Bosque de Noruega

Peso: de 3 a 9 kilogramos.

Color: varios excepto lila, chocolate, colourpoint, canela o fawn.

Pelo: semilargo de doble capa.

Longevidad: 15 años.

Características

El Bosque de Noruega es una raza portentosa, elegante y fuerte pero quizá su signo más distintivo es la larga y frondosa cabellera que recuerda a sus primos mayores. Su dibujo y la cara a veces recuerdan al lince y su cuello recubierto de pelo al león así que estamos ante una raza de apariencia impresionante.

Su larga cabellera la ha heredado de sus antepasados que habitaban en las frías regiones escandinavas y debían protegerse del duro invierno del norte. Todo el cuerpo es peludo y acaba prácticamente en las rodillas por lo que parece que viste un abrigo de visón. Además, el pelo acumulado del cuello parece una gorguera lo que le acaba de darle esos aires nobiliarios.

Sus antepasados son silvestres y no se conoce con exactitud su origen; aunque se sitúa su llegada a Noruega sobre el año 1000 traído por los vikingos que lo descubrieron en sus rutas comerciales con Bizancio y lo adoptaron para la caza de ratones. De hecho, sus colores no son muy comunes en Europa lo que explicaría su ascendencia turca o persa.

Emparentado con el Maine Coon y el Siberiano, fue una de las primeras razas reconocidas sobre 1930 aunque no fue hasta 1972 cuando se estableció el estándar de la raza. Dado su incierta procedencia se ha relacionado con fábulas y mitos escandinavos que lo vinculan con sus dioses ancestrales… lo que no causa extrañeza, dada su apariencia sabia y divina.

Por lo que respecta al carácter y a pesar de sus antepasados silvestres se ha adaptado perfectamente a la vida con los humanos. Por la cuenta que le trajo tener un lugar caliente donde poder pasar lo largos inviernos escandinavos se adecuó a la vida con las personas y hoy por hoy es un gato amigable y la convivencia con él es fácil. Aunque no solo en interiores vive feliz. En el exterior se desenvuelve de maravilla dado su instinto cazador, o mejor dicho, pescador

Estándar

Características generales. El Bosque de Noruega es un gato bastante grande y de constitución fuerte. Sus extremidades heredadas de sus antepasados vikingos le otorgan una gran potencia en el salto y su aspecto peludo le acaban dando un porte señorial y que genera ganas de saludarlo con una reverencia.

Cabeza, cara y cuello. Su cabeza es de perfil recto y triangular. Sus orejas están muy separadas y son pequeñas y tienen pelo interno que se denomina pincel de lince. Los ojos son grandes y de forma almendrada y su color no guarda relación con el manto. Su nariz es estrecha y larga y sus carrillos y pómulos son discretos.

Cuerpo. Este gato es de constitución fuerte con un cuerpo alargado y robusto. Su osamenta es muy sólida y su musculatura es portentosa y aunque el pelo le da una apariencia rechoncha su cuerpo es un portento de musculatura.

Extremidades. Sus patas son largas cubiertas de pelo hasta las rodillas y son fuertes, sobre todo las posteriores que son algo más largas que las anteriores y que acaban en unos pies redondos con pelo entre los dedos. Su musculatura la ha heredado de unos ancestros que debían caminar por la nieve así que su potencia queda justificada. Su cola es larga y peluda, como el resto del cuerpo.

Manto. El pelaje tiene dos capas, una inferior densa y lanosa y una exterior larga, brillante e impermeable. Todo su cuerpo es muy peludo pero sobre todo la espalda y el cuello. El pelo acaba sobre sus rodillas así que la parte inferior de las patas está algo más desnuda. Acepta cualquier tipo de color excepto el lila, el chocolate, el colourpoint, el canela o el fawn. Respecto al dibujo puede ser unicolor, bicolor, tipped o tabby.

Carácter

Este gato es amigable y sociable aunque algo reservado con los extraños. Puede tardar 5 años en llegar a la madurez así que el dueño tiene tiempo de modelarlo a las reglas de la casa y prácticamente no lo escuchará porque además de ser sigiloso es poco maullador. Activo y con ganas de jugar llenará de buena energía todas las estancias de la casa mientras se juegas con él escuchando Norwegian Wood de Los Beatles.

Pescador

Si la casa está cerca de un río o hay un estanque en el jardín de la vivienda se pueden observar las dotes pescadoras del Bosque noruego heredadas de sus silvestres ancestros. De hecho su constitución es idónea para esta actividad ya que sus garras delanteras están muy arqueadas y su pelaje es impermeable. La cosa cambia si no tiene salida al exterior y tiene una pecera en casa. Se mascará la tragedia.

La familia es la familia

Este es un gato sociable pero aparte de llevarse bien con los miembros de la familia del dueño sobre todo se lleva muy bien con otros ejemplares de su especie. Así que si tiene la oportunidad de adquirir dos gatos de la misma camada estos crecerán felices, acompañados y con muchas oportunidades de juego durante todo el día.

Día a día

Observando el panorama

No cabe duda de que sus potentes patas traseras le proporcionan una fuerza idónea para trepar. A este gato le gusta subir y encaramarse a los lugares más altos de la casa pero no solo por el placer de hacerlo. Le gusta estar en las alturas para poder observar el panorama así que tranquilos; con él en casa todo está controlado.

La dieta

Este gato necesita una alimentación acorde con la de su especie: dieta equilibrada rica en proteínas y vitamina A; pero a lo que sí hay que estar atento es al sobrepeso. Debe prestar atención a los tiempos y a que su gato no ingiera más de la necesario ya que el sobrepeso le puede crear algunos problemas de salud.

Salud

Aparte de algunos casos de tricobezoares -bolas de pelo en el aparato digestivo- el Bosque de Noruega es un gato sano. Estos problemas desaparecerán gracias al tratamiento que indique el veterinario para poder eliminar las bolas de pelo mediante deposiciones o vómitos.

Como otras razas grandes de gatos, pueden sufrir displasia de cadera, en ese caso es especialmente importante que el gato no tenga un peso excesivo para minimizar los síntomas. También tienen mayor predisposición para la displasia de retina, que conlleva déficit de visión, y para una enfermedad particular de esta raza, enfermedad de depósito de glucógeno tipo IV, que produce severos problemas musculares y es mortal. Por suerte se transmite por un gen recesivo -para que el gato la sufra, tanto el padre como la madre deben ser portadores del gen- y eliminando los portadores de la reproducción poco a poco se va eliminando.

Higiene básica

A pesar de la frondosidad de su manto no es difícil llevar una higiene correcta del pelaje. Su larga cabellera necesita cepillados regulares, sobre todo en la zona de la barriga donde se suelen producir más enredos. Necesita especial atención en las temporadas de cambio de muda ya que su tupido pelaje disminuye para adaptarse al calor.

Productos relacionados