a tu gato son cuatro: Ixodes ricinus, Ixodes hexagonus, Rhipicephalus sanguineus y Dermacentor reticulatus. Estos parásitos pueden ser marrones oscuros o negros y su tamaño varía en función de si son ejemplares jóvenes o adultos. Además de que su tamaño varía en función de si se encuentran llenas o vacía de la sangre con la que se alimentan. Una garrapata alimentada puede tener el tamaño de un guisante.

 

¿CÓMO SE ENGANCHAN LAS GARRAPATAS A TU GATO?


Tu gato suele contagiarse de garrapatas cuando están en contacto con la hierba del jardín, con parques, con otros gatos o perros o con otros animales habituales en las zonas rurales (ovejas, ciervos). Las piezas bucales de la garrapata tienen forma de daga y son las encargadas de clavarse en la piel de tu gato. La boca queda sumergida en la piel y solo son visibles las patas y el cuerpo redondeado.

 

¿POR QUÉ ES PELIGROSO QUE TU GATO TENGA GARRAPATAS?

 

Cuando una garrapata se adhiere a tu gato, lo habitual es que la zona se irrite o se hinche. En ocasiones puede provocar un ligero dolor o picor. Sin embargo, el principal peligro son las enfermedades infecciosas que puede transferirle a tu gato debido a que está en contacto con su sangre.

Las garrapatas tienen microorganismos como Ehrlichia spp o Anaplasma phagocytophilum que pueden producir síntomas como anemia, debilidad, falta de apetito o pérdida de peso. Por eso es muy importante tener controladas las garrapatas en tu gato.

¿CÓMO PREVENIR QUE TU GATO COJA GARRAPATAS?

 

La mejor manera de prevenir las garrapatas es hacer una desparasitación periódica con productos antiparasitarios veterinarios especialmente indicados para tu gato. Aunque tu gato no salga a la calle, puede pillarlas si está en contacto con perros o con nosotros mismos, pues salimos a la calle, al parque, al campo, etc. Pero si sale a la calle, al jardín o al balcón, es aún más importante prevenir para evitar sustos. Lo mejor es consultar al veterinario para que te explique las diferentes opciones.

 

¿QUÉ HAGO SI MI GATO TIENE GARRAPATAS?

 

Si ves que tu gato tiene una garrapata y nunca le has quitado una, lo más recomendable es llevarlo al veterinario para que te enseñe la técnica correcta para hacerlo. No es tan fácil: ¡es muy importante sacar la garrapata entera y no dejar ningún trozo dentro de la piel! Si se tira del cuerpo, es probable que la cabeza se quede dentro, lo cual puede provocar infecciones y problemas graves. Además, es importante empezar con un tratamiento antiparasitario para evitar que se le adhieran más. Por supuesto, es muy importante que nunca le des a tu gato medicación antigarrapatas para perros, pues pueden ser tóxicas para él.

 

Las garrapatas son parásitos externos frecuentes en tu gato. Además de ser molestas, pueden transmitirle enfermedades graves. Por ello, es importante que desparasites a tu gato de manera periódica. Y si observas una garrapata o más en tu gato, no dudes en acudir a tu veterinario para que las elimine de forma segura y te recomiende un buen tratamiento antiparasitario.

 

Artículos que te
pueden interesar