10 alimentos malos para los perros

10 alimentos malos para los perros

Son muchos los alimentos que, aunque son aptos para el consumo humano, no lo son para el de tu perro. Los alimentos malos para perros pueden poner en grave peligro su salud, tanto por los problemas digestivos que pueden causarle, como por su potencial tóxico. Para evitar que corras riesgos innecesarios, te contamos qué ingredientes habituales en la despensa de las personas son perjudiciales para tu compañero.

El tipo de toxicidad o daño que algunos alimentos pueden causarle a tu peludo depende de muchos factores, como la dosis que ingiera, el nivel de tolerancia que tenga a ese tóxico, el peso del animal, su metabolismo, las diferentes hipersensibilidades o intolerancias que pueda tener o su estado de salud. Dicho esto, hay ciertos ingredientes que debes evitar que coma a toda costa.

 

 

LOS 10 ALIMENTOS MALOS PARA LOS PERROS MÁS HABITUALES

 

Los alimentos que más frecuentemente provocan daños y toxicidad en los perros son los siguientes:

 

LAS UVAS Y SUS DERIVADOS

Las uvas, las pasas y demás derivados de esta fruta común, como podrían ser el zumo de uva o el pan de pasas, son un alimento malo para los perros que puede tener un nivel de toxicidad muy grave.

 

Según varios estudios realizados, comerlos afecta fundamentalmente a su función renal (y también a la de los gatos y los hurones). Los síntomas frecuentes de la intoxicación por uvas en perros incluyen la anorexia, el dolor abdominal, los vómitos y diarreas, el letargo, la deshidratación, el aumento de la sed, las alteraciones en la producción de orina y, si el problema no es tratado, la insuficiencia renal aguda, que puede llegar a ser fatal.

 

Por eso es importante que te asegures de que su alimentación no contenga uva ni derivados de esta. Solo tienes que revisar los ingredientes y verificar que no ponga uva (o derivados) ni vitis vinifera.

 

Aunque la tolerancia de cada animal es distinta, independientemente de la cantidad que haya comido y del peso y la edad que tenga tu perro, si ha ingerido uvas o derivados es fundamental que contactes con tu veterinario cuanto antes para que pueda tratar la situación lo más rápidamente posible.

 

Los tratamientos de emergencia suelen basarse en el uso de fármacos para provocar el vómito, para que el cuerpo no absorba tanta cantidad del tóxico, así como la administración de líquidos intravenosos. Una vez en casa, en función del daño que este alimento le haya causado al perro, puede ser necesario darle una dieta específica renal y un tratamiento farmacológico.

 

 

EL AJO Y LA CEBOLLA

Estos dos ingredientes contienen compuestos azufrados que pueden intoxicar a tu perro, incluso algunos días después de que los haya comido.

 

La toxicidad de estos alimentos malos para perros se manifiesta con síntomas como las alteraciones gastrointestinales (vómitos, diarreas y dolor abdominal) y cuadros típicos de la anemia, como que tu compañero tenga las mucosas pálidas, debilidad, alteraciones de la frecuencia respiratoria y cardiaca y sangre en la orina.

 

 

EL CACAO (Y POR TANTO EL CHOCOLATE)

El cacao contiene un componente llamado teobromina que es tóxico para tu perro. Las consecuencias que puede tener que tu compañero lo ingiera dependerán de la cantidad ingerida y del tamaño del animal. Si lo que ha comido es chocolate, cuanto más negro o puro sea, mayor cantidad de cacao contendrá y más tóxico resultará.

 

Comer este alimento malo para los perros puede causarles alteraciones gastrointestinales, hiperactividad, aumento del ritmo cardiaco, convulsiones e incluso la muerte. Por eso es tan importante que lo mantengas fuera de su alcance.

 

 

EL CAFÉ Y EL TÉ

Al igual que sucede con el cacao, ingerir uno de estos productos típicos del consumo humano puede ser muy tóxico para tu perro, especialmente si es en forma de granos de café, de bolsita de té o en el caso de algunos suplementos que los contienen.

 

La intoxicación por té o café puede provocarle vómitos y diarreas, alteraciones del sistema nervioso como la hiperactividad, los temblores y las convulsiones, y del sistema cardiaco.

 

 

EL ETANOL O ALCOCHOL ETÍLICO

Además de las bebidas alcohólicas o productos químicos como el anticongelante para los coches, los productos alimenticios fermentados que contienen etanol, como las manzanas muy maduras o la masa de pan cruda, pueden ser muy tóxicos para tu compañero.

 

Los síntomas más frecuentes que puede presentar tu perro si ha ingerido alcohol etílico son las alteraciones del sistema respiratorio, daños en el hígado, incoordinación, convulsiones o sedación, que puede llegar incluso al coma. 

 

 

LOS HUESOS

Aunque les gusten, los huesos suelen ser un alimento malo para los perros, ya que pueden causarles daños de distintos tipos.

 

Por eso es importante que tengas cuidado con el uso de huesos en su dieta, especialmente si están cocinados o son finos o demasiado pequeños, ya que pueden provocarle serios problemas a lo largo del tubo digestivo, como heridas y úlceras en la boca, perforaciones gastrointestinales, etc. Sin olvidar el riesgo de asfixia que conllevan los huesos de tamaño no adecuado.

Aunque les gusten, los huesos suelen ser un alimento malo para los perros.

 

LA SAL

Darle alimentos con mucha sal a tu compañero o que él los tome sin que te des cuenta puede desequilibrar su presión sanguínea y producirle alteraciones gastrointestinales o cardíacas, además de interferir en el buen funcionamiento de sus riñones.

 

 

LA LECHE

La leche debe ser utilizada con precaución en la dieta de los perros adultos ya que, a menudo, la enzima de su cuerpo encargada de degradar la lactosa está menos activa que en los cachorros, cosa que se traduce en que tu compañero no pueda digerir este alimento correctamente.

 

La ingestión de leche puede provocarle alteraciones gastrointestinales como diarrea y deshidratación.

 

 

Además de estos 10 alimentos, existen otros muchos que, aunque de forma menos frecuente, también pueden ser indigestos o tóxicos para tu compañero. Entre ellos se encuentran los huesos de las frutas que contienen pequeñas dosis de cianuro (como los huesos de aguacate y albaricoque), algunas semillas y frutos secos como las nueces de macadamia o las almendras, el xilitol, la mostaza y algunos tipos de setas.

 

 

Si sospechas que ha ingerido alguno de estos alimentos malos para los perros, no dudes en contactar con tu veterinario lo más rápidamente posible para que pueda orientarte e iniciar un tratamiento inmediato y adecuado. 

 

Además, es recomendable que consultes con tu veterinario antes de ofrecer a tu perro cualquier alimento nuevo que no sea específico para él, especialmente si tiene alergias o intolerancias. Y, en cualquier lugar, lo mejor es que le ofrezcas siempre alimentos seguros, aptos y específicos para él, que sean de calidad, le aporten los nutrientes esenciales y preserven su salud y bienestar.

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar