Oriental Longhair

Peso: de 2,5 a 5 kilogramos.

Color: varios.

Pelo: semilargo, fino y sedoso, sin subpelo lanoso. El color varía en patrones unicolor, bicolor, smoke y tabby.

Longevidad: de 14 a 18 años.

Características

El Oriental de pelo largo aparece en la década de los 80 del siglo XX, producto del cruce entre un balinés y un oriental de pelo corto, aunque ya en el siglo anterior fueron referidos en Inglaterra como una variedad del angora, por eso en un principio se le llamó Angora Británico. No fue hasta 1998 cuando la TICA le otorga un estándar de raza, aunque en Europa no es demasiado popular todavía.

Como en las demás raza del grupo de los siameses, su cuerpo es largo y esbelto. No se diferencia del balinés prácticamente sino por el color de su manto. Son también inteligentes y sociables, se trata de un animal muy hablador al que le encanta estar rodeado de gente, sobre todo si le hacen caso.

Al Oriental de pelo largo también se le conoce como Javanés, Mandarín o, de manera más espontánea, Cucú -por el apodo que se le dio al gato del cual desciende esta raza-. Se trata de un gato hiperactivo que no se cansará de jugar y menos de recibir cariños a cada momento. La diferencia con los orientales de pelo corto no es solo el tamaño de su pelaje, si no también su carácter que, aunque en rasgos generales son muy similares, hay que tener en cuenta que esta variedad es mucho más sensible al estado de ánimo de sus dueños, de este modo no resultará tan insistente cuando note que usted está cansado.

Estándar

Características generales. Es un gato de pelo semilargo y del tipo oriental, es decir, de cuerpo esbelto, alargado y con cabeza en forma de cuña. La diferencia del balinés y el oriental de pelo corto es el color del manto, las posibilidades de éste son las mismas que en el caso del oriental de pelo corto, variantes en unicolor, en bicolor, smoke y tabby.

Cabeza, cara y cuello. La cabeza es mediana de forma triangular con el vértice en la punta del mentón. El perfil es largo y continuo, sin ningún tipo de depresión brusca, aunque puede ser ligeramente convexo. El hocico es muy fino y estrecho que acaba en un mentón muy firme. Las orejas son característicamente orientales, grandes y terminadas en punta. Los ojos de este minino son de forma almendrada, muy separados el uno del otro y se colocan en su rostro de manera oblicua. El cuello es largo, delgado y suavemente arqueado.

Cuerpo. Su cuerpo es largo y en forma de tubo. Muy estilizado, delgado pero musculoso y su osamenta es fina y delicada. Los hombros y las caderas son de la misma anchura, como su compañero de pelo corto.

Extremidades. Sus patas son también de osamenta fina, largas y delgadas. Sus pies en forma ovalada son más bien pequeños. La cola es igualmente larga, pero cubierta de suave pelo y se va afinando de la base a la punta.

Manto. Se caracteriza por tener un pelo fino y sedoso, de longitud semilargo, ligeramente más largo en el cuello, la cadera y la cola. No es demasiado denso ya que carece de subpelo lanoso. Los colores del pelaje varían tanto como en la variedad de pelo corto, principalmente los unicolor en blanco, negro, azul, chocolate, lila, rojo, crema, canela y fawn, igualmente en los bicolor que combinan los mismos colores entre sí, como en el caso de los patrones smoke y tabby –atigrado- que son muy comunes en el manto de estos gatos.

Carácter

Tiene el carácter y el temperamento característico de los gatos orientales. Es muy sociable, inteligente y vivaz. Es un compañero muy leal y seguirá a su amo allá a donde vaya pidiéndole juego y mimos. Es un gran saltador, le encanta hacer piruetas y gracias a sus largas extremidades, cuando salta parece que no le cueste nada hacerlo. Aunque es un gato que se adapta perfectamente a las casas, sobre todo si está llena de gente, disfruta mucho de las actividades al aire libre.

Compenetrado con su amo

Hay una cosa que llama poderosamente la atención cuando se habla del carácter de este felino. Es un gato que siempre que pueda andará detrás de su dueño, esperando mimos y juegos constantemente. Pero cuando su dueño se canse de sus fiestas y maullidos, él lo interpretará rápidamente dejando de molestar a su dueño y optar por una actividad más sedentaria.

Un atleta de pelo largo

Este gato goza de la agilidad y destreza de sus compañeros orientales. Es capaz de saltar al sitio más alto de la casa, como si no le costara nada hacerlo. Además, como le encanta cotillear y curiosear, siempre buscará el lugar donde mejor pueda hacerlo, aunque esto suponga un par de peripecias. Además no dudará en mostrarle a su dueño la destreza en los saltos y en el juego, con tal de llamar su atención.

Día a día

Un remolino en casa

Tiene un carácter altamente hiperactivo, si fuera por él no pararía una segundo. Por eso es perfecto para la convivencia en familia, cuanto más numerosa mejor, y a ser posible con algún espacio al aire libre para que pueda disfrutar a sus anchas. Su inteligencia, unida a su hiperactividad, hace que sean incluso capaces de abrir cajones y sacar lo que se le antoje.

La dieta

Se recomiendan los alimentos secos para su día a día, pudiéndole dar también otro tipo de alimentos esporádicamente. Siempre deberá tener a mano un recipiente lleno de agua fresca.

Salud

Este gato es muy friolero y, al carecer de subpelo lanoso, es muy propenso a resfriarse produciéndole tos, apatía y dificultad en la respiración. Por eso hay que tener cuidado con las corrientes de aire que le puedan afectar y se recomienda no bañarlo a no ser necesario. También es común que su cola, de manera aislada, se vuelva grasienta por la excesiva segregación de las glándulas sebáceas. Si esto pasa, es conveniente llevarlo al veterinario para que le pueda prescribir el tratamiento necesario.

Higiene básica

Como carece de subpelo, es decir que su manto es fino, no necesitará demasiados cuidados, bastará con cepillarlo casi diariamente para evitar la acumulación de pelo.

Productos relacionados