Somalí

Peso: de 3,5 a 5 kilogramos.

Color: azul, sorrel y fawn.

Pelo: semilargo.

Longevidad: de 8 a 16 años.

Características

El gato Somalí es una de las razas de gatos domésticos más antiguas que se conocen. Al igual que ocurría con el Sagrado de Birmania, sus orígenes están recogidos en diferentes leyendas y cuentos que intentan dar explicación a su procedencia. Una de esas leyendas nos remonta al Antiguo Egipto y nos explica que el gato Somalí desciende directamente de los gatos sagrados de Egipto. De hecho si observamos algunas de las figuras o murales de la época podremos observar que el gato Somalí guarda una asombrosa similitud con el gato sagrado egipcio, de todos modos parece que simplemente se trata de una leyenda.

Otros datos apuntan a que el origen del gato Somalí proviene de Abyssinia -actual Etiopía-. Se dice que hacia 1868 unos soldados británicos se llevaron consigo desde estas tierras lejanas a Inglaterra un ejemplar de gato llamado Zula. Posteriormente este gato podría haber dado lugar a ejemplares precoces de gato Somalí. No hay datos contundentes que confirmen esta idea, pero lo que sí está claro es que el gato Somalí fue traído de Etiopía y la raza desarrollada y purificada en Inglaterra y Estados Unidos.

Los datos concretos que se tienen sobre el gato Somalí apuntan a que fue en Canadá, Australia y Nueva Zelanda, alrededor de los años 50 cuando ejemplares de gatos Abisinios -que habían llegado por primera vez a Estados Unidos en 1900- se empezaron a mezclar con gatos Siameses y Persas para intentar mejorar algunos aspectos. Sin querer se desarrollaban ejemplares de Abisinios con pelo semilargo a los que se les consideraba como animales sin pedigrí. Finalmente una década después, al ver que periódicamente seguían naciendo crías con pelo semilargo se decidió apartarlas para intentar mejorarlas y reconocerlas como raza aparte. Esto se consiguió en 1979 por la CFA y en 1982 por la FIFe.

Estándar

Características generales. El gato Somalí es un gato de pelo semilargo que posee una belleza especial. Su pelaje de tonos cálidos tiene una textura muy suave y fina. Suelen ser gatos de tamaño medio que no alcanzan grandes proporciones de peso pero mantienen un aspecto atlético y musculoso. A pesar de esta corpulencia se mueven de manera elegante, grácil y rápida manteniendo la espalda ligeramente arqueada. Otro aspecto singular de esta raza son sus ojos almendrados y vivos, generalmente de color verde o ámbar y delineados como si de un eye liner se tratara. Su cola, curiosamente singular y similar a la de un zorro, es larga y muy frondosa, cosa que le confiere un aspecto de gato más salvaje.

Cabeza, cara y cuello. Su cabeza es de tamaño mediano y tiene forma de cuña ligeramente ancha en la parte superior configurándole una frente abombada. Su nariz es mediana y no demasiado larga ni afilada. Sus ojos almendrados y de colores ámbar o verde están bordeados por una línea más oscura que le proporciona un efecto eye liner y le da una mirada muy expresiva. Sus orejas son anchas en la base y de puntas redondeadas. El cuello proporcional y firme le da un aspecto elegante y grácil.

Cuerpo. De complexión media pero aspecto corpulento y atlético con la espalda ligeramente arqueada proporcionándole así un porte elegante. Su cola tipo zorro es larga y puntiaguda, de anchura superior en la base y frondosa en su extremo.

Extremidades. Posee unas patas fibrosas y musculosas aunque finas y largas. Sus manos y pies son redondeados y pequeños dándole un aspecto equilibrado.

Manto. Generalmente semilargo en el cuerpo -vientre, pecho y espalda- y ligeramente más corto en la parte de la cabeza. La finura y densidad del pelo le confieren una textura sedosa y muy agradable al tacto. El dibujo del pelaje es ticking con 2 ó 3 colores en cada pelo y puntas más oscuras. Existen diversas variedades como la salvaje o ruddy -líneas negras y anaranjadas-, azul -bandas en grisáceo azulado y en crema-, sorrel -chocolate y melocotón-, y el fawn -con bandas oscuras y beige-.

Carácter

El gato Somalí es por norma general un gato activo, leal y bastante inteligente. Es un explorador nato al que le encanta inspeccionar las estancias de la casa y todos los misterios que entrañan sus recovecos. Se trata también de gatos juguetones y cariñosos. Les encanta jugar con los más peques de la casa y tener siempre a mano sus juguetes favoritos con los que puede pasarse horas y horas entretenido. Su rasgo más característico es su viveza y energía así como su instinto cazador. Puede ser que nos sorprenda de vez en cuando escapándose a explorar el jardín o el vecindario, eso sí, si en el exterior hace frío no dudará en quedarse en casa calentito.

Gatos muy activos

Curiosamente se les conoce como los gatos de las 'preposiciones'. Esto se debe a que son unos pequeños exploradores ya que pueden estar arriba, bajo tus pies, al lado, detrás de la silla, en la habitación, entre las cortinas, tras el sofá… pueden explorar y curiosear todo lo que se les antoje sin descanso. Son gatos sorprendentemente muy activos, siempre alerta y muy ágiles. Es recomendable que tengan juguetes y artilugios varios para poder quemar esa energía gatuna y sean gatos felices y satisfechos.

Un cazador nato

Al tratarse de gatos tan activos no es de extrañar que les guste salir de vez en cuando de caza, pero no teman, es un gato muy inteligente que siempre vuelve a casa. El gato Somalí posee este instinto cazador nato que no puede controlar y es muy probable que de vez en cuando se escape al mundo exterior y vuelva con alguna pequeña presa entre sus garras: un saltamontes, un ratoncito o alguna que otra delicatessen. Es muy importante permitir que su gato disponga libremente de sus escapadas para que pueda obedecer a sus instintos y gastar un poco de esa energía desbordante característica del gato Somalí.

Día a día

Un poquito celoso

Si optamos por tener un gato Somalí en casa es preferible que no tengamos otros animales domésticos u otras razas de gato ya que podría ser contraproducente. A pesar de que son gatos sociables y amables les gusta tener todo el cariño de su dueño en exclusiva, no les gusta compartirlo. Incluso es muy probable que en alguna ocasión se meta en su cama pidiendo un poquito más de atención y afecto.

La dieta

Al ser gatos tan activos requieren de una alimentación muy equilibrada y sobre todo rica en Vitamina A. También es importante que el animal disponga siempre de su cuenco de agua fresquita y limpia para poder hidratarse después de sus escapadas y exploraciones.

Salud

Se trata de una raza sana y fuerte que no comporta ninguna enfermedad ni afección característica así que con las revisiones rutinarias al veterinario será suficiente. Aun así, se ha descrito una mayor tendencia de la raza a ciertas enfermedades como la amiloidosis renal -provoca un fallo progresivo de los riñones- y la gingivitis crónica -inflamación de las encías como reacción a la placa dental-.

Higiene básica

El gato Somalí requiere de unos cuidados básicos de higiene como son el cepillado y el baño periódicos. Al igual que otros gatos de pelo semilargo es conveniente cepillarlo regularmente con un peine metálico haciendo movimientos ascendentes y descendentes. De esta manera evitaremos que se formen esos incómodos y antihigiénicos nudos o que el animal ingiera demasiado pelo y se le formen bolas en su aparato digestivo.

Productos relacionados