Microchip gatos: ¿es obligatorio?

Microchip gatos: ¿es obligatorio?

Quizá te has planteado ponerle un microchip a tu gato, pero tienes dudas al respecto. ¿Es obligatorio? ¿Qué tipos de microchips para gatos existen?

Si quieres saber qué es el microchip para gatos y en qué casos o lugares es necesario que tu gato tenga uno puesto, sigue leyendo.

 

QUÉ ES EL MICROCHIP EN GATOS

 

Como en el caso de los perros, existe un microchip que se coloca debajo de la piel para identificar a tu gato. Este dispositivo electrónico es pequeño, del tamaño de un grano de arroz, y se coloca bajo la piel del cuello, en el lado izquierdo. 

 

Cada microchip para gatos lleva asociado un número de 15 dígitos que se lee con un lector de microchips específico. Los veterinarios, la policía y la Guardia Civil o Seprona tienen lectores de este tipo.

 

Para colocar el microchip se debe usar una jeringuilla especial. Si decides poner un microchip a tu gato, debes saber que podrá sentir el pinchazo ya que la aguja es más gruesa que la que se emplea para las vacunas, por ejemplo. Sin embargo, el procedimiento es rápido y no alterará la rutina de tu gato

 

Si tu gato es un poco nervioso, tu veterinario puede aprovechar alguna sedación para ponerle el microchip. Por ejemplo, si lo interviene para esterilizarlo (recuerda que después de esa operación deberás cambiar la nutrición de tu gato esterilizado). El microchip de gatos se puede colocar a partir de los 3 meses de edad y cuesta entre 30 y 55 €.

 

FUNCIONAMIENTO DEL MICROCHIP EN GATOS

 

Si tu veterinario le coloca a tu gato un microchip, se registrará en la base de datos de la comunidad autónoma en la que vives. Además existen otras bases de datos:

 

  • REIAC, en España.

  • EUROPETNET, a nivel europeo.

  • PETMAXX, a nivel internacional.

Cada país suele tener su propia base de datos. De este modo, si un gato con microchip se pierde y alguien lo encuentra se puede leer el código del microchip e introducirlo en la base de datos correspondiente. La información asociada tiene que ver con los datos del gato así como de su familia: número de teléfono y dirección, entre otros. Conviene que estos datos estén actualizados.

 

CUÁNDO ES OBLIGATORIO EL MICROCHIP PARA GATOS

 

Aunque en nuestro país es obligatorio ponerle un microchip a todos los perros, no ocurre lo mismo con los gatos. De hecho, varía según la comunidad autónoma. Por el momento, es obligatorio ponerle microchip a los gatos en Andalucía, Cantabria, Galicia, Madrid y Cataluña. De igual modo, pregunta a tu veterinario, pues la ley puede cambiar.

 

Si viajas a otro país, es necesario que tu gato tenga microchip, así como pasaporte y vacuna de la rabia. Sin embargo, dependiendo del país al que viajes con tu gato puede que te pidan más requisitos. Si te mudas a otra comunidad autónoma o país, es necesario que registres a tu gato en la base de datos de ese lugar. Por lo general, esta tarea la lleva a cabo un veterinario.

 

CUÁNDO ES RECOMENDABLE PONERLE UN MICROCHP AL GATO

 

Independientemente de que sea obligatorio en algunos lugares, puede ser muy útil que tu gato tenga un microchip. Así, en caso de que acabe perdido, hay más posibilidades de encontrarlo. Pero además:

 

  • Si tu gato sale al exterior, aunque sea en áreas pequeñas, es recomendable que tu gato tenga un microchip. Te proporcionará tranquilidad mientras tu gato explora su territorio.

  • Con esta herramienta puedes demostrar que es tu gato y vive contigo.

  • Si tienes una puerta gatera, puedes instalar un mecanismo que permite que se abra solo cuando detecta el microchip de tu gato. Así evitas que entren otros animales en tu casa. Existen, además, otros dispositivos que se activan con el microchip, como los comederos electrónicos. Esto es especialmente útil si hay varios gatos en casa y no siguen la misma dieta.

  • Si tu gato se pierde y tiene microchip, notifícalo en la base de datos y en el veterinario. Si tiene microchip será más probable que vuelva a casa.

 

MICROCHIPS GATOS: TIPOS

 

Existen diferentes tipos de microchips y alternativas a estos en el mercado. Pregunta a tu veterinario cuál es el que le conviene tener a tu gato:

 

  • Normal. Es el más habitual, mide 2 x 12 milímetros.

  • Térmico. Su tamaño es 2,12 x 13 milímetros y te ayuda a leer la temperatura de tu gato sin termómetro. En este caso, el lector, además de leer el código de 15 dígitos asociado, también puede leer la temperatura del gato. Muy útil en el caso de gatos que no toleran un termómetro rectal. Este chip se coloca en la zona interescapular, donde la temperatura es más fiable.

  • Pequeño. Es todavía más pequeño que los anteriores: 1,40 x 10,30 mm o 1,40 x 8,50 milímetros. Es una buena alternativa para gatos y animales de pequeño tamaño, pues la aguja es más pequeña.

  • Alternativas. Existen otros dispositivos para localizar a un gato si se pierde. Por ejemplo los collares que tienen GPS (aunque su tamaño es algo grande), o las chapas o cápsulas que contienen datos de contacto. Sin embargo, estas opciones no son tan fiables pues con el tiempo se pueden romper o perder.

¿No crees que el microchip para gatos tiene muchas ventajas? Es una buena manera de proteger a tu gato en caso de que se pierda. Se coloca fácilmente y una vez puesto quedará ahí toda la vida. Si la mala fortuna hace que tu gato se pierda, este pequeño chip te puede ayudar a recuperarlo.

Artículos que te
pueden interesar