Alaskan Malamute

Alaskan Malamute

El Malamute es uno de los perros nórdicos de trineo más antiguos, grandes y fuertes. Además de su resistencia, fuerza e increíble capacidad física, es extraordinariamente bello, afectuoso, leal y amigable.

Su carácter es maravilloso, tanto para con los adultos como con los niños y tiene una enorme capacidad de trabajo cuando es utilizado como perro de trineo. Aunque no como un guardián, ya que no responde a una sola persona y puede adaptarse fácilmente a los extraños.

 

Si piensas en compartir tus días con un Alaskan Malamute, asegúrate de educarlo a partir de los 3 meses para que tenga una buena socialización y pueda compartir el espacio con otros animales; de lo contrario, no tardará en mostrar su carácter dominante (sobre todo con otros perros que desafían su autoridad).

 

Enséñale a inhibir la mordida, acostúmbralo a ruidos, situaciones de todo tipo y a obedecer tus órdenes. Para esto, deberás ser firme y constante, ya que si lo dejas a su aire puede ser muy destructivo. El adiestramiento basado en el refuerzo positivo y recompensas será mucho más efectivo e indicado que las técnicas de imposición y sumisión. Es muy inteligente y aprenderá rápido.

EN CONTACTO CON LA FAMILIA

Partiendo de que este perro en el pasado compartía plenamente la vida con los humanos, en la actualidad también necesita estar en contacto con la familia, por tanto lo pasará muy mal si lo dejas solo en el exterior y sus aullidos podrían llegar a ser escandalosos. Sin duda, te arrepentirás. En cambio, en armónica convivencia, el Malamute es un perro muy tranquilo y silencioso. Es muy raro que ladre, por lo que tus vecinos estarán encantados.


EJERCICIO CONSTANTE Y MODERADO

El Alaskan Malamute necesita ejercicio diario. No es preciso que sea extremo, pero sí moderado. Su entorno ideal es la montaña, aunque se adapta a cualquier lugar en que el calor no sea extremo, siempre que cuente con un espacio mínimo al aire libre -patio o jardín- para poder correr y desahogarse.


DIETA: MEJOR DOS RACIONES DIARIAS

Dado que el Alaskan Malamute experimenta un rápido crecimiento en muy poco tiempo —entre los 16 y los 18 meses este tipo de perros ya ha alcanzado su tamaño corporal final, por lo cual ya no aumentará después en altura, pero sí en volumen y peso hasta los 2 años—, lo mejor a la hora de elegir una alimentación equilibrada será dejarte guiar por el veterinario. Por otra parte, déjale siempre disponible agua limpia y fresca.


HIGIENE BÁSICA

Se trata de una raza muy limpia, que no necesita baños frecuentes debido a que su pelaje repele la suciedad, pero sí precisa que lo cepilles al menos una vez a la semana para mantenerlo en buen estado. En época de muda, hazlo más seguido, ya que pierde grandes cantidades de pelo. El Malamute no desprende olor, ni siquiera cuando llega mojado de la calle, o sea que el momento de bañarlo es cuando huele.


Asegúrate de educarlo a partir de los 3 meses para que tenga una buena socialización y pueda compartir el espacio con otros animales; de lo contrario, no tardará en mostrar su carácter dominante.

FICHA

ALTURA: los machos: 63,5 centímetros. Las hembras: 58,5 centímetros.

PESO: los machos: 38 kilogramos. Las hembras: 34 kilogramos.

COLOR: gris claro, negro, rojo y blanco uniforme. Las marcas de la cara constituyen un rasgo distintivo.

LONGEVIDAD: de 10 a 12 años.

 

Artículos que te
pueden interesar