Gatos y calor: ¿Cómo protegerlos? - ADVANCE

Gatos y calor: ¿Cómo protegerlos?

Llega el verano y con él las altas temperaturas. Además de sofocarte a ti, también pueden afectar a tu gato. Aunque la combinación gatos y calor en invierno parece inofensiva, en verano podría ser incluso peligrosa.

En este artículo te contamos por qué las altas temperaturas y un clima excesivamente cálido pueden ser perjudiciales para tu gato y cómo puedes ayudarlo. No te preocupes, no tienes más que atender sus necesidades esenciales. ¡Descubre cómo a continuación!

 

GATOS Y CALOR: ¿CÓMO AYUDAR A TU GATO EN VERANO?

 

En ADVANCE queremos proponerte 7 recomendaciones y consejos para lidiar con todas las garantías con el binomio gatos y calor. Protégelo del calor del verano para que su bienestar se mantenga durante todo el año. 

 

1. Evita los golpes de calor 

 

El temido golpe de calor en gatos se produce cuando hay una exposición excesiva al calor. Como consecuencia, la temperatura del gato aumenta y puede ser muy peligroso. Cualquier gato puede sufrir un golpe de calor si está expuesto a altas temperaturas durante mucho tiempo. Sin embargo, podrían tener más problemas los gatos con problemas cardíacos, obesidad, o una morfología chata.

 

Los principales síntomas de un golpe de calor son:

  • Pulso acelerado

  • Encías oscuras

  • Exceso de saliva

  • Jadeo descontrolado

  • Vómitos

  • Dificultad para caminar

  • El gato no reacciona antes estímulos externos

Para evitar un golpe de calor en gatos, limita las salidas al exterior en las horas de más calor. Ten siempre a su alcance agua limpia y fresca. Y, sobre todo, ante la menor sospecha, acude a tu veterinario.

 

2. Mantén tu casa fresca 
 

Aunque gatos y calor se atraen como si fueran imanes, lo mejor es que trates de separarlos en verano. Lo mejor para todos es que la casa se mantenga fresca. Cierra las persianas en las horas de más calor, pero deja abiertas las ventanas para generar corrientes de aire. También puedes usar ventiladores o el aire acondicionado. 


 
Una buena idea es dejar la puerta del baño abierta. El lavabo y la bañera suelen estar más frescos y podrían ser un buen lugar para una siesta felina.

 

3. Agua fresca siempre disponible


Es imprescindible para tu gato tener acceso al agua las 24 horas del día. Aunque no son grandes bebedores de agua, los gatos necesitan hidratarse. Para animar al tuyo, puedes usar algunos trucos:

  • Pon un cubito en su bebedero, su curiosidad le hará acercarse a explorar y, de paso, beber un poco.

  • Instala una fuente de agua para gatos.

     

  • Distribuye diferentes recipientes con agua por las diferentes estancias de la casa, preferiblemente de cerámica.

  • En verano, puedes ofrecer más a menudo alimento húmedo para gatos.

4. Cepilla a tu gato cada día


Échale un cable a tu gato deshaciéndote de sus nudos y el pelo que se cae pero queda pegado a su cuerpo. Eliminando el exceso de pelo muerto favoreces una correcta ventilación, así el binomio gatos y calor será más fácil de sobrellevar. Aunque te parezca buena idea, está totalmente desaconsejado rapar a tu gato. Su pelo es como un escudo protector, lo necesita tanto en invierno como en verano.

 

5. Evita las salidas al exterior


Una casa fresca y acondicionada para tu gato será el mejor reclamo para él, especialmente en las horas de más calor. En cualquier caso, si no puedes evitar que salga, procura que en la terraza haya suficiente sombra y agua.

 

6. El truco de la toalla húmeda


A priori puede parecer que por mucho que gatos y calor no se lleven bien en verano, tu gato no va a aceptar que lo envuelvas en una toalla húmeda. Sin embargo suele ser muy bien recibida por muchos gatos, pues les ayuda a refrescar todo el cuerpo. 


 
7. Extrema las precauciones si viajáis en coche


Si vas a hacer un viaje en coche con tu gato, ten mucho cuidado con las temperaturas. Refrigera el automóvil con el aire acondicionado un rato antes de meter a tu gato en él. Además, no te olvides de llevar agua fresca y limpia y no lo dejes solo en el coche bajo ningún concepto.

 

Como ves, el calor es un factor peligroso para los gatos en verano. Si detectas cualquier síntoma que te haga sospechar que tu gato está sufriendo un golpe de calor, acude de inmediato al veterinario. Ponte en contacto con él para que te aconseje cómo evitar un golpe de calor y qué puedes hacer para mantener a tu gato fresco.


 
Es lógico preocuparse, pero si sigues estos trucos y recomendaciones, el verano será una época agradable para todos. Mantén a raya a la temida pareja gatos y calor, y de paso incrementa el bienestar de tu gato. ¡Feliz verano para todos

Descubre la mejor comida para tu gato

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar