Mi gato no me deja dormir, ¿qué puedo hacer?

Mi gato no me deja dormir, ¿qué puedo hacer?

Los gatos tienen unas necesidades y costumbres muy diferentes a las nuestras. Sin embargo, al convivir con nosotros deben adaptarse, lo cual no siempre es fácil, especialmente por la noche. Si te preguntas “por qué mi gato no me deja dormir” y qué hacer para solucionarlo, a continuación te contestamos.

¿POR QUÉ MI GATO NO ME DEJA DORMIR?

 

Para entender por qué los gatos se comportan de determinadas maneras, es esencial conocer su comportamiento natural. En lo que respecta a “por qué mi gato no me deja dormir”, hay que tener en cuenta que los felinos adultos pasan, aproximadamente, un 50 % del tiempo durmiendo.

 

La mayoría aprenden a dedicar gran parte de la noche al sueño porque se han adaptado a nuestra forma de vida. Pero algunos permanecen despiertos porque es algo que forma parte de su naturaleza depredadora o, en ocasiones, porque buscan atención, comida, juegos, etc.

 

Para conseguirlos, es probable que tu compañero decida maullar, pisarte, hacer ruidos, lamerte… Es entonces cuando te lamentas diciendo “mi gato no me deja dormir” y tu paciencia se pone a prueba.

 

 

CAUSAS POR LAS QUE MI GATO NO ME DEJA DORMIR

 

Las causas más comunes de que tu gato no te deje dormir por las noches son las siguientes:

  • Tiene demasiada energía porque ha pasado gran parte del día durmiendo o está aburrido y prefiere interactuar contigo que seguir descansando.

  • Tiene hambre o sed y no tiene acceso a su comida o agua.

  • Quiere salir de la habitación o entrar en otro lugar para hacer sus necesidades o explorar otras zonas.

  • Por costumbre. Si una conducta determinada le da una ganancia, la repetirá las veces necesarias para obtener la recompensa deseada. 

  • Se trata de una hembra en periodo de celo o es un macho y hay gatas en celo cerca de casa.

  • Tiene alguna enfermedad o alteración de la conducta.

  • Si tu gato es pequeño o acaba de llegar al hogar, puede estar demandando más atención o, sencillamente, expresando su inseguridad.

     

 

¿QUÉ PUEDO HACER SI MI GATO NO ME DEJA DORMIR?

 

Para que a tu felino le resulte más sencillo acostumbrarse a tus hábitos y no tengas que repetir “mi gato no me deja dormir”, hay varias cosas que puedes hacer: 

  • Ignora sus conductas nocturnas. Esta es la mejor forma de que entienda que no hay nada que conseguir a esas horas. No le des lo que desea para no reforzar ese comportamiento. 

  • No le castigues. Las conductas que no tienen respuesta tienden a desaparecer. Sin embargo, los castigos no suelen servir de nada y pueden originar respuestas de miedo y frustración que deriven en otras conductas indeseadas.

  • Mantenlo estimulado durante el día. Para no repetir “mi gato no me deja dormir” y para que se mantenga sano y equilibrado, respeta sus tiempos de descanso, pero proporciónale también actividad física y estimulación mental.

  • Modifica sus hábitos alimenticios. Retrasar la hora de su desayuno para que no te despierte por esa razón o darle una ración de comida antes de ir a dormir, para promover un rato de siesta nocturna después de comer, puede ayudar. Sin embargo, también es importante que tenga acceso a su comida y agua durante toda la noche. 

  • Déjale acceso a toda la casa. Si es posible, deja que pueda ir a donde quiera sin necesidad de pedírtelo. Si no, ignora su comportamiento hasta que este desaparezca y asegúrate de que al menos pueda acceder a su arenero.

  • Ayúdale en su adaptación. Los gatitos y gatos recién adoptados necesitan que seas especialmente paciente.

  • Incluye otro gato en la fórmula. Si tu felino pasa mucho tiempo aburrido o solo en casa, lo ideal es tener al menos dos gatos. Eso puede ayudarte a acabar con la frase “mi gato no me deja dormir”.

  • Plantéate la castración. El instinto reproductor de tu gato o gata puede mantener al animal muy activo también de noche. En ese caso, la castración puede ser una solución.

  • Realiza un chequeo veterinario. A veces, sobre todo si su comportamiento nocturno es repentino y exagerado o va acompañado de otras conductas (desorientación, eliminación fuera del arenero, etc.), puede indicar que tu compañero sufre alguna alteración que debe ser valorada por un veterinario.

 

Esperamos que con estos consejos no tengas que volver a decir “mi gato no me deja dormir”. Aunque debes respetar que tu felino es un animal de naturaleza salvaje, si cubres sus necesidades y tienes paciencia, vuestra convivencia será mejor para todos.

Descubre la mejor comida para tu gato

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar