Sphynx

Peso: de 3,5 a 7 kilogramos.

Color: cualquier color y dibujo es aceptado.

Pelo: no tiene, su cuerpo está recubierto de piel con un fino vello.

Longevidad: de 10 a 15 años.

Características

Este peculiar gato de cuerpo desnudo tiene sus orígenes en el año 1966 cuando en Ontario –Canadá- nació una cría sin pelo fruto de la unión de un gato blanco y uno negro. A esta cría se le llamó Prune debido a sus particulares pliegues y arrugas alrededor de su cuerpo. Posteriormente, se intentó aparear con otros gatos para producir crías que mantuvieran esa misma característica, pero al tratarse de un gen recesivo el que producía esta anomalía, fue difícil que todas las crías nacieran sin pelo. Las que finalmente nacieron igual que Prune se las denominó gatos canadienses sin pelo o gatos esfinge debido a la similitud compartida con las esculturas egipcias.

De 1975 a 1978 se presentaron tres casos de gatos similares a los de 1966. Se encontraron en Minnesota y Toronto tres crías de gato sin pelaje. Sin embargo, a pesar de los datos expuestos, muchos son los indicios que nos indican que la anomalía de este gato existió mucho antes. Se dice que los antiguos aztecas, amantes de los animales, solían criar gatos e incluso perros sin pelo.

Por lo tanto, probablemente la mutación de este gen recesivo se dio hace mucho tiempo pero se fue conservando precariamente hasta que los criadores de gatos que encontraron lo que ellos denominaron como primer ejemplar, lo empezaron a criar y mantener.

Sea como fuere, gracias a estos criadores y al interés generado alrededor de esta raza tan peculiar, se consiguió perpetuar la raza y evitar que se extinguiera. Actualmente hay varios miles de Sphynx registrados en todo el mundo y es que quizá su aspecto tan controvertido ha convertido al Sphynx en uno de los gatos más populares.

Estándar

Características generales. El Sphynx es un gato de una apariencia espectacularmente llamativa y fácilmente reconocible. Se trata de un animal de tamaño mediano y alargado. Su cuerpo no está recubierto de pelaje si no de una piel con vello muy fino y con muchos pliegues, sobre todo en el hocico, orejas, hombros y patas. Posee una cabeza de líneas angulosas con unos pómulos salidos y huesudos. Sus orejas son grandes en relación con el tamaño pequeño de la cara y bien separadas. Sus ojos, generalmente azules, tienen forma de limón.

Cabeza, cara y cuello. De forma triangular y angulosa, alargada y estrecha. Sus ojos son muy grandes en comparación con su pequeña cabeza y tienen forma de limón. Su nariz es corta y sus orejas grandes y separadas. Su cuello es de largo medio, musculoso y más ancho en los machos que en las hembras.

Cuerpo. Al no tener pelo su cuerpo se puede apreciar perfectamente: Alargado, musculoso y firme. Posee un peculiar abdomen y pecho redondeados.

Extremidades. Sus patas son alargadas, las traseras más que las delanteras. Sus pies son ovales y presentan almohadillas plantares más gruesas que en el resto de las razas. Estas almohadillas hacen que parezca que el gato camina sobre cojines de aire. Su cola es estilizada y de base más ancha.

Manto. No posee manto. Es su rasgo más característico y singular. Tiene el cuerpo recubierto de una piel con un finísimo vello que al tacto da la sensación de estar tocando ante caliente o una gamuza tibia. Tiene también unas distintivas arrugas en el hocico, entre las orejas y alrededor de los hombros.

Carácter

El gato Sphynx es un gato que pudiera resultar casi en exceso cariñoso y mimoso. Es un gato que, a pesar de su apariencia de gato arisco o distante, es de lo más juguetón, inteligente y afectuoso.

Paz y amor

Es un gato muy tranquilo y raramente se muestra agresivo por lo que le resulta muy fácil convivir con otros animales domésticos. Se muestra relajado y cariñoso, paciente con los niños y extremadamente cariñoso con su dueño. Seguramente no traerá ningún conflicto al hogar, no importa si en este viven otros gatos o perros o si incluso su familia tiene niños. Este gato será un remanso de paz y amor para todos.

Las apariencias engañan

Por su apariencia pudiera parecer que el gato Sphynx es un gato frío o arisco, incluso soso, pero nada más lejos de la realidad. Se trata de un gato muy cariñoso y juguetón. Le gusta trepar por toda la casa, saltar y hacer travesuras con todo aquello que le resulta curioso. Es un minino mucho más dulce y alegre de lo que pudiera parecer.

El mimosín

Le encanta que estén por él, y es que es tan afectuoso que necesita que le den las mismas dosis de amor que él ofrece. No le gusta la vida en solitario y necesita cariño incansablemente cosa que pudiera hacer de él un gato un tanto dependiente, pero en realidad es tan mimosín que nadie es capaz de negarle una carantoña o un achuchón.

Día a día

Le gusta la vida hogareña y vivir en familia bien acompañado. No le importa compartir el espacio con otros animales de compañía, eso sí, es un gato un tanto dependiente que requiere mimos y atenciones. Le gusta hacer travesuras e investigar los recovecos de la casa trepando aquí y allí en busca de más juego y diversión.

La dieta

La alimentación es un aspecto que hay que cuidar especialmente y es que al gato Sphynx le gusta comer. Su dieta deberá ser equilibrada y calórica ya que al no tener manto que recubra su cuerpo consume más cantidad de calorías para poder mantener su particularmente alta temperatura corporal. Pero cuidado, es un gato un poquito goloso y puede tener sobrepeso si no se le controla.

Salud

Es un gato que puede parecer extremadamente frágil por su ausencia de manto y su ligera delgadez, pero en realidad se trata de ejemplares sanos y robustos. Las únicas precauciones que se deberán tener en cuenta son las de no tenerlo expuesto a temperaturas demasiado bajas ya que al no tener pelaje no puede protegerse del frío. También hay que ser precavido con su exposición al sol ya que puede ser que su piel se queme, se le oscurezca la piel o le salgan pecas. Genéticamente, está predispuesto a la cardiomiopatía hipertrófica, que es una enfermedad del corazón que se manifiesta en la edad adulta.

Higiene básica

Otra peculiaridad de su piel es que al transpirar suele producir mucho sebo, por eso habrá que vigilar asiduamente su higiene y bañarlo dos veces al mes -y una vez por semana en verano-. Para ello es recomendable utilizar un champú más suave y especial para este tipo de animal. El hecho de que este gato no tenga pelo en los oídos provoca que sus oídos segreguen también más cerumen para protegerlos mejor, por lo tanto habrá que cuidar especialmente la higiene de las orejas limpiándolas con frecuencia.

Productos relacionados