Gata en celo: fases, comportamiento y consejos

Gata en celo: fases, comportamiento y consejos

Tu gata está más cariñosa de lo normal y no para de maullar, es decir: tu gata está en celo. Veamos qué comportamiento presenta una gata en celo, qué fases componen su ciclo y cómo puedes ayudarla a que pase esos días lo más tranquila posible.

GATA EN CELO: ¿QUÉ LE OCURRE?

 

El celo de tu gata es la parte del ciclo reproductivo en la que se vuelve receptiva al macho y puede quedarse embarazada. De hecho, esos cambios en su comportamiento habitual tienen la finalidad de atraer a un macho.

 

EL PRIMER CELO DE TU GATA

 

La mayoría de las gatas tienen su primer celo entre los 6 y 9 meses, aunque esto depende de varios factores:

  • Peso: cuando alcanza el 80% de su peso adulto, es decir, de 2,3 a 2,5 kilos.

  • Fotoperiodo: lo más habitual es que tu gata entre en celo a partir de la primavera, cuando hay más horas de luz. Por lo tanto, dependiendo de su fecha de nacimiento, algunas gatas entrarán en celo a los 4 meses, mientras que otras lo harán con 1 año. Esto les ocurre sobre todo a las gatas callejeras, pues así se aseguran de que, al nacer, sus gatitos tendrán más alimento, ya que habrá más ratones, reptiles y pequeños roedores.

  • Raza: las gatas de pelo corto suelen tener su primer celo antes que las de pelo largo.

DURACIÓN DEL CELO

 

Las gatas son poliéstricas estacionales de días largos. Eso significa que tienen varios celos seguidos desde la primavera hasta el otoño: cada 2 o 3 semanas tendrán un nuevo celo que solo desaparecerá si empiezan a gestar o durante los meses de invierno. Sin embargo, algunas gatas caseras tiene celos durante todo el año debido a la buena alimentación y a la luz artificial. Aunque la mayoría de gatas presenta ovulación inducida; es decir, solo ovula si hay cópula o estimulación vaginal.

 

FASES DEL CICLO REPRODUCTIVO

 

El ciclo reproductivo de una gata en celo está formado por cuatro fases:

  • Poestro: junto con el estro, forma la fase del celo y dura entre 1 y 3 días. En esta fase, la hembra atrae al macho, pero no se deja cubrir, sino que puede bufarle, arañarle y gruñirle si se acerca. También es cuando se desarrollan los folículos ováricos y aumentan los estrógenos, que son los causantes del cambio de comportamiento.

  • Estro: dura de 2 a 6 días, aunque puede llegar hasta los 12. En esta fase es cuando acepta al macho y puede quedarse embarazada. También cuando los folículos ováricos aumentan de tamaño y se producen más estrógenos. Si no hay monta, no habrá ovulación. Entonces, si hay suficientes horas de luz (unas 12), entrará de nuevo en celo; si no:

  • Anestro: fase de inactividad ovárica hasta la siguiente estación que suele durar entre 3 y 4 meses.

  • Interestro: periodo entre dos celos seguidos que suele durante unos 7 días.

Un porcentaje muy pequeño de gatas puede presentar ovulación espontánea. En este caso, tras el celo, tu gata tendrá una pseudogestación o falso embarazo que, cuando termine, dará lugar a un nuevo celo o al anestro, dependiendo del fotoperiodo. No suele presentar cambios de comportamiento ni producción de leche como las perras. Si le ocurre, dura de 24 a 45 días.

 

CAMBIOS DE COMPORTAMIENTO

 

Los cambios de comportamiento se deben al aumento de estrógenos. Tu gata no presentará hinchazón ni sangrado vulvar como otras especias, por lo que te darás cuenta de que está celo por su comportamiento:

  • Se muestra más cariñosa de lo normal y se frota contra personas, objetos y otros gatos.

  • Para llamar a los machos, recurre a vocalizaciones y maullidos que suenan desesperados y pueden resultar molestos.

  • Se revuelca por el suelo y trata de llamar tu atención.

  • Arquea la columna y aparta la cola mostrando la vulva, sobre todo cuando la acaricias.

  • Orina frecuentemente para atraer a un macho mediante las feromonas, que son sustancias químicas que ofrecen información olfativa sobre la fase celo en la que está tu gata.

  • Está nerviosa y es posible que coma menos.

     

 

CONSEJOS PARA CALMAR A TU GATA SI ESTÁ EN CELO

 

Durante los días que dura el celo, es habitual que tanto tu gata como tú estéis estresados y nerviosos. Algunos trucos para sobrellevarlo:

  • Acaríciala y cepíllala, ya que necesita más atención.

  • Para que esté tranquila, usa una manta eléctrica, una almohada de semillas o incluso una bolsa de agua caliente envuelta en una toalla.

  • Las feronomas felinas sintéticas como Feliway o Zenifel pueden calmar a tu gata pero, antes de decidir su administración, es recomendable que acudas a tu veterinario de confianza.

  • Mantén limpio su arenero y no uses amoniaco, pues puede recordarle al olor de la orina.

MITOS DEL CELO

 

Existe el mito de que las gatas necesitan ser madres al menos una vez en la vida para ser felices. O que quedarse embarazadas les evitará tumores de mama e infecciones de útero. Sin embargo, no es cierto. Por lo que, si no quieres criar con ella, lo mejor es esterilizarla. Si lo haces antes del primer celo, disminuye la probabilidad de tumores de mama en un 95%. También evitarás infecciones de útero y, sobre todo, camadas no deseadas.


El celo en tu gata puede ser molesto tanto para ella como para ti. Por lo que, si no quieres criar, lo mejor es esterilizarla. Además, existen alimentos específicos para cada periodo de su vida que la mantendrán sana. Si la esterilizas antes de los dos años de edad, te recomendamos ADVANCE Sterilized Junior; a partir de ahí, ADVANCE  Sterilized Adult. Y ante cualquier duda, consulta a tu veterinario.

Artículos que te
pueden interesar