Abisinio

Peso: de 4 a 7,5 kilogramos

Color: rubio, rojo, azul y gamuza -amarillo pálido-.

Longevidad: de 9 a 13 años.

Características

Muchas de las descripciones del Abisinio afirman que es como un puma en miniatura pero tampoco son pocas las referencias a la similitud de su figura con la de las representaciones de los gatos de los antiguos faraones. Destaca por sus expresivos ojos, su personalidad única y, por supuesto, por su peculiar pelaje. Otro detalle bastante interesante es que no hay un acuerdo definitivo sobre el origen de esta raza que, por otro lado, es una de las más antiguas para los gatos domésticos. Una de las más aceptadas sitúa como primer gran referente de la raza a un ejemplar llamado Zula que, al parecer, llegó al Reino Unido acompañando a los soldados británicos que regresaron en 1868 de la Guerra de Abisinia, actual Etiopía.

Ha llegado a convertirse en raza, con estándar propio, gracias al desarrollo y refinamiento que han realizado diversos criadores desde finales del siglo XIX tanto en el Reino Unido como en Estados Unidos. En el país norteamericano es un gato muy popular; y se cree que el primer ejemplar de esta raza cruzó el Atlántico en el año 1900 aunque no participó en una exhibición hasta 1909. El Abisinio es de tamaño mediano y tiene un cuerpo esbelto, flexible y musculoso. Las patas son largas y delgadas; y la cola muy larga y afilada. Su peculiar cara es más larga que ancha, y, sobre todo, sus orejas conforman un rasgo realmente llamativo por su gran tamaño. Los ojos suelen ser de color cobre, oro o verde avellana. Su manto, de suave pelo corto, es fino, brillante y resulta muy agradable al tacto; además, tiene la peculiaridad de que en la espalda es más largo que en el resto del cuerpo... y, resulta que cada pelo es todo un arcoíris de color, pues tiene que tener dos ó tres franjas de colores distintos.

Estándar

Características generales. La impresión general del Abisinio ideal es la de un gato de tamaño medio y regia apariencia. Los machos son más largos que las hembras y éstas, en cambio, tienen huesos más finos y muestran un carácter más activo. Como raza cuentan con una musculatura bien definida y desarrollada; y un interés permanente por explorar todo lo que está en su territorio y alrededores.

Cabeza, cara y cuello. La cabeza tiene que tener forma de cuña redondeada en los contornos y una longitud que sea equilibrada con respecto al resto del cuerpo. La frente tiene que estar ligeramente curvada sobre el cráneo creando una línea armónica hacia el cuello arqueado. El puente de la nariz revela una suave subida. Por su parte, las orejas deben ser grandes, amplias y de forma ahuecada en la base y arqueadas como si estuviese en estado de escucha permanente. Los ojos tienen forma de almendra y han de ser grandes, brillantes y expresivos, y estar rodeados por una línea de color oscura, como si estuviesen maquillados. El morro ha de tener un contorno armónico con respecto al resto de la cabeza –para apreciarlo habrá que fijarse en el perfil- y con un mentón de aspecto redondeado que ni sea prominente ni raso. El perfil del Abisinio debe mostrar una suave transición curvada desde la frente al morro pasando, por supuesto, por la nariz.

Cuerpo. De torso largo, más bien delgado y de líneas agraciadas. Cuenta con una musculatura bien desarrollada y tonificada que debe resultar sólida al tacto. La caja torácica –en general proporcionada y equilibrada- tiene que estar redondeada y la parte posterior deberá estar ligeramente arqueada como si el gato estuviera listo para saltar. Extremidades. Las patas tienen que ser delgadas, musculosas y largas; mientras que los pies tienen una forma ovalada y dar la sensación de que está de puntillas. Por último, la cola ha de ser larga y fina.

Manto. El Abisinio es un gato de pelo corto cuyo pelaje tiene un color iridiscente debido a que cada pelo, salvo en la garganta, el vientre y la parte interior de las patas, tiene entre 4 y 6 colores. El manto ha de ser brillante, resistente y con textura; es más largo en la espina dorsal, acortándose gradualmente sobre la cadera, los costados, las piernas y la cabeza. Según el color se han establecido unos parámetros de excepcionalidad; por ejemplo, para el amarillo o atigrado se valora una sombra más oscura de color a lo largo de la espina dorsal, el blanco solo se acepta para el área de la garganta superior, los labios y alrededor de las ventanas de la nariz.

Carácter

Es animal de un solo dueño. El Abisinio destaca por lo afectuoso que es. No le gusta nada eso de estar todo el día solo así que si usted está pensando en adquirir un gato porque, en principio, son menos dependientes que los perros… no cuente con que un Abisinio le exigirá poco. Este es un gato que necesita la compañía y, a cambio, desarrollará una fuerte lealtad hacia su dueño o la persona con la que pase más tiempo que, en algunos casos, puede que no sea su dueño. Es muy inteligente y muy activo, por lo que siempre está en movimiento. Una de las cosas que más le gusta hacer es pasarse un tiempo vagabundeando, faceta a la que le va muy bien el hecho de que no teme al agua. También le gusta muchísimo trepar a los árboles o los muebles, si es que no tiene opción de subir a un tronco; y que jueguen con él. No hay que dejar pasar por alto que es un gran maullador, matiza sus maullidos según la situación, aunque tienen la particularidad de que no resultan molestos.

Muy sensible

Necesita del afecto de los que le rodean, nada de pasar a su lado sin hacerle alguna carantoña… a menos que haya manifestado de alguna manera que no está de humor en ese momento. También le va mucho que le cojan en brazos y le acaricien hasta que a él le apetezca le gusta vagabundear, trepar por los árboles y que jueguen con él. De carácter sensible, requiere mucho afecto, le gusta que lo acaricien y suban en brazos pero sin perder nunca su independencia.Lo que no lleva muy bien es convivir con otros gatos ya que quiere a su dueño solo para él. Puede aceptar a algún congénere pero no se sentirá feliz si tiene que vivir con muchos otros felinos. No rechazará a las visitas pero se mostrará reservado hasta que tenga a todo el mundo identificado. A él quienes le gustan son sus compañeros de casa y los extraños tendrán que ganárselo… dejándolo tranquilo hasta que a él le apetezca interactuar.

Un dueño a su medida

Teniendo en cuenta su necesidad de afecto y atención, este gato no está indicado para personas que pasen más tiempo fuera que dentro de casa sino para amantes de los gatos que lleven una vida hogareña y que estén dispuestos a prestarle atención. A cambio no escatimará con todo tipo de carantoñas y numeritos a su dueño para hacerle saber lo importante que es para él y lo mucho que le quiere.

Puede rebelarse

No le gusta que le riñan y cuando eso pasa puede mostrarse agresivo si no se hace con amabilidad. Si eso ocurre hemos de tranquilizarnos, coger al gato con firmeza. Éste se quedará quieto, sumiso. Entonces se le sostiene un momento y se le acaricia para dejarlo a continuación. Él sabrá que se le está dando a entender que no nos gusta cómo se ha comportado.

Día a día

Este gato puede vivir en la ciudad pero lo idóneo para él son las casas unifamiliares y que cuenten con un pequeño jardín. Necesita vivir en lugares abiertos y espaciosos pero se puede adaptar a espacios más restringidos si en casa no se olvidan de jugar cada día un rato con él.

Explorador nato

Allí donde haya un Abisinio no habrá lugar que quede inexplorado. De hecho, tiene un gusto innato por las buenas vistas así que siempre estará en el mejor mirador de la casa atento a todo lo que pase a su alrededor. Da igual cuál sea el soporte: una puerta, el techo de la nevera o un armario. Tampoco le quitará la vista de encima a quien esté con él en ese momento porque su curiosidad no se lo permitirá y uno de sus entretenimientos favoritos es pasarse horas mirando por la ventana lo que pasa fuera ¡sería tantas las cosas que podría contar si pudiera hablar!

Administra su comida

Necesita comer varias veces al día por lo que ha de tener su comida seca siempre a mano. Al ser animal que despliega mucha actividad su dieta debe ser muy energética y, como sabe administrarse muy bien las raciones, no suele haber peligro de que engorde demasiado. Únicamente hay que tener el celo de no darle más golosinas de las justas.
También necesita tener agua fresca a su disposición y, sobre todo, sin ningún tipo de resto o pelos en su superficie.

Cuidados

Salud

Es animal muy sano, pero su salud no puede quedar sin vigilancia ya que, como tiene tendencia a salir de casa en cuanto tiene ocasión, queda expuesto a los peligros del exterior. Por tanto, recordar que debemos inmunizarle frente a las enfermedades víricas que puede contagiarse de gatos del exterior.
No tiene asociadas enfermedades específicas aunque entre las alteraciones genéticas más frecuentes están la amiloidosis renal - que puede conducir al animal a una insuficiencia renal crónica-, la atrofia progresiva de retina, la luxación de rótula y la hernia umbilical.

Higiene básica

Como todos los gatos, lleva a cabo un escrupuloso ritual de limpieza pero no está de más que se le cepille de vez en cuando para evitar que se le acumule pelo muerto. Para que su manto adquiera un brillo más intenso, basta con pasarle una gamuza.

Habilidades

El Abisinio es un gato perfecto para los concursos de agilidad debido a su afición a saltar y trepar, por lo que es recomendable mantenerle las uñas cortas. Como es muy activo no repelerá un entrenamiento que se tomará como un reto y un juego más además de una oportunidad para estrechar lazos con su dueño

Productos relacionados