¿Por qué ronronea?

Introducción

Es habitual oír y sentir ronronear al gato. Lo hace a menudo como algo innato en él. Siempre se ha apostado por un síntoma de satisfacción y felicidad. De hecho, la Real Academia Española define el ronroneo del gato como la acción y efecto de producir una especie de ronquido que demuestra bienestar.

El sonido es como una continua vibración, contagiado por un sonido sordo, hueco, y profundo, con una frecuencia de entre 25 y 150 vibraciones por segundo. Tan especial, que se ha llegado a definir como una obra de arte o comparar como el motor de una Harley Davidson. Si bien, la certeza de su significado tambalea. Son muchos los estudios y aún no hay unanimidad en los mismos. Recientemente, investigadores británicos han descubierto tras varios análisis, que los gatos ronronean para conseguir de sus amos lo que quieren y en la naturaleza, para reclamar ayuda en caso de estar muy mal, o para expresar que no piensan atacar ni quieren conflicto en situaciones de tensión -como izar una bandera blanca-.

Hay otros animales que ronronean, no solo todas las especies de félidos, sino también muchos roedores, como los conejos de indias; incluso los elefantes.

¿Cómo surge?

¿Cómo surge?

No hay persona que no haya escuchado el curioso ronroneo de un gato. Lo ha notado entre sus dedos mientras le acaricia. Sin embargo, hoy todavía no se conoce cómo consigue este sonido. Existen teorías, pero aún falta unanimidad. Se habla de que el ronroneo nace de unos pliegues o falsas cuerdas vocales. También existe la hipótesis que asegura que surgiría gracias a la contracción de ciertos músculos de la laringe. Y aunque el número de conjeturas es bastante largo, destaca la que relaciona el ronroneo con el flujo sanguíneo de la vena cava posterior. Este argumento estaría basado en que el flujo venoso y la acción del diafragma sobre esta importante vena provocarían oscilaciones que quedarían amplificadas en la caja torácica.

¿Cuál es su función?

Aunque muchos investigadores siempre han apostado porque el ronroneo responde a una sensación de bienestar, existe una nueva teoría que podría posicionarse de distinta manera. También hay quien otorga a este sonido una forma de 'autocomunicación', que bien a ser una conversación del gato consigo mismo. No obstante, según un estudio elaborado por investigadores británicos, esta acción felina podría ir más allá. Los gatos podrían utilizar un sonido de mayor frecuencia a su habitual ronroneo para reclamar comida. Esta conclusión surge de una investigación de la doctora Karen McComb de la Universidad de Sussex en Gran Bretaña, y que ha sido publicada recientemente. En definitiva, en la actualidad se establecen dos tipos de ronroneo. El primero es el que ofrece el animal al humano cuando algo es de su agrado. El segundo es una manera de conseguir algo de su dueño. Además, hay que tener en cuenta siempre la intensidad, duración y entonación de éstos. Normalmente los ronroneos serán síntomas de placer, pero también pueden ser representativos de sentimiento de dolor, ansiedad o nervios.

La sensación del ronroneo

La sensación del ronroneo

El ronroneo suele ser un intercambio de sensaciones entre dueño y animal. De hecho, al tener el gato ronroneando en el regazo, o simplemente mientras le acariciamos lentamente, el dueño notará como le conquista una increíble sensación de relax. Si ambos están en silencio, en calma, completamente relajados, el ronroneo con sus inexplicables oscilaciones, empujará a la persona a sentirse muy relajado, con un bienestar maravilloso. En este instante, el organismo notará una sensación hipnótica, y poco a poco el pequeño temblor del gato ayuda a estabilizar su tensión y a disminuir las pulsaciones del corazón.

Inexplicable

Pese a las infinitas investigaciones, no hay teoría única. Existen ejemplos que desarman las ideas establecidas, y que pueden afirmar que es una forma de expresión, así como un medio para conseguir atenciones. Hay animales que ronronean cuando están enfermos, e incluso a punto de morir. Incluso la hembra puede llegar a ronronear en plena cópula con el macho. Además, no se aprende, sino que nacen con ello. Los cachorros recién nacidos, con apenas unos pocos días de vida, pueden ronronear. Todas las teorías parecen tener razón, y al mismo tiempo su origen carece de una explicación concreta. El misterio continuará vigente probablemente durante largos años.