Los colores del gato | Advance

Los colores del gato

Los gatos tienen un manto hermoso, herencia de sus ancestros salvajes. Y es esa evolución y su combinación con la transmisión genética la que ha dado lugar a la variedad de colores y dibujos de su pelaje que hoy vemos en las diferentes razas.

LA MELANINA

El color y tono de tu gato dependen, básicamente, de la melanina y sus dos componentes: la eumelanina y la feomelanina. Es la combinación de ambos -en mayor o menor medida- la que define el color del animal. La eumelanina produce el marrón y el negro y la feomelanina, el rojo y el amarillo. Se combinan, se mezclan y dan como resultado, tu gato

TODO ESTÁ EN LOS GENES

Tal y como sucede con los humanos, ese color de pelo está determinado por la cantidad de melanina transmitida genéticamente por el padre y la madre al cachorro en el momento de la concepción. Es decir, es la suma de ambos genes la que define el color del gatito nuevo:

  • Tonalidades intensas: los colores intensos como el negro, el chocolate, el canela y el rojo están determinados por un gen llamado 'denso'.

  • Tonalidades suaves: el gris, el crema, el lila o el azul son colores más blandos propiciados por un gen llamado 'diluido'.
    El gen rojo tiene la particularidad de determinar, según combinación, si el hijo es de color puro o si combina tonalidades intensas o suaves. Este último caso es el que se denomina carey.

  • Blanco: el blanco es el color que predomina en los genes que no son los anteriormente citados y normalmente aparece mezclado con los otros dada la combinación genética. Es un gen que neutraliza los otros colores y es posible que aparezca como color puro si se produce la fórmula adecuada. Ese gen puede provocar sordera, sobre todo en los gatos blancos de ojos azules.

El color y tono de tu gato dependen, básicamente, de la melanina y sus dos componentes: la eumelanina y la feomelanina.

LOS OJOS

La mezcla del color del manto con la de los ojos acaba por definir de manera única a cada gato. Pero es importante recordar que el color de los ojos no está ligado directamente al del pelaje, aunque sí que existen algunos estándares. Los ojos de los gatos pueden ser verdes, azules, marrones, oro, cobre y la lista sigue, en una extensa gama de tonalidades.

Artículos que te
pueden interesar