Qué debes saber si tienes un gato recién nacido

Qué debes saber si tienes un gato recién nacido

Los gatos son animales de crecimiento rápido y con un gran instinto de supervivencia. Sin embargo, los gatos recién nacidos son muy vulnerables y dependientes tanto de su madre como de los factores externos. Para garantizar su bienestar y un desarrollo saludable, es fundamental conocer y satisfacer cada una de sus necesidades, especialmente durante sus primeras semanas de vida.

DESARROLLO Y COMPORTAMIENTO DE UN GATO RECIÉN NACIDO

 

Durante los diez primeros días de vida, aproximadamente, un gato recién nacido sufre muchos cambios importantes tanto de conducta como físicamente. 

 

Aunque con limitaciones, al nacer, los gatitos ya poseen su sentido del tacto, el olfato y el gusto. Sin embargo, sus ojos y conductos auditivos permanecen cerrados hasta los 9-10 días de vida, cuando comienzan a abrirse de forma progresiva y casi paralela.

 

Al cumplir los tres días, ya son capaces de levantar la cabeza y poseen un reflejo que los empuja a desplazarse hacia cualquier objeto que emita calor. Este reflejo les ayuda a permanecer cerca de la madre durante los primeros días de vida para sobrevivir.

 

Durante las dos primeras semanas, su actividad es muy limitada. Se arrastran para desplazarse, emiten maullidos agudos y ronroneos, maman y dedican más del 80 % de su tiempo a dormir.

 

Es entre la segunda y la tercera semana cuando ya caminan y empiezan a explorar su entorno, y cuando comienza su periodo sensible de socialización. Este periodo, que dura hasta la séptima semana, es fundamental para un correcto desarrollo y para evitar problemas de comportamiento en la edad adulta, ya que los gatitos aprenden a interactuar con otros individuos (animales y personas) y con su entorno.

 

 

¿QUÉ ALIMENTACIÓN NECESITA UN GATO RECIÉN NACIDO?

 

Los gatos nacen sin dientes y es entre la segunda y la tercera semana de vida cuando empiezan a salirles los de leche. Esta primera dentadura estará completa alrededor de los dos meses de edad, y alrededor de los tres comenzará a salirles la dentadura definitiva.

 

Así, la alimentación de un gato recién nacido depende exclusivamente de la leche materna. Esta le proporciona todos los requerimientos nutricionales que necesita para desarrollarse durante las primeras tres semanas de vida, especialmente el calostro.

 

Durante esta época, suelen comer cada 1 o 2 horas. Por si quieres hacer un seguimiento para ver si tu nuevo compañero está creciendo adecuadamente, te irá bien saber que un gato recién nacido pesa, de promedio, unos 100 gramos (entre 90 y 150 aproximadamente), y lo habitual es que gane alrededor de 10 o 15 gramos al día.

 

A partir del momento en que comienzan a explorar su entorno, los gatitos suelen empezar a probar el alimento sólido, combinado aún con la leche materna. Hasta que, finalmente y de forma natural, se habrán destetado completamente entre las 8 y las 12 semanas de edad. En ese momento ya comerán alimento específico para su etapa de forma totalmente autónoma.

Para que un gato recién nacido sobreviva, es indispensable que mantenga una temperatura corporal adecuada.

¿CÓMO HACEN SUS NECESIDADES LOS GATOS RECIÉN NACIDOS?

 

Hasta su tercera semana de vida, los gatos recién nacidos no son capaces de realizar las deposiciones de manera voluntaria, por lo que necesitan una estimulación de la zona perineal.

 

Lo habitual es que sea la madre quien se ocupe de esta estimulación, pero si tienes gatos recién nacidos huérfanos, es una actividad fundamental de la que deberás encargarte tú.

 

 

LA IMPORTANCIA DE LA TEMPERATURA CORPORAL

 

Para que un gato recién nacido sobreviva, es indispensable que mantenga una temperatura corporal adecuada. Si baja de los 35 °C (hipotermia), su sistema inmunológico se debilitará, perderá el reflejo de succión y su proceso de digestión se paralizará, cosa que pondría en peligro su vida. 

 

Por eso, si estás cuidando de gatitos sin madre, debes asegurar que la temperatura ambiental del lugar donde se encuentran se mantenga alrededor de los 27-32 °C durante la dos primeras semanas de vida y de los 22 °C durante las dos siguientes.

 

 

Como ves, un gato recién nacido necesita unos cuidados específicos. Además, para aumentar sus probabilidades de supervivencia, es importante que lo lleves al veterinario cuanto antes para que pueda realizarle un chequeo, informarte sobre el momento y el protocolo de vacunaciones y desparasitaciones más recomendable, y asesorarte sobre los cuidados y la alimentación que tu nuevo compañero necesita en su caso concreto.

Descubre la mejor comida para tu gato

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar