Mi gato está cansado, ¿qué le pasa? - ADVANCE

Mi gato está cansado, ¿qué le pasa?

Puede suceder que, en determinados momentos, encuentres a tu gato cansado (más de lo que sería normal) y no entiendas el porqué de este cambio de comportamiento. A continuación, te damos algunas claves de qué puede estar sucediendo.

Tu gato es un animal muy particular: es inteligente, cariñoso cuando necesita amor y cercano cuando quiere mimos. Sin embargo, cuando llega la hora de expresar sus problemas de salud, la reacción de tu felino es esconderse o cambiar sus hábitos diarios.

Así, tu gato cansado podría estar reflejando algún tipo de problema de salud, pero para darte cuenta de ello es necesario que observes atentamente su comportamiento.

 

SÍNTOMAS DE UN GATO CANSADO

 

El estado de profunda inactividad y de somnolencia aumentada que se asocia al cansancio también se conoce como letargia y, como decíamos, puede estar causado por la presencia de alguna enfermedad encubierta.

Es normal que notes a tu gato cansado tras un gran esfuerzo, en determinados momentos del día o si hace un calor excesivo, pero debes fijarte en si el cansancio persiste para saber si hay algún problema tras ese estado.  

Los síntomas de un gato cansado que deben ponerte alerta son estos:

  • Duerme mucho más de lo que lo hacía antes. Si tu gato duerme más de 18 h diarias, es señal de alarma y te recomendamos que observes atentamente el comportamiento de tu felino y que consultes con tu veterinario.

  • Se muestra agresivo si intentas hacer alguna actividad con él que no desea, como jugar, acariciarlo o cambiarlo de sitio.

  • Te ignora cuando lo nombras o cuando tratas de captar su atención con acciones que antes funcionaban. Esta actitud puede demostrarte que ha perdido la curiosidad.

  • Sus movimientos son lentos y sin energía.

  • Ha perdido el apetito. Si cada vez come menos o si no quiere comer ni cuando le ofreces el manjar que más le gusta, algo está pasando y es necesario que te fijes con atención en la conducta de tu compañero.

  • Ha perdido peso.

  • No está motivado para acicalarse. Los gatos son muy aseados y, si no se acicalan habitualmente, su pelo queda mate, sucio y con nudos. El hecho de que deje de hacerlo no es un buen signo respecto a su salud.

     

 

¿QUÉ HAGO SI MI GATO CANSADO TIENE ESTOS SÍNTOMAS?

 

Si presenta estos síntomas o si la letargia es frecuente en él, lo mejor es que acudas a tu centro veterinario para que un profesional lo examine y le haga las pruebas necesarias. De este modo, sabrás la razón por la cual tienes un gato cansado y podrás tratarlo adecuadamente. 

Las posibles enfermedades que causan que un gato esté cansado son las siguientes:

  • Anemia

  • Alergias

  • Leucemia felina

  • Enfermedades respiratorias o intestinales

  • Enfermedades del tracto urinario

  • Déficit de proteínas en la dieta

  • Parásitos

  • Intoxicación

  • Depresión

Dicho esto, que veas a tu gato cansado durante unos días no significa que padezca ninguno de estos problemas, hay épocas del año en las que tu felino puede estar más perezoso. Pero, para salir de dudas y evitar cualquier posible contratiempo en su salud, lo mejor es que lo observes con más detenimiento si presenta los síntomas que hemos mencionado.

 

Anota sus cambios de comportamiento diario, escribe la frecuencia y la alteración que has observado y luego contacta con tu veterinario de confianza para informarlo de la situación.

 

Por otro lado, recuerda que una nutrición apropiada como la que te ofrece ADVANCE, con ingredientes de calidad y componentes específicos, le ayudará a afrontar su rutina diaria con fuerza y energía y a mantenerse sano.

 

 

En resumen, si observas a tu gato más cansado de lo normal, es conveniente que prestes especial atención a sus comportamientos y hábitos y que consultes con tu veterinario para descartar cualquier problema.

Descubre la mejor comida para tu gato

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar