Los tipos de arena

Introducción

Uno de los aspectos más valorados de los gatos como animales de compañía es la facilidad con la que aprenden a utilizar una bandeja de arena, para realizar sus necesidades. Gracias a ello, podemos disfrutar de un animal muy limpio sin tener que sacarlo a pasear. Conocer los tipos de arena y sus propiedades nos ayuda a seleccionar la opción más adecuada.

Hay que facilitar a nuestro gato una bandeja con un sustrato absorbente. Es aquí donde muchos propietarios dudan, ante la gran cantidad de productos disponibles en el mercado.

Recomendaciones generales

  • -El producto debe ser de buena calidad, así producirá menos polvo. Si utilizamos una arena que es muy polvorienta, nuestro gato inhalará partículas que pueden resultar irritantes para las mucosas de la nariz y los ojos.

  • -Es preferible no utilizar arenas perfumadas. Aunque a nosotros nos parezca una buena idea, la realidad es que 8 de cada 10 gatos se sientes incómodos ante la presencia de un perfume en la zona de eliminación. En otras palabras, es posible que el gato desarrolle un rechazo a usar su bandeja.

  • -El tamaño de la partícula de la arena debe ser intermedio. Si es demasiado fino, puede introducirse entre los dedos o las uñas de nuestro gato y le resultará molesto. Si es demasiado grueso, será más difícil de manipular por parte del animal y también puede rechazarla.

-El producto debe ser de buena calidad, así producirá menos polvo. Si utilizamos una arena que es muy polvorienta, nuestro gato inhalará partículas que pueden resultar irritantes para las mucosas de la nariz y los ojos.

-Es preferible no utilizar arenas perfumadas. Aunque a nosotros nos parezca una buena idea, la realidad es que 8 de cada 10 gatos se sientes incómodos ante la presencia de un perfume en la zona de eliminación. En otras palabras, es posible que el gato desarrolle un rechazo a usar su bandeja.

-El tamaño de la partícula de la arena debe ser intermedio. Si es demasiado fino, puede introducirse entre los dedos o las uñas de nuestro gato y le resultará molesto. Si es demasiado grueso, será más difícil de manipular por parte del animal y también puede rechazarla.

Tipos de arena

Sepiolita, bentonita y gel de sílice

La sepiolita es el más corriente entre los productos que se utilizan para fabricar arena para gatos; se trata de una arena de color gris, con una partícula de tamaño medio. Si elegimos este tipo de lecho debemos asegurarnos de que es de buena calidad, de lo contrario el producto que queda en el fondo del envase será todo polvo. Este material presenta una absorción de líquidos de tipo medio. Las heces, que suelen estar enterradas por el gato, se deben retirar a diario con una paleta. Una vez por semana se debe vaciar la caja y reemplazar toda la arena.

La bentonita es un material aglomerante. Las heces quedan totalmente recubiertas y la orina forma también un conglomerado que se puede recoger con una paleta, al igual que el sólido. Las deposiciones deben retirarse a diario y se debe renovar toda la arena una vez al mes. Este material tiene un grano más fino que la sepiolita.

El gel de sílice es el sustrato más moderno. Está formado por unas piedras de grano medio de color blanco, de aspecto cristalino y posee unas partículas de color azul, que tienen una función desodorizante. Absorbe muy bien los líquidos, deshidrata los sólidos y es la que mejor controla los olores que salen de la bandeja. Hay que retirar el material sólido regularmente (preferiblemente a diario) y se renueva el contenido total de la bandeja una vez al mes. Es el material con mayor coste económico, pero es el más recomendable cuando tenemos en casa más de un gato.

Cada vez que renovamos la totalidad de la arena, hay que limpiar y desinfectar la bandeja, antes de introducir el sustrato limpio.

Material desaconsejado

Material desaconsejado

Hay otros materiales que se han utilizado tradicionalmente que en el momento actual no se aconsejan. Uno de ellos es el serrín. No se debe utilizar porque desprende gran cantidad de polvo y tiene un bajo poder absorbente. Por otro lado, cuando el gato sale de la bandeja, dejará serrín por todo el suelo, porque se le queda adherido a las patas.

Arenas para analíticas

Por último, existe un tipo especial de arena que se utiliza cuando tenemos que conseguir una muestra de orina de nuestro gato, por alguna razón médica. Se trata de unas perlas, muy similares en apariencia al gel de sílice, que deben colocarse en la bandeja del animal, en lugar de su sustrato habitual. Este producto, a diferencia de las arenas mencionadas anteriormente, no alteran las características de la orina del animal y por tanto, se puede realizar una analítica fiable.

Con estos consejos, usted ya puede decidir el tipo de arena para su animal, pero recuerde: el gato siempre tiene la última palabra ya que es él quien debe utilizarla.

Cada vez que renovamos la totalidad de la arena, hay que limpiar y desinfectar la bandeja, antes de introducir el sustrato limpio.

Material desaconsejado

Material desaconsejado

Hay otros materiales que se han utilizado tradicionalmente que en el momento actual no se aconsejan. Uno de ellos es el serrín. No se debe utilizar porque desprende gran cantidad de polvo y tiene un bajo poder absorbente. Por otro lado, cuando el gato sale de la bandeja, dejará serrín por todo el suelo, porque se le queda adherido a las patas.

Arenas para analíticas

Por último, existe un tipo especial de arena que se utiliza cuando tenemos que conseguir una muestra de orina de nuestro gato, por alguna razón médica. Se trata de unas perlas, muy similares en apariencia al gel de sílice, que deben colocarse en la bandeja del animal, en lugar de su sustrato habitual. Este producto, a diferencia de las arenas mencionadas anteriormente, no alteran las características de la orina del animal y por tanto, se puede realizar una analítica fiable.

Con estos consejos, usted ya puede decidir el tipo de arena para su animal, pero recuerde: el gato siempre tiene la última palabra ya que es él quien debe utilizarla.

-->