Manx

Peso: de 3,5 a 5,5 kilogramos.

Color: gran variedad de colores.

Pelo: corto pero denso.

Longevidad: de 9 a 18 años.

Características

Salta a la vista que la característica más peculiar de este gato es la ausencia de cola -o su peculiaridad, desde no tenerla a ser muy corta o de media longitud- que, junto a su aspecto redondo, lo hace inconfundible. De curiosa constitución el Manx tiene el cuerpo y la cara rechoncha y sus ojos amables resaltan su carácter bonachón y tranquilo. Para este gato no hay expresión más acertada que 'es una bola de pelo'.

Este gato procede originalmente de la isla británica de Man donde, por supuesto, es un emblema, aunque en Estados Unidos es muy popular. Su origen se remonta más allá del siglo XVIII y por ello se ha perdido la pista de su verdadera procedencia y eso a dado lugar a infinidad de leyendas: se ha dicho de él que perdió su cola cuando se cerró la puerta de El Arca de Noé y que nació de un cruce entre gatos y conejos. Esta última leyenda quizá se gestó porque el Manx, al tener las patas traseras más largas al correr recuerda a un conejo.

El Manx es una de las siete razas conocidas de gatos, junto a otras razas populares como algunos Bobtails o el Cymric, que carecen de cola debido a una mutación que afecta a toda la columna vertebral. De hecho, es recomendable no cruzarlos entre ellos ya que pueden darse malformaciones. Además, aunque no tenga físicamente cola el final de la columna es tan delicada como si tuviera así que hay que ir con cuidado con toquetear esa zona de manera curiosa, cosa que hay que advertir a los niños ya que les llama poderosamente la atención.

Es un gato estable y tranquilo al que no le gustan los sobresaltos y, aunque es muy calmado y reposado, no le gusta estar solo. Aunque no necesite a su dueño para jugar a menudo, su presencia le tranquiliza, aunque solo sea para dormir cerca de él, ya que es cariñoso pero no en exceso.

Estándar

Características generales. Aunque su cuerpo no es especialmente grande sí tiene un aspecto voluminoso a causa de su gran cabeza redonda, su lomo corto, sus fuertes piernas y la ausencia de cola que acaba de dar la sensación de que estamos ante un gato 'redondo'.

Cabeza, cara y cuello. Su cara es redonda, sólida y robusta de cráneo ancho, con dos grandes mejillas repletas. Su mentón es firme y la nariz recta y ancha con una ligera depresión. Sus ojos son grandes y redondos de colores casi siempre intensos y contrastados con el color de su pelaje.

Cuerpo. El cuerpo del Manx es fuerte y musculoso, con pecho ancho y lomo corto. Los hombros son fuertes y sólidos. Tiene un cuerpo compacto, la tripa redondeada y presume de un torso fuerte y muy potente. El cuerpo está cubierto por un manto denso que hace que sus formas parezcan aún más robustas y redondeadas.

Extremidades. Tiene unas patas fuertes pero muy cortas, más largas en la posición trasera que en la delantera y reposan sobre pies redondos y firmes. No tiene cola o es muy corta y hay tres acepciones generales para este tipo de casos: Stumpy cuya cola no debe superar los 3 centímetros; Rumpy, sin cola y con un hueco al final de la columna vertebral: y Taily con una cola larga pero enroscada. En las exposiciones solo se aceptarán ejemplares de los dos primeros tipos. Las colas no son bienvenidas.

Manto. Su pelo es corto, tupido y con pelusa abundante. Es tan denso que parece acolchado como una alfombra. Respecto a los colores acepta toda clase de color, tanto denso como suave y también lo podremos encontrar toda clase de patrones en su mando.

Carácter

El Manx es tímido pero afectuoso. Algo retraído con los desconocidos, pero seguidor número uno de su amo del que espera un trato recíproco. Es un animal muy listo y aprenderá rápidamente lo que se le quiera enseñar, eso sí, siempre que le interese. Y claro está, si algo le conviene intentará averiguar cómo conseguirlo con muchas posibilidades de triunfo.

Gato de un solo dueño

Suele repartir su afecto entre pocas personas y un gran tanto por cierto se lo va a llevar aquel que él considere como su amo. Eso no significa que con los demás se lleve mal; de hecho, evita problemas, y si alguien no le gusta sencillamente le ignora. Respecto a los niños este gato no encarna ningún peligro, pero lo más seguro es que acabe escondido en algún lugar donde estar tranquilo para evitar que lo consideren un peluche y, sobre todo, que se pongan a investigar sobre su ausencia de cola.

Dulce pero no empalagoso

Este gato es meloso, cariñoso y le gusta la buena compañía así que lo encontrará a menudo o bien cerca de usted o en su regazo pero es más por su propia comodidad que por ser empalagoso. Su voz es dulce así que aunque sea algo hablador su timbre de voz no es molesto.

Ancas poderosas

Salta a la vista que sus patas traseras son perfectos muelles para que este animal sea capaz de dar grandes saltos y subirse a cualquier lugar que le haya llamado la atención. Además, sus poderosas patas anteriores mostrarán su fortaleza si se es testigo de cómo se lanza sobre una presa en un instante: ¡Zas! Estará encima de ella.

Día a día

Es indiferente si vive en interiores o exteriores ya que aprovechará con creces las virtudes de ambos tipos de hogares. Su carácter manso y reposado hará que disfrute de un hogar cálido y confortable, pero por el contrario una casa con salida al exterior le permitirá utilizar sus potentes extremidades traseras para cazar a algún animalillo y sus escapadas le ofrecerán le posibilidad de poner en práctica su fantástica orientación.

La dieta

Su ya de por sí aspecto rechoncho nos debe tener al tanto de que no coma más de lo necesario. Al margen de vigilar su peso y volumen, el Manx puede llevar la dieta que podría llevar cualquier gato común y mantener un buen estado de salud.

Salud

Es un animal fuerte y sano, ello le ha dado la característica de ser longevo. Existe un problema en esta raza conocido como el Síndrome Manx que está relacionado con el gen que produce las diferentes morfologías de la cola. Este gen provoca un acortamiento de la columna vertebral y, en consecuencia de la longitud de la cola. Si se cruzan dos ejemplares sin cola, sus crías pueden presentar esta patología, al tener el gen tanto del padre como de la madre, que puede provocar espina bífida, deformación sacrocaudal y toda una serie de malformaciones vertebrales que afectan a la función de la médula espinal provocando megacolon, parálisis intestinal, alteraciones urinarias graves y prolapso de recto. Algunos de estos gatitos pueden no alcanzar los 3 años de edad. También esta raza está más predispuesta a la distrofia corneal.

Higiene básica

La frondosidad de su pelo podría significar grandes cantidades de pelo muerto en la muda así que más que un cepillo, lo que el dueño va a necesitar es un buen aspirador en casa. No necesita un cepillado frecuente para eliminar el pelo muerto pero nunca está de más dárselo sobre todo en periodos de muda.

Productos relacionados