Europeo

Peso: de 3,5 a 8 kilogramos.

Color: todos los colores y dibujos excepto el chocolate, el lila y el colour-point.

Pelo: largo o corto, muy fino y sedoso.

Longevidad: de 14 a 16 años.

Características

Cuando hablamos del gato europeo, hablamos del felino doméstico común clásico, ese que nos viene a la mente cuando oímos la palabra 'gato'. El origen de estos animales no es del todo claro, pero la teoría más común es que llegaron al continente europeo provenientes del Norte de África, hace más de dos mil años, acompañando a los romanos en cada una de sus conquistas. Los antecesores a este felino común podrían ser el gato montés y el gato de la jungla, del que desciende el gato silvestre y de la evolución de éste, por último, surge el gato europeo de pelo corto que hoy conocemos.

Este típico compañero, aunque ha estado acompañando al hombre desde hace miles de años, se caracteriza por tener una personalidad muy fuerte y es muy capaz de desenvolverse muy bien solo. Su instinto de supervivencia, unido a su notable inteligencia, predicen su facilidad para adaptarse a cualquier entorno y sobre todo, para ganarse la confianza de sus amos.

Muchos de estos gatos se criaron en la calle, con los años empezarían a acudir a casas, donde les era fácil encontrar comida: ratones y algún que otro invertebrado. El hombre, a su vez, se beneficiaba de estos cazarratones y les alimentaba cuando se acercaban por allí, en parte para agradecer su tarea y en parte para que no buscasen nuevos territorios de caza. Ha sido una relación perfecta que ha ido evolucionando poco a poco, hasta ahora que conviven en perfecta armonía, aunque no haya ratones por medio, ni casa de campo llena de comida. La compañía y el afecto han sido bien recibidos por estos gatos europeos que se han dejado domesticar a la perfección, pero no hay que dejar a un lado el instinto independiente y cazador de este felino.

Estándar

Características generales. Estamos ante un gato que desde hace miles de años ha sufrido infinidad de cruces y mezclas con otras razas, por eso es muy difícil hablar de un estándar. Comúnmente podemos diferenciar un par de variaciones que poco tienen que ver el uno del otro en cuanto a constitución se refiere. Podemos encontrarnos una variedad con un cuerpo más esbelto, con patas más delgadas y cabeza en equilibrio con su cuerpo; mientras que su vez también otro tipo de variación de esta misma especie, podría lucir un busto más robusto, fornido, con la cabeza más grande y de cuello y patas cortas. Sin embargo, para evitar confusiones, nos basaremos en el estándar que reconoce la FIFe para describir esta raza denominada gato europeo.

Cabeza, cara y cuello. Su cabeza es grande, ancha y de contornos redondeados, sus carrillos están bien desarrollados, sobre todo en el macho. Su nariz es recta, sin ningún tipo de depresión característica, su mentón es firme y sus orejas, de tamaño mediado, se disponen erguidas y bastante separadas la una de la otra. Los ojos de este felino son muy grandes y redondos, separados y suavemente oblicuos. El color debe estar bien definido y acorde con el tono de su pelaje. El cuello es de longitud media y bastante musculoso.

Cuerpo. Su cuerpo es bastante alargado, fuerte y bien musculado. Suele ser ancho y bien desarrollado, más protuberante en el caso de los machos.

Extremidades. Las patas de este típico minino son de longitud mediana, fuertes, sólidas y se afinan regularmente hasta unos pies redondos y robustos. La cola también es de longitud mediana, de base bastante ancha, se afina gradualmente hasta una punta redondeada.

Manto. El pelo original del manto es corto, fino y compacto, con una densa capa de subpelo. La variedad de los tonos en el pelaje puede ser infinita: se reconocen todas las tonalidades y manchas excepto el chocolate, el lila y el colour-point.

Debido a los diferentes cambios que ha sufrido la raza se distinguen diferentes variedades dependiendo del color y su pelaje. El más común dentro de esta raza es el romano o atigrado, con las típicas rayas más oscuras que la base. El jaspeado o el tabby, en el que en su pelaje se pueden distinguir tres rayas oscuras a lo largo de las líneas dorsales, y una mancha en forma de concha de color rojizo o anaranjado. Los pueden haber monocolor, bicolor y multicolor; estos últimos suelen ser hembras y en el caso de que sea un macho probablemente sea estéril.

Carácter

El más independiente

El gato europeo goza de un carácter particular, a diferencia de otras razas gatunas, que probablemente se deba a su pasado callejero. Por esto nos encontramos ante un gato independiente, inteligente y audaz, sus ansias de supervivencia en el pasado han creado un animal fuerte que ha basado su vida en la búsqueda de afecto y comida. Es muy intuitivo y siempre procura estar alerta de lo que pasa a su alrededor, por eso no se mostrará confiado con gente extraña. Se adapta perfectamente a diferentes estancias y cambios pero, sin duda, una casa de campo es el lugar idóneo para este felino al que le encanta cazar.

Un superviviente nato

En su trato con las personas, el gato europeo, ha adoptado una personalidad muy característica. Un animal de fuerte temperamento, aunque la cría y la compañía con el hombre, hace que este fuerte carácter mengüe cuando se trata de un gato domesticado. Es un gato que se volcará en lealtad y mimos hacia su dueño, por ser la persona que le da de comer y le proporciona cobijo; pero es muy desconfiado con aquellas personas a las que no conoce. Siempre se mantendrá alerta y no se fiará de cualquiera, aunque esto suponga una buena ración de mimos. Contrariamente a lo que se pueda pensar, es un gato que sabe apreciar el cariño y cuidados que una persona le puede dar, más que otra raza, por eso es bastante buena para domesticar.

Curioso y astuto

Se trata de un gato de carácter tímido, quizás esta sea la primera referencia para justificar la desconfianza con las personas desconocidas. También su carácter protector y sus ansias por mantener claro cuál es su territorio, son responsables de este comportamiento. Teniendo en cuenta el pasado de este gato, no es de extrañar que le cueste fiarse de una persona que no conoce de nada. Siempre está alerta, es muy astuto y listo, su amo se dará cuenta de esto en cuanto comience a jugar con él. No será fácil que juegue con otros animales o que quiera compartir la casa con ellos, a no ser que se críen juntos desde cachorrito. Es muy decidido a la hora de marcar su territorio y demostrar que es el rey de la casa. Esto no quiere decir que no se pueda llevar bien con otros animales, aunque no debe resultar extraño que no juegue demasiado con otros gatos.

Instinto predador

Estamos ante un cazador de primera. Ha sido domesticado, por tradición, en casas de campo para cazar ratones, aunque hoy en día es una raza que se adapta perfectamente a una casa, siempre preferirá una vivienda con jardín, donde pueda andar a sus anchas. No debería extrañarle a sus amos que desaparezca durante un tiempo; especialmente al atardecer y al alba, ya que es probable que ande cazando alguna presa. Esta tarea no le será complicada por su impetuosidad y agilidad. Son animales con buena forma física que no se cansarán de jugar cuando se lo propongan, pero que no lo harán cuando no les apetezca.

Día a día

Un gato que da poco que hacer

Su sencillo aspecto y su belleza, han hecho que se convierta en una elección segura para muchas personas que buscan un gato normal: cariñoso pero que no agobie, fuerte y vivaz que sepa gozar de la compañía humana, pero no exija ninguna atención especial. Con su sencilla belleza y su inteligente saber estar, no es de extrañar que sea uno de los gatos más populares como animal de compañía.

La dieta

Es una raza fuerte que no necesita ninguna dieta especial ni, por lo general, ningún tipo de complejo vitamínico. Pero es conveniente proporcionarle una dieta equilibrada y completa. Le encanta la leche y la carne, pero no es conveniente abusar de estos alimentos y hay que tratar de que siempre disponga de un buen recipiente con agua fresca.

Salud

Estamos ante un gato muy resistente que no suele mostrar debilidades en cuanto a temas de salud; pero es conveniente acudir a las revisiones que establezca el veterinario, sobre todo en la juventud. A partir de los 19 meses se considera que esta raza se encuentra en edad adulta, siendo la etapa púber, entre los 11 y los 18 meses. Las enfermedades no infecciosas más comunes del gato domestico aparecen a una edad bastante avanzada y son la insuficiencia renal, la miocardiopatía hipertrófica, y como en muchas otras especies, los tumores de diferentes tipos.

También se debe tener en cuenta el tema de la reproducción, ya que se reproduce con más facilidad y frecuencia que otras razas. Por ello es importante, en determinados casos, tener en cuenta la castración o la ovariohisterectomía.

Higiene básica

El gato europeo tiene fama de ser un gato muy pulcro pues se asea constantemente. Si el gato está al aire libre con frecuencia, sería conveniente cepillarlo con bastante asiduidad. Un baño no puede irle mal de vez en cuando, sobre todo, si acostumbra a salir por su cuenta... pero hay que acostumbrarlo desde pequeñito, y también a cortarle las uñas, por si alguna vez fuese necesario.

Productos relacionados