Ocicat

Peso: de 5 a 7 kilogramos.

Color: capa moteada que admite marrón, chocolate, lila, azul, canela, fawn y variedades silver.

Pelo: corto, fino y satinado.

Longevidad: de 16 a 19 años.

Características

Para alcanzar el origen de este precioso gato, nos deberíamos remontar a los años 60, al estado de Michigan, EEUU. Cuando la criadora Virginia Daly, cruzó un siamés con una gata cruce de siamés y abisinio. Más tarde también se cruzaría con gatos americanos de pelo corto. El posterior resultado: una nueva raza que combina a la perfección el comportamiento doméstico y cariñoso del siamés, con un aspecto de precioso felino salvaje. De hecho, su aspecto recuerda mucho al de un ocelote, de ahí su nombre: Ocicat.

Es un gato de porte exótico que ha deleitado a los amantes de los gatos desde su aparición por primera vez, y aunque tuvieron que pasar varios años para que esta raza fuera reconocida – la FIFe lo aprobó en 1992- no deja de tener demanda. No es de extrañar, pues se trata de un gato enteramente doméstico con la apariencia de un animal salvaje. Es juguetón, cariñoso y convive perfectamente en una casa pues sus instintos más salvajes, quedaron muy atrás para recibir a uno de los gatos más interesantes y preciosos.

Esta raza ha sido criada con mucho esfuerzo. Aún, hoy en día, hay muy pocos criadores ya que el cruce es muy delicado y complicado, y es que conseguir el aspecto usual de un lince en un gato doméstico no es tarea fácil. Quien tenga un Ocicat como compañero puede estar seguro de tener un animal muy valioso, que no le defraudará como mascota y dejará boquiabiertos a todos los que le visiten.

Estándar

Características generales. La principal característica de este gato, semejante a un ocelote, es su manto moteado. Originaria del Abisinio, el Siamés y el Americano de pelo corto, es la única raza creada por el ser humano que emula a los gatos salvajes, sin haber utilizado para su cruce ningún gato salvaje propiamente dicho. Su mirada curiosa es otra de las características físicas que hace que parezca que estemos ante un animal exótico. El Ocicat es un gato grande y musculoso, de aspecto salvaje. Las patas son medianas y robustas. La cabeza de contornos redondeados y de hocico ancho. Las orejas, con pinceles de lince; los ojos grandes y almendrados para los que se admiten todas las tonalidades excepto el azul; el pelo corto, fino y satinado y la capa moteada admite marrón, chocolate, lila, azul, canela, fawn y variedades silver.

Cabeza, cara y cuello. Su cabeza es ligeramente triangular, con contornos redondeados, hocico ancho y con una ligera curva a la altura de los ojos. Las orejas, curiosas, recuerdan a las de un lince por los pelos en forma de pincel que sobresalen por la parte superior. Sus ojos grandes y en forma de almendra se disponen de forma oblicua en una cara de claras formas redondeadas. El color de los ojos puede variar y se aceptarán todos los colores menos el azul.

Cuerpo. Es un animal de tamaño mediano, fuerte, de cuerpo musculoso y de apariencia salvaje. Es bastante largo y de porte atlético de osamenta fuerte. Su pecho es ancho y musculado.

Extremidades. Las patas son de atura mediana, en equilibrio con su cuerpo, muy musculosas y bien desarrolladas, siendo las traseras suavemente más altas que las delanteras. La cola se caracteriza por ser bastante larga y ligeramente afinada hacia una punta oscura.

Manto. El Ocicat tiene un pelo corto pero lo suficientemente denso para contener varias capas de diferente color. Este pelo fino, liso y brillante está adornado por unas curiosas motas que admiten los siguientes colores: marrón, chocolate, azul, canela, fawn y variedades silver. Los tonos más claros se mostrarán en la cara, el mentón y el maxilar inferior. Mientras que las más oscuras cubren sus patas, cara y cola.

Carácter

A pesar de su exótica apariencia este animal se caracteriza por su bondad y sociabilidad. Se adapta muy fácilmente a cualquier situación y es perfecto para convivir con niños ya que es un animal muy dócil. No nos dejemos engañar, es un estupendo animal doméstico muy fácil de mantener y de enseñar.

Padre de familia

Si hay algo que caracteriza a esta raza de gatos, en especial, es el trato que tiene el padre con las crías. Éste participará durante todo el proceso de cría y crecimiento. Se dice, incluso, que en muchos casos, es el propio padre el que se encarga de cortar el cordón umbilical con sus propios dientes. ¡Qué nadie diga que no es todo un padrazo!

Fáciles de enseñar

El Ocicat tiene fama de ser muy fácil de entrenar. Le encanta jugar con su amo, y si le pide que haga algo acabará haciéndolo solo por complacerle y ganar así unos cuantos mimos extra. Aprenden muy fácilmente las reglas de la casa, enseguida conocen los juegos preferidos por sus amos, como traer cosas o saltar sobre algún obstáculo. Algunos inclusive aprenden a ir con correa por la calle, como si fueran un perro. No es de extrañar que sea una de las razas preferidas por los entrenadores de animales.

Día a día

Siempre acompañado

A este animal le encanta la compañía, tanto humana, como de otros gatos u otros animales. Hay que tener en cuenta que las otras mascotas no sean pequeños roedores o aves, ya que con su hiperactividad e instinto animal, puede acabar cazándolas. Aparte de esto, es muy dócil y juguetón así que es la compañía perfecta para niños. No le gusta quedarse solo durante mucho tiempo, pues es un animal bastante dependiente, así que si la familia se mueve mucho es major plantearse la posibilidad de acostumbrarlo a viajar desde pequeño. Es capaz de adaptarse a la perfección.

La dieta

Necesita una dieta equilibrada. Al ser un gato hiperactivo sería recomendable una dieta rica en proteínas y vitaminas. Es muy importante que le tenga siempre preparado un buen recipiente con agua fresca.

Salud

No se le atribuyen enfermedades características de la raza, aunque necesitará, como todo animal, de las atenciones habituales: dieta equilibrada, vacunación, control de parásitos… Al tratarse de una raza que se originó del siamés y el abisinio, las diferentes líneas del Ocicat pueden tener más tendencia a algunas enfermedades que son más frecuentes en esas dos razas, como la amiloidosis y la cardiomiopatía hipertrófica. También tienen bastante tendencia a acumular sarro dental y sufrir gingivitis.

Higiene básica

En principio no necesita demasiada atención, aunque se le puede bañar usando champús y aceites especiales que harán que resalte más el brillo de su manto. Los hay de diferentes marcas y para diferentes tipos de tono: para los plateados, los marrones… Todo un mundo.

Productos relacionados