American Curl Longhair

Peso: de 3 a 7 kilogramos.

Color: todos los colores a excepción del chocolate y el canela.

Pelo: semilargo.

Longevidad: de 10 a 15 años.

Características

El gato American Curl Longhair es una raza relativamente reciente y proviene de América. Para explicar los orígenes de esta raza hay que remontarse al año 1981 en California. Un curioso gato llamado Shulamith apareció en casa de Joe y Grace Ruga. Rápidamente quedaron fascinados por las singulares orejas del animal. Nunca antes se habían observado unas orejas así de curvadas y pequeñas. Joe y Grace, que eran criadores profesionales, se quedaron con este extraordinario ejemplar e hicieron que criara pequeños gatitos. Para asombro de todos, solo la mitad de la camada desarrolló las orejas rizadas y la otra mitad presentaba orejas normales. Este hecho levantó el interés y muchos fueron los criadores de gatos que apoyaron que se desarrollara y estudiara el gen específico que provocaba la curvatura de las orejas.

En este punto, Roy Robinson -genetista de gatos de origen inglés- se puso manos a la obra. En 1989 publicó un estudio en el Journal of Heredity donde relataba sus hallazgos acerca del hecho que intrigaba a tantos: ¿por qué se desarrollaba esta mutación en las orejas? Estudió a 81 camadas con un total de 383 crías y concluyó que lo que provocaba esta curvatura en las orejas era un gen dominante. Cualquier gato que lo tuviera presente aunque solo se fuera una única copia del gen podría desarrollar también estas orejas.

Su peculiar belleza reside en sus pequeñas orejas rizadas y curvadas, de ahí que le llamen curl o rizo en inglés. Este rasgo junto a su penetrante mirada le confieren un aspecto de gato vivaz y siempre alerta. Es una raza más popular y apreciada en América que en Europa, pero no por ello menos atractiva.

Estándar

Características generales. Se trata de un gato de tamaño medio y cuerpo rectangular. Posee una cabeza cuneiforme coronada por sus fácilmente reconocibles orejas curvadas hacia atrás. De estas orejas salen unos graciosos mechones de pelo que le aportan un aspecto singular. Otro rasgo muy característico de este gato son sus preciosos ojos en forma de nuez. El gato American Curl Longhair tiene un manto de aspecto brillante y tacto sedoso y su cola es alargada y redondeada en la punta.

Cabeza, cara y cuello. Es redondeada y cuneiforme. Su nariz es corta y su hocico abultado y carnoso. Sus ojos en forma de nuez, ovalados en la parte superior y más redondeados en la base, le confieren una expresión dulce y sus orejas curvadas dan la impresión de mantenerlo siempre alerta con sus característicos mechones rizados.

Cuerpo. De tamaño medio y semipesado tiene una forma ligeramente rectangular. Su aspecto es algo delicado dado que sus músculos no son especialmente fuertes.

Extremidades. Sus patas son generalmente de largura media en relación con el cuerpo. Sus pies son de aspecto redondeado y tamaño medio. Su cola es larga y característicamente emplumada, flexible y proporcionada con respecto al tamaño del cuerpo. Es redondeada en su extremo superior y de base más ancha.

Manto. Largo, de pelo sedoso y suave, de colores y dibujos bien definidos y claros. Todos los colores son aceptados a excepción del chocolate y el canela. Se aceptan desde el blanco, negro, azul, rojo, crema, chocolate, lila, pasando por el chichilla plateado, dorado, tabby, y tortuga entre los más comunes.

Carácter

El American Curl Longhair es un ejemplar encantador. Tiene un carácter cariñoso y amable por lo que le resulta sencillo convivir con otros animales domésticos ya sean otros gatos o cualquier otro tipo de mascota. Es una raza de carácter bastante equilibrado y suelen ser muy tolerantes e inteligentes. Se trata de un gato dócil al que le encanta jugar con su dueño y reclamarle su atención pero sin llegar a ser un gato faldero. Además, se trata de ejemplares más bien silenciosos que no suelen maullar con frecuencia.

¡Qué curioso!

La carita del American Curl Longhair, con sus orejas curvadas y sus ojos vivos, le proporciona un aspecto de gato vivaz y alerta, eso sí, siempre preparado para investigar y observar. Una de sus actividades favoritas, y que responde a su personalidad curiosa, es la de seguir a su dueño en sus quehaceres cotidianos entrometiéndose de vez en cuando para poder verlo todo desde primera fila y no perder detalle. Y es que el American Curl Longhair es un poquito cotilla y puede llevar su afán fisgón hasta donde sea necesario. Puede ser que un día te lo encuentres dentro de la ducha porque resulta que se ha quedado fascinado con los botes de champú y ahí está él dando cuenta de si el jabón de kiwi hidrata o no…, y también es posible que te lo encuentres tranquilamente sentado en una estantería disfrutando de las vistas. Así de curioso es este gato, y así hay que quererle.

A jugar

Le encanta juguetear con todos los miembros de la familia, aunque sentirá especial predilección por su dueño. No hay que sorprenderse que reclame nuestra atención si no le hacemos demasiado caso, e incluso puede que nos sorprenda dándonos unos golpecitos con las patitas pidiéndonos que juguemos un ratito con él. Y es que este gato es una delicia, es de lo más juguetón.

Día a día

¿Gato o perro?

La mayoría de gente afirma que esta raza de gato es bastante similar, en cuanto a comportamiento se refiere, a los perros. Son gatos afectuosos y dóciles, atentos con su dueño y fieles a él. Les encanta salir de vez en cuando a jugar al jardín o dar una vuelta por el vecindario, aunque son más independientes que los perros y más territoriales. Si hay que convivir con otros animales domésticos el American Curl Longhair se adaptará con facilidad y enseguida entenderá las nuevas normas de convivencia y será respetuoso con los espacios. Sabrá aceptar compartir el cariño de su dueño.

La dieta

Como buen carnívoro el American Curl Longhair precisará de un aporte de alimento de origen cárnico ya sea al natural o en comida preparada. Es esencial proporcionarle en todo momento agua fresca y limpia para que el gato se hidrate correctamente y así evitar que se le formen cristales en la orina o problemas renales.

Salud

Hay que prestar especial atención a sus orejas procurando que estén limpias y aseadas. También deberemos tener cuidado con el delicado cartílago del pabellón auditivo de estos gatos y procurar con no adopten posiciones inadecuadas. Es de esperar que presente algún caso de tricobezoares -bolas de pelo- digestivos, debido a su pelo semilargo.

Higiene básica

Es conveniente cepillar frecuentemente a nuestro gato ya que al tener el pelaje semilargo es posible que se le formen algún enredo o se ensucie con más facilidad. Para evitar esto hay que cepillarlo con un peine metálico, de esta manera mantendremos su pelo siempre suave, sedoso y limpio.

Productos relacionados