Alergia en perros: tratamiento y tipos

Alergia en perros: tratamiento y tipos

Las alergias pueden aparecer en tu perro cuando su sistema inmunitario reacciona de una forma exagerada a una sustancia del ambiente o de la dieta.

Suele ser un problema frecuente con independencia de la raza y que aparece durante el primer o segundo año de vida, es decir, cuando aún es joven. En este artículo te contamos todo sobre la alergia en perros: tratamiento, tipos y síntomas.

 

SÍNTOMAS QUE PUEDE PRESENTAR TU PERRO SI TIENE ALERGIA

 

El síntoma más típico es el prurito o picor de piel. Si tu perro tiene alergia es habitual que se rasque, se chupe o se mordisquee la piel o las patas. También pueden aparecer heridas, granitos o costras en la piel, cuya zona aparecerá rosada o enrojecida. El constante lamido puede provocar la caída del pelo. Los picores pueden afectar a una zona del cuerpo o ser generales.

 

Algunas alergias también pueden provocar estornudos o ruidos respiratorios anormales, aunque son menos habituales que en las personas. Si tu perro es alérgico, puede presentar secreción ocular (lagrimeo excesivo) o nasal, así como otitis o enrojecimiento y picores en las orejas. Las alergias alimentarias pueden producirle vómitos y diarrea.

 

TIPOS DE ALERGIAS

 

Como les ocurre a las personas, tu perro puede tener alergia a diferentes sustancias del ambiente o a componentes de la dieta o la comida. Los tipos de alergias más frecuentes en perros son:

  • Dermatitis atópica o atopia:

    es la alergia más frecuente que puede tener tu perro. Se trata de la predisposición genética a desarrollar una enfermedad inflamatoria y con picores de la piel como respuesta exagerada a una sustancia del ambiente. Las causas más comunes de la atopia son: ácaros del polvo, polen de los árboles y las plantas (esta suele ser estacional), hongos del ambiente e insectos.

  • Dermatitis alérgica por pulgas:

    aparece como una reacción exagerada del sistema inmune a la saliva de la pulga cuando esta pica a tu perro. Entonces hay una reacción inflamatoria y picor en la piel. Una sola pulga puede provocarle una reacción alérgica a tu perro si sufre este tipo de alergia. Lo habitual es que se rasque en la zona baja de la espalda en la unión con la base de la cola, así como en la piel de la cara interna de los muslos y el abdomen.

  • Alergia alimentaria:

    el sistema inmune de tu perro reacciona de forma exagerada ante un determinado ingrediente o componente de su dieta. Los más habituales a producir alergia son: ternera, lácteos, pollo, soja trigo, huevos, maíz, pescado y arroz (incluso si los contienen el pienso o las “chucherías”). Los picores en la cara, las orejas, las axilas, la región inguinal y el abdomen son el principal síntoma de esta alergia. También los vómitos y la diarrea

  • Reacciones alérgicas a medicamentos:

    son poco comunes, pero pueden aparecer tras minutos o horas de haberle dado una medicación a tu perro. Producen picores en la piel e inflamación y enrojecimiento de la cara.

ALERGIA EN PERROS: TRATAMIENTO

 

Si tu perro presenta algún síntoma alérgico, es recomendable que lo lleves al veterinario para que sea evaluado. Si tu perro sufre dermatitis atópica, el tratamiento consistirá en no entrar en contacto con la sustancia que le produce la alergia. El veterinario le recomendará un champú especial hipoalergénico para aliviarle el picor y las molestias de la piel.Y si los síntomas son más severos, es posible que le recete medicación inmunosupresora o antiinflamatoria durante un tiempo.

 

Si el veterinario sospecha que tu perro tiene pulgas, lo más probable es que le recomiende un tratamiento antiparasitario con una medicación antipulgas. En el caso de que tu perro sea alérgico, es muy importante la administración rutinaria de medicaciones antiparasitarias para controlar las pulgas. Aunque es recomendable hacerlo igualmente aunque no sea alérgico.

 

Ante una alergia alimentaria, se requerirá una dieta de eliminación durante un mínimo de dos o tres meses. Esta dieta se caracteriza por incluir carbohidratos y proteínas que tu perro no ha recibido previamente. También están las dietas hipoalergénicas, especialmente diseñadas para disminuir el riesgo de reacciones alérgicas.

 

Una reacción alérgica a un medicamento puede llegar a necesitar una inyección de corticoides o incluso mantener a tu perro en observación durante unas horas.

 

Las alergias son un problema frecuente en perros. Si sospechas que tu perro puede tener una alergia, lo más recomendable es llevarlo al veterinario para que sea evaluado.

Artículos que te
pueden interesar