Cuándo y porqué vacunar al gato

Introducción

Por la salud de nuestros gatos, las vacunas son fundamentales. Al igual que las personas, los gatos deben prevenirse ante ciertas enfermedades que, sin ellas, tal vez no podrían superarlas. Por ello, el propietario debe tener claro el calendario de vacunas de un gato y evitar así posteriores sorpresas.

Habrá que acudir al veterinario para que marque las pautas que se deben seguir. El gato necesitará estas inyecciones desde su primeros semanas de vida, e incluso cuando ya sea un adulto y parezca que su salud es de hierro e infranqueable. Éstas impedirán que el gato viva desprotegido.

Protección inicial materna

La vacunación va a ser el mejor camino de prevención. Las enfermedades acechan al gato desde los primeros meses de vida, cuando el minino entra en contacto con el exterior. No obstante, su organismo, inteligente, pondrá todos los recursos a su alcance para protegerse de las agresiones externas. Su sistema inmunitario propiciará que el cachorro pueda luchar con éxito contra los microorganismos patógenos presentes en el entorno. Estas defensas iniciales proceden de la madre, ya que durante el amamantamiento se nutre de los amparos necesarios para que el gatito pase los primeros 30 a 40 días de vida suficientemente protegido. Después, necesitará su vacunación.

Primer examen médico

El calendario de vacunas puede comenzar a las nueve semanas. Será la fecha en la que el gato deberá acudir por primera vez a una clínica veterinaria. Allí el especialista analizará al animal y confirmará la ausencia de parásitos. Este proceso lo realiza mediante un sencillo análisis coprológico de las heces. Los resultados determinan qué tratamiento aplicar a posteriori. Asimismo, habrá que diagnosticar si el animal posee dos peligrosas enfermedades, como la leucemia y la inmunodeficiencia felina. Estas pruebas antes de vacunación son imprescindibles, ya que en caso de un resultado negativo ya puede ser vacunado.

Proceso de vacunación

Proceso de vacunación

El proceso de vacunación lo marcará el veterinario. En general, las primeras vacunas más comunes son la trivalente felina, que previene la panleucopenia, la rinotraqueítis y calicivirus. Ésta suele ser inyectada a las nueve semanas. Posteriormente recibirá una segunda contra la leucemia felina, que suele recibirse a las doce semanas. En ambos casos se pondrán dos dosis de cada vacuna con unos intervalos de tiempo entre ellas para reforzar la inmunidad. Después, el veterinario también recomendará que se proteja al gato contra otras enfermedades mediante vacunas que prevengan la rabia -a las 20 semanas-, o la peritonitis infecciosa felina (PIF) -16 semanas- si fuese necesario.

Recuerdos anuales

Una vez administradas las principales vacunas, será necesario administrarle una dosis de recuerdo de cada tipo, tanto durante la etapa en la que el gato es todavía un cachorro, como posteriormente ya como adulto. Este proceso lo marcará de manera correcta el veterinario. La medida permitirá reforzar las defensas del gato en edad joven, para que pueda enfrentarse sin problema a las enfermedades que pueden producir ciertos microorganismos. Además de la vacunación establecida, que es fundamental como medida preventiva ante los virus tradicionales, sería necesario aplicar un plan alternativo según el estilo de vida del gato, bien sea interior, exterior o campo.

Una buena alimentación

Asimismo, es importante que cuando el dueño decida vacunar a su gato, antes éste cuente con un excelente estado de salud y, sobre todo, una buena alimentación. Es necesario para vacunar al animal, que éste se encuentre completamente sano. La alimentación reforzará su sistema inmunitario. El correcto aporte de nutrientes le permitirá recibir la vacuna en unas condiciones adecuadas, de manera, que sea plenamente efectiva.

Tipos de enfermedades

Tipos de enfermedades

- Panleucopenia: enfermedad que integra la vacuna trivalente de los gatos, y que es producida por un parvovirus.

- Rinotraqueítis: la componen el trío de la vacuna trivalente y es provocada por un herpesvirus.

- Calicivirosis: es la tercera de las enfermedades que componen la vacuna trivalente y la causa un picornavirus.

- Leucemia: enfermedad muy grave y especialmente contagiosa para nuestros gatos causada por un retrovirus.

- Rabia: es una enfermedad vírica popularmente conocida y que se transmite por la saliva infectada tras la mordedura de un animal enfermo.

- Peritonitis infecciosa felina: provocada por un coronavirus que afecta principalmente a animales jóvenes, con una mayor incidencia en otoño y en invierno. Tiene un elevado índice de mortalidad.