Angora turco

Peso: De 2,5 a 5 kg

Color: Varios

Pelo: Semilargo y sedoso sin pelusa lanosa

Longevidad: 15 años

Características

El Angora turco proviene, como el propio gentilicio indica, de Turquía y hereda el nombre de la antigua capital del Imperio Otomano, Ankara, originalmente Angora. No obstante se dice que sus ancestros son originarios de la Rusia Oriental donde desarrolló su pelaje para protegerse del frío. De él ya se habla en algunos escritos del Imperio Bizantino y entre los siglos X y XII se produjo su diáspora por Oriente próximo gracias a los mercaderes otomanos. Más tarde en el siglo XVI fueron los comerciantes franceses e ingleses los que lo llevarían a Europa donde se convirtió en una de las razas preferidas de la aristocracia gracias a su porte elegante y estilizado que ha conservado hasta nuestros días.

En la actualidad es considerado en Turquía uno de los tesoros del país e incluso circula la leyenda de que el fundador de la Turquía moderna, Mustafa Kemal Atatürk, se reencarnó después de su muerte en un Angora turco. Así que... si vas paseando por las calles de Estambul quizá te cruces con él.

El Angora turco pertenece a la familia de los gatos de pelo semilargo poseyendo un manto lacio, brillante y sedoso sin enredo alguno aunque algo ondulado en la zona del pecho. Al tacto es agradable y suave; cosa que propiciará aún más las ganas de acariciarle para disfrute de gato y dueño. Sus colores pueden ser variados: rojo, humo, tabbey y carey variados, blanco o negro.

Es de tamaño mediano con un cuerpo esbelto de huesos finos pero fuertes músculos. Sus patas son largas y delgadas y su cola frondosa. El cuello es mediano y da lugar a su proporcionada cara de grandes ojos almendrados. A pesar de su delicada complexión no debes dejarte engañar por las apariencias porque este es un felino ágil y fuerte.

Otorga al hogar una imagen de elegancia. Su pelaje, su forma de caminar y su agilidad le dará a tu domicilio un porte de distinción que sumado a su carácter independiente darán la idea de que no es un gato cualquiera. Y no es independiente porque sea escurridizo; es cariñoso y amigable pero siempre transmite una sensación de sobriedad. En definitiva, es el soberano de la casa.

Estándar

Características generales. Se incluye en la Categoría II según la FIFE o lo que es lo mismo, en la familia de gatos de pelo semilargo. Es de aspecto estilizado y delicado a la par que suave gracias a su fino manto de pelo semilargo y a su complexión ósea fina. Está bien proporcionado y es ágil y fuerte. Su media de vida es de unos 15 años aproximadamente.

Cabeza, cara y cuello. Su cabeza triangular es proporcional al cuerpo donde destacan sus grandes ojos almendrados, ojos que pueden ser de colores variados, incluso dispares en los ejemplares de color blanco. Sus orejas son anchas en la base pero acaban en forma de pico cosa que estiliza aún más sus fauces. Un estilo que empieza en su cuello delgado, de tamaño medio y que acaba en su redondeada barbilla.

Cuerpo. De complexión fina su cuerpo es largo y estilizado siendo sus paletillas algo más bajas que el lomo al final del cual empieza su larga y peluda cola, de raíz ancha y punta fina. A pesar de su delicado aspecto sus músculos son fuertes.

Extremidades. Sus patas finas y largas le otorgan una gran agilidad y delicadeza a la hora de desplazarse con sus pequeñas almohadillas. Las patas traseras son algo más altas que las delanteras.

Manto. Su pelo es semilargo, brillante, fino y sedoso pero sin pelusa lanosa, así que no se producen los engorrosos enredos de las razas de pelo largo. Puede presentar una gran variedad de colores pero, sin duda, el más apreciado es el blanco que es el tono que le acaba de dar ese aire majestuoso.

Carácter

A la independencia genuina de los gatos al Angora turco se le suma un fuerte carácter aunque eso no significa que sea rebelde y áspero. Es un gato cariñoso y juguetón pero muy inteligente así que siempre que pueda te llevará a su terreno. Déjate llevar pero también llévatelo tú al tuyo. Le gusta interaccionar y sentirse importante para su dueño tanto en sus actividades como en las tuyas así que procura no ignorarlo. De todas maneras te seguirá por todas las partes de la casa así que no hace falta que le atosigues cogiéndolo en brazos. Demostrará su devoción hacia ti constante pero libremente.

Parlanchín

Aunque no siempre sepas qué te está queriendo decir el Angora turco tiende a maullar bastante. Para jugar, pedir comida, quejarse, avisar y en ocasiones aisladamente, así que te acostumbrarás a escucharlo habitualmente. Además su ronroneo te acompañará cuando le acaricies o cuando te acerques a su comedero para ponerle el almuerzo.

Alumno destacado

Este gato es capaz de aprender y obedecer órdenes si se le enseñan adecuadamente las costumbres y sobre todo si se las toma como un juego. Tírale una pelota y enséñale a traértela: su recompensa será que vuelvas a arrojársela para que pueda correr hacia ella.

Un gran escalador

Sus finos huesos pero fuertes músculos le otorgan una gran agilidad así que no se te ocurra esconderle su ovillo favorito en lo alto de un armario. Si cuando llegues a casa y no lo encuentras mira hacia arriba porque lo más seguro es que esté observando todos tus movimientos con interés y curiosidad.

El soberano de la casa

Con los niños es un gato paciente y sabe asumir el rol de mascota. No es un animal celoso. Puede compartir casa con todo tipo de animales y no tendrá ningún problema en relacionarse con ellos. Eso sí, solo si queda claro que el rey de la casa es él y no tiene que disputar su liderazgo.

Día a día

Este minino es ideal para tener en el interior de una vivienda ya que no necesita de grandes espacios para desarrollar una vida placentera aunque debes acostumbrarte a jugar con él para que haga ejercicio físico. Por lo demás no necesita de ninguna atención especial salvo las habituales: dieta equilibrada, vacunación, control de parásitos, cepillado habitual y limpieza de deposiciones.

La dieta

Esta especie necesita una alimentación acorde con la de su especie. Dieta equilibrada rica en proteínas y vitamina A que podréis encontrar en pienso seco, latas y patés especiales para gatos.

Cuidados

Salud

Más allá de algunos casos de tricobezoares -bolas de pelo en el aparato digestivo- el Angora turco es un gato sano. Quizá el problema más característico de la raza puede aparecer en los ejemplares blancos de ojos dorados y dispares que tiene cierto riesgo de sordera congénita debido a un gen que asocia sordera al color blanco del pelo. Esta raza también está predispuesta a la cardiomiopatia hipertrófica -la enfermedad cardiaca felina más frecuente- y al linfoma y a una forma de ataxia de tipo hereditario.

Higiene básica

Su larga cabellera necesita cepillados esporádicos, sobre todo en invierno ya que en verano su pelaje se reduce a la mitad. A pesar de la frondosidad de su manto este no se enreda. Respecto a las deposiciones no necesita nada más que una caja de arena donde hacer sus necesidades, eso sí, manténla limpia regularmente.

Productos relacionados