Señales y síntomas de enfermedad | Advance

Señales y síntomas de enfermedad

Cuando tu gato se enferma, te toca cuidarlo de manera especial. Un gato que es casero, tiene menos probabilidades de enfermar que uno que pasa mucho tiempo fuera de casa o se relaciona con otros gatos.

Por otro lado, su instinto salvaje de supervivencia puede serle de gran ayuda en la calle, pero en casa eso mismo puede volverse en su contra, ya que tratará de no mostrar debilidad (ni enfermedad) y será así más difícil de detectar cualquier cosa fuera de lo normal que pueda estar afectándolo. Por eso, es importante que conozcas cuáles son las enfermedades más habituales y sus síntomas.

VIRUS Y ENFERMEDADES PARÁSITOS OBESIDAD LAS SEÑALES

VIRUS Y ENFERMEDADES

Los virus más habituales y peligrosos en los gatos, que se propagan por contagio de otros son: peritonitis infecciosa, leucemia e inmunodeficiencia adquirida felina. También son habituales los resfriados y la gripe felina y otras enfermedades no virulentas como bronconeumonía, otitis, estomatitis, faringitis, cataratas, diabetes, enfermedades renales y cardíacas.

Las enfermedades que el gato puede transmitir a los humanos son la toxoplasmosis y la rabia: la primera se transmite mediante el contacto con las heces del mismo; la segunda es severa para ambos y se transmite por mordedura - contacto de la saliva del animal enfermo con la sangre de la persona mordida -. Ambas son excepcionales en los gatos caseros.

PARÁSITOS

Otro problema habitual son los parásitos, pequeños organismos que se instalan en el interior o el exterior del gato y se aprovechan de él. Los internos (lombrices planas o redondas) se alojan normalmente en el intestino y se alimentan de los restos de alimento y de la mucosa del aparato digestivo. Los parásitos externos más habituales son garrapatas, pulgas, ácaros de la sarna y mosquitos.

OBESIDAD

La obesidad está causada generalmente por una ingestión de calorías no proporcional al gasto energético de tu gato, pero también puede estar causada por problemas en la glándula tiroides, en el hipotálamo o por estrés.

LAS SEÑALES QUE NOS ENVÍA

Debes estar atento a cualquier cambio de conducta de tu gato, ya que actuar a tiempo suele ser crucial para resolver cualquier problema de salud. Estos son los síntomas más comunes que indican que tu gato no se encuentra bien:

  • Cambios de conducta

  • Dejar de acicalarse

  • Pérdida de apetito

  • Pérdida de peso

  • Problemas urinarios

  • Diarrea o estreñimiento

  • Vómitos continuos

  • Tos

  • Estornudos/secreciones nasales

  • Mal aliento

  • Babeo

  • Rascarse o lamerse en exceso

  • Problemas en el parto

  • Problemas oculares

  • Pérdida de equilibrio

  • Agarrotamiento/parálisis

Un gato que es casero tiene menos probabilidades de enfermar que uno que pasa mucho tiempo fuera de casa o se relaciona con otros gatos.

Artículos que te
pueden interesar