Maine Coon

Peso: de 4 a 10 kilogramos.

Color: varios.

Pelo: semilargo y sedoso sin pelusa lanosa.

Longevidad: 15 años.

Características

Este gato es conocido como el Goliat de los gatos, probablemente porque es un gran gato en todos los sentidos, de hecho es la raza doméstica más grande reconocida por la CFA, la asociación felina más importante. Aunque también es muy conocido por el parecido que guarda su cola con la de un mapache y aunque su aspecto salvaje y su gran tamaño, puedan impresionar a primera vista, no hay que dejarse engañar, ya que este minino es especialmente sociable y perfecto para la convivencia en familia.

Los orígenes del Maine Coon se pueden deducir de su nombre, ya que es una de las primeras razas originarias de Estados Unidos, más concretamente en el estado norteamericano de Maine. Se han barajado varios orígenes fácilmente refutables, por su imaginativa esencia, como que es resultado del cruce entre un mapache. Otra teoría, más fácil de creer es la de que fueron traidos desde Escandinavia, los Vikingos, de ahí su gran parecido con el Bosque de Noruega.

Aunque sus orígenes sean inciertos, de lo que sí estamos seguros es de que sus antecesores empezaron a convivir con el hombre a cambio de comida por cazar ratones en casas de campo. Se trata de gatos que probablemente vivían a la intemperie, de ahí su equipado pelaje suficientemente abultado para protegerlo de las bajas temperaturas.

Si se quiere comprar un Maine Coon, hay que tener en cuenta que se recomienda tratar con criadores que estén registrados en algún club felino y te aseguren que se ha criado correctamente. Al tratarse de una raza de gran valor en las competiciones y de gran demanda, lamentablemente, se dan muchos casos de cría de gatos en jaulas y lugares poco higiénicos establecidos de manera ilegal y sin seguir las normas sanitarias.

Estándar

Características generales. El Maine Coon es un gato de grandes dimensiones, de constitución fuerte y con un pelaje denso y brillante. Su gran tamaño le ha dado el sobrenombre de el 'Goliat de los gatos'. Sus orejas recuerdan a las de un lince y su cola, ancha y espesa, parecida a la de una mofeta.

Cabeza, cara y cuello. Sus ojos son increíblemente impactantes y característicos de la raza. Cabe decir que el color de los ojos no está relacionado con su pelaje, y suelen ser de colores claros e incluso podrían tener un ojo de cada color. Son grandes, ovalados y se disponen oblicuamente una cabeza mediana y bastante ancha. El hocico suele ser oscuro y de forma cuadrada, con la nariz mediana. Las orejas son grandes, anchas en la base y puntiagudas.

Cuerpo. El Maine Coon es un gato con una constitución fuerte y de gran musculatura. Su pecho es ancho y largo. Algunos gatos de esta raza pueden llegar a alcanzar los 14 kilogramos de peso.

Extremidades. Sus patas cubiertas de pelo son largas y musculosas. Sus pies son grandes, redondos y tienen mucho pelo entre los dedos. Su cola, una de las más largas de la especie felina doméstica, es ancha en la base y delgada en la punta, cubierta por un pelaje suave, semilargo y fino.

Manto. Este gato puede presumir de un pelo bello, denso y suave. Su pelo es semilargo y presenta como característica la impermeabilidad de su pelaje. Es denso y sedoso, con una pelusa suave y fina. La densidad del pelo puede ser diferente dependiendo las zonas de cuerpo. En sus hombros el pelo es más corto que en el estómago y los miembros posteriores. Luce un precioso collar de plumas en el pecho de textura especialmente sedoso. En cuanto a los colores, se aceptan toda gama de colores excepto el colourpoint, el chocolate, el canela, el lila y el fawn.

Carácter

Estamos ante una raza que se caracteriza, especialmente, por su bondad y sociabilidad. Es un excelente gato doméstico, por su facilidad a adaptarse a cualquier situación. Es perfecto para convivir con niños, ya que es un animal muy afectuoso y dócil. Le encanta la compañía de la gente e incluso la compañía de otros gatos u otros animales.

Un buen cazador

Le encanta la naturaleza, donde puede correr a sus anchas y cazar, de paso, algún que otro animalillo. Son gatos rústicos que se han adaptado a la vida doméstica con la función principal de cazar ratones, así que no es de extrañar que a este gato le encante sacar de vez en cuando su fiereza natural. A pesar de esto, si en casa vive un Maine Coon podemos estar seguros de que estamos ante un animal bondadoso y muy cariñoso con las personas.

Uno más de la familia

No nos extraña que este precioso felino se convierta en el rey de cualquier casa. Y es que además de su extremada belleza, es un gato muy inteligente, comunicativo y equilibrado. No es especialmente maullador, pero cuando lo hace parece que esté hablando, lo cual es muy gracioso. Como lo es también ver como chapotea en el agua o usa sus patas para comer y beber. Sin duda es un animal muy especial, al que nadie se cansará nunca de mirar.

Día a día

Quiere compañía

Y es que es un animal afectuoso y leal. Aunque le encanten los mimos y las caricias, este gato no se volverá demasiado insistente en este aspecto. Le encanta estar con gente, así que es posible que se pase el día persiguiendo a su dueño, pero su intención no será más que curiosear. Está claro que es un animal muy cariñoso y juguetón, pero también es muy independiente, sobre todo en espacios abiertos.

La dieta

Esta especie necesita una dieta equilibrada rica en proteínas y vitamina A, que se puede encontrar en pienso seco, latas y patés especiales para gatos. Al ser un animal con tendencia al sobrepeso se recomienda no abusar de los patés y las latas.

Salud

De entre las enfermedades más comunes en esta raza se encuentran la displasia de cadera, más frecuente en razas de gatos de tamaño grande y que será más grave si el gato que la sufre tiene sobrepeso, la cardiomiopatía hipertrófica, que en el caso del Maine Coon se hereda a través de un gen dominante, la enfermedad poliquística renal y la atrofia muscular espinal que es la menos frecuente.

Higiene básica

Bastará con cepillarlo 2 ó 3 veces por semana, sobre todo en invierno, para evitar las bolas de pelo. Al contrario de lo que se pueda pensar, su pelo fino no se enreda fácilmente, pero se recomienda suministrarle, de vez en cuando, un preparado de malta o parafina para que pueda purgarse cuando tragan pelo al lavarse.

Crecimiento

Al ver a un Maine Coon te quedarás maravillado por su precioso porte. Su elegancia y grandiosidad apuntalan su papel como el rey de la casa. Al contrario de lo que podemos creer en un principio, crecen muy lentamente, por eso no alcanzan su tamaño máximo hasta los cuatro años.

Productos relacionados