¿Por qué tiene mi gato la boca abierta?

¿Por qué tiene mi gato la boca abierta?

Los gatos son animales especiales, con gestos muy propios de su especie. Quizá alguna vez has visto al tuyo con la boca abierta y te preguntas qué le ocurre y si es normal. Muchas veces, se trata de un gesto natural, aunque otras puede deberse a alguna enfermedad. Por eso, vamos a repasar por qué tiene un gato la boca abierta y cuándo debemos preocuparnos.

CAUSAS FISIOLÓGICAS POR LAS QUE PUEDES VER A TU GATO CON LA BOCA ABIERTA

 

EL REFLEJO DE FLEHMEN

 

Es posible que hayas visto a tu gato con la boca abierta, el labio superior elevado y mirando al infinito, como si estuviese hipnotizado. Esto suele deberse a que ha olido algo que le ha llamado la atención. 

 

Este peculiar gesto recibe el nombre de reflejo de Flehmen y ocurre en algunos animales como los felinos, gracias a un órgano especial: el órgano vomeronasal u órgano de Jacobson, que se encuentra entre el paladar y las fosas nasales.

 

Mediante este reflejo, tu gato recoge el olor en la boca y usa su lengua para moverlo hacia este órgano que acabamos de mencionar. Gracias a él, tu felino puede analizar cualquier olor que le llame la atención. Aunque lo usa sobre todo para analizar las feromonas de la orina de otros gatos y saber si son macho o hembra, si una gata está en celo, si un territorio ya está ocupado... 

 

UN GRAN CANSANCIO

 

A diferencia de los perros, los gatos respiran siempre por la nariz y el jadeo no es común en ellos. Pero, después de un ejercicio intenso o en un momento de mucho calor, puede hacerlo como algo puntual y es posible que veas a tu gato con la boca abierta.

 

EL ESTRÉS

 

Las situaciones estresantes, como un paseo en coche o la visita al veterinario, por poner algunos ejemplos, también pueden hacer que tu gato jadee.

 

 

PATOLOGÍAS QUE PUEDEN HACER QUE TU GATO TENGA LA BOCA ABIERTA

 

Una enfermedad en la boca como la gingivitis, una fractura en esta zona o un problema en la articulación pueden hacer que encuentres a tu gato con la boca abierta porque no es capaz de cerrarla. Lo mismo puede sucederle si tiene un cuerpo extraño clavado, como por ejemplo una espina. 

 

Si le ocurre esto, verás que tu compañero come menos y puede que babee o tenga halitosis, cosa que te dará una pista de que algo no va bien. 

 

Si a parte de ver a tu gato con la boca abierta, notas que jadea de forma continuada o frecuente, es recomendable que acudas al veterinario para asegurarte de que no tiene ninguna enfermedad respiratoria, como el asma felino, o del corazón.

 

La anemia también puede hacer que tu gato tenga la boca abierta. Esto se debe a que el animal tiene menos glóbulos rojos y, como estos son los que se encargan de transportar el oxígeno en la sangre, el animal necesita respirar más rápido y jadea para poder hacerlo.

 

Por otro lado, si tu gato tiene más de 8 años y jadea, te aconsejamos consultar con tu veterinario para descartar que tenga hipertiroidismo, ya que es una enfermedad frecuente en estos felinos a partir de esa edad. Si la padece, seguramente notes también que come más que antes pero aún así adelgaza.

 

 

Ya ves que hay bastantes motivos por los que puedes ver a tu gato con la boca abierta, y que es algo natural si está intentando descifrar el aroma de otro gato o en ciertas situaciones de cansancio o estrés. Si, en cambio, tu gato jadea de manera continua o notas otros síntomas como que le cuesta comer, es recomendable que acudas a tu veterinario para que le examine y descarte cualquier problema.

Artículos que te
pueden interesar