Almohadilla de perro inflamada, ¿qué hacer? - ADVANCE

Almohadilla de perro inflamada, ¿qué hacer?

Uno de los problemas más frecuentes que sufren los perros es la inflamación de las almohadillas, o pododermatitis, ya que estas están continuamente en contacto con el suelo.

En este artículo veremos las causas por las que puedes encontrar la almohadilla del perro inflamada, cuáles son las señales de alerta y la importancia de un buen diagnóstico para poder aplicar el tratamiento más adecuado.

 

¿POR QUÉ ESTÁ LA ALMOHADILLA DEL PERRO INFLAMADA?

 

Una almohadilla de perro inflamada puede deberse a multitud de causas:

  • Traumatismos. Al estar en contacto con el suelo de forma constante, las almohadillas  pueden sufrir roces contra piedras, ramas... 

  • Demodex canis. Se trata de un parásito no contagioso, común en cachorros y perros de pelo corto, aunque puede aparecer en cualquier perro. Suele ir asociado a una bajada de defensas, que puede ser puntual o crónica por alguna otra enfermedad subyacente. El parásito vive en la raíz del pelo, por lo que el pelo afectado acaba cayendo. 

  • Alergias.

    • Alimentarias o ambientales (atopia). Pueden aparecer otras lesiones, como prurito general u otitis recurrentes. 
    • Dermatitis por contacto o por productos irritantes, como productos de limpieza, plantas... También puede ocurrir en perros que pasan mucho tiempo con las patas sobre lugares húmedos o sucios.
  • Cuerpo extraño.

    • Las espigas son las más comunes en verano, y pueden engancharse al pelo de las patas y clavarse entre los dedos hasta que logran penetrar en la piel. En este caso suele verse un orificio de entrada, que no suele curar (fístula) hasta que no se elimina la espiga. 
    • Quistes interdigitales foliculares. Suelen aparecer entre los dedos en perros de pelo corto y duro, como los bulldogs o los american staffordshire. Al apoyar el pie, el pelo es empujado hacia el interior del folículo, donde parte de la queratina se rompe y el cuerpo reacciona contra ella como si fuese un cuerpo extraño, formando un granuloma alrededor. Muchas veces estos granulomas o nódulos se infectan.
  • Pueden haber otras causas para la almohadilla del perro inflamada, como hongos, enfermedades autoinmunes, pénfigo foliáceo, lupus eritematoso o leishmania. 

  • En muchas pododermatitis es común encontrar infecciones secundarias por bacterias o levaduras, como Malassezia spp, debido al lamido constante.

SÍNTOMAS DE LA ALMOHADILLA INFLAMADA EN PERRO

  • Enrojecimiento o eritema.

  • Picor, que se muestra porque nuestro perro se lame o mordisquea las almohadillas de forma constante.

  • Nódulos entre los dedos, de los que a veces sale sangre o pus.

  • Cojera

  • Cambio de color del pelo debido al lamido. Por ejemplo, el pelo blanco puede volverse marrón.

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA ALMOHADILLA DE PERRO INFLAMADA?

 

Como hemos visto, existen causas muy diferentes que pueden provocar una almohadilla de perro inflamada, y cada una tiene un tratamiento diferente. Por ello es recomendable que acudas a tu veterinario para concretar el diagnóstico. 

A modo de orientación, cuando solo está afectada una almohadilla, es más frecuente que se deba a un traumatismo o a un cuerpo extraño, pero cuando lo están varias o todas es más frecuente que la causa sea una alergia o el demodex canis.

Tu veterinario puede realizar varias pruebas para determinar el diagnóstico:

  • Recoger muestras del pelo y de la piel para realizar un tricograma y una citología, y así  encontrar parásitos, bacterias o Malassezias spp. 

  • Pruebas de alergia o dietas de exclusión, si se sospecha de alergia alimentaria.

  • También pueden realizarse otras pruebas, como biopsias, que consisten en tomar una muestra de la zona afectada para que la examine un patólogo. 

 

TRATAMIENTO DE ALMOHADILLA DE PERRO INFLAMADA 

 

El tratamiento depende de la causa, aunque estos son algunos consejos que pueden ayudarte a curar la almohadilla de perro inflamada y que son efectivos en cualquiera de los casos:

  • Mantén las almohadillas de tu perro lo más limpias posibles: así evitarás las infecciones secundarias. 

  • Límpialas con antisépticos, como la clorhexidina, que se puede usar en spray o champú.

  • En caso de infección, pueden ser necesarios los antibióticos o antifúngicos. 

  • Las pododermatitis en perros pueden ser complicadas de tratar debido a que ocurren en una zona continuamente expuesta a los roces. En muchos casos la base del problema es una alteración inmunológica que no permite que lleguen a curar del todo, como en el caso de las alergias o los quistes interdigitales.

Hemos visto las diferentes causas de la almohadilla del perro inflamada. Se trata de un problema complejo, en el que es imprescindible un buen diagnóstico por parte del veterinario para determinar el tratamiento.

Por ello, es recomendable que le visites en cuanto aparezcan los primeros síntomas para empezar el tratamiento lo antes posible.

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar