Usos del aloe vera en gatos. ¿Puede ser tóxico?

Usos del aloe vera en gatos. ¿Puede ser tóxico?

El aloe vera en gatos puede ser utilizado tanto de forma externa (sobre la piel) como interna (ingerido) para tratar gran cantidad de alteraciones y, bien utilizado, no supone ningún riesgo para tu compañero. Sin embargo, puede provocar algún que otro efecto indeseable si no es usado adecuadamente y en la cantidad correcta.

El aloe vera contiene aproximadamente un 99 % de agua, el resto son compuestos bioactivos responsables de sus propiedades, entre ellos una gran cantidad de vitaminas del grupo B y C, minerales, enzimas, ácidos grasos y aminoácidos.

 

 

EL ALOE VERA EN GATOS ¿TÓXICO O BENEFICIOSO?

 

Tanto los beneficios como la toxicidad del aloe vera en gatos dependen de la parte de la planta utilizada y de la cantidad suministrada. La parte que debe usarse y resulta beneficiosa es la pulpa de la hoja, llamada gel de aloe, de consistencia gelatinosa y color transparente.

 

En cambio, el látex amargo y amarillento que se encuentra entre la corteza y el gel de la hoja, denominado acíbar del aloe, contiene muchos compuestos orgánicos que sí son tóxicos. Estos compuestos tienen un efecto irritante y laxante sobre el sistema digestivo de los gatos y pueden provocar diarrea, dolor abdominal y desequilibrios en el organismo, especialmente en gatitos, gatos enfermos y geriátricos. 

 

 

BENEFICIOS DEL ALOE VERA EN GATOS

 

Se han encontrado muchos beneficios al uso del aloe vera en gatos. De entre ellos, los más frecuentes y evidentes son estos:

  • Tiene un efecto hidratante y emoliente que ayuda a eliminar las células y el tejido muerto y a mantener la piel hidratada.

  • Es cicatrizante. 

  • Tiene poderes antioxidantes. 

  • Es antiinflamatorio.

  • Tiene un efecto antimicrobiano. Previene el crecimiento de bacterias y hongos en las heridas.

  • Potencia su sistema inmunitario. 

  • Proporciona un aporte nutritivo, ya que contiene gran cantidad de nutrientes.

     

 

USOS DEL ALOE VERA EN GATOS

 

El aloe vera en gatos tiene múltiples aplicaciones. Para empezar, ayuda a que su piel y otros tejidos se recuperen de quemaduras, heridas y otras lesiones. O también puedes usarlo como exfoliante si tu compañero tiene eccema, descamación o costras.

 

Además, usado junto con otros medicamentos, puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor. Y también es un refuerzo para que el felino se recupere si padece deficiencias nutricionales o del sistema inmune, o problemas gastrointestinales como diarreas, estreñimiento, gastritis, úlceras gástricas, etc.

 

 

CÓMO DARLE ALOE VERA A UN GATO

 

Hay varias formas de administración del aloe vera en gatos. Sin embargo, para asegurarte de que el producto está bien elaborado, lo recomendable es que compres aloe vera ya preparado y de buena calidad, fabricado respetando y conservando las propiedades de la planta. Como también conviene que consultes antes con tu veterinario.

 

El gel de aloe en gatos tiene dos formas de uso principales:

  • Vía tópica: crema de áloe o aloe líquido, aplicado directamente sobre la lesión en la piel de tu gato cada 4-6 horas al día al principio. Si es necesario, antes debes eliminar la causa de la lesión, además de rasurar y limpiar la herida.

  • Vía oral: en forma de zumo con un 95-99 % de aloe vera puro. Lo puedes añadir directamente en su comida o dárselo con una jeringuilla de plástico, aumentando la cantidad poco a poco hasta alcanzar la dosis adecuada. De esta forma, tu gato podrá habituarse al sabor y su tracto gastrointestinal a los efectos y propiedades del aloe.

Si tu felino muestra algún tipo de síntoma, no dudes en consultar con tu veterinario para que valore qué tratamiento es el adecuado.

 

¿QUÉ PASA SI UN GATO COME ALOE VERA?

 

Si tu gato mordisquea la dura corteza de una planta de aloe vera, encontrará el sabor amargo del acíbar y seguramente no le guste demasiado. Sin embargo, la corteza y el acíbar son muy laxantes y es probable que le provoquen alteraciones gastrointestinales, y quizá otros problemas, más o menos importantes en función de la dosis, el estado de salud de tu gato y su edad. 

 

Si tu felino muestra algún tipo de síntoma, no dudes en consultar con tu veterinario para que valore qué tratamiento es el adecuado.

 

 

Ya ves que el aloe tiene un efecto terapéutico interesante, pero también puede producir efectos indeseables e incluso ser tóxico. Por eso, si quieres usar aloe vera en gatos, es importante que lo hagas con responsabilidad y bajo las indicaciones y supervisión de un veterinario especialista.

Descubre la mejor comida para tu gato

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar