Anaplasma en perros: qué debes saber

Anaplasma en perros: qué debes saber

Como ya sabrás, mantener a tu perro correctamente desparasitado es muy importante. Una de las razones es la anaplasma en perros. A continuación te explicamos de qué se trata, qué clases de anaplasma en perros existen, los síntomas que provocan, su tratamiento y cómo puedes evitar que tu compañero se infecte.

¿QUÉ ES LA ANAPLASMA EN PERROS?

 

La anaplasma en perros no es una enfermedad muy conocida, aunque está extendida a nivel mundial. Se trata de una bacteria que necesita vivir dentro de las células del perro para sobrevivir y reproducirse. 

 

La anaplasma se encuentra en el interior de diferentes especies de garrapatas y puede afectar a tu compañero si una de ellas se alimenta de su sangre. La transmisión de anaplasma en perros sucede a través de la saliva que la garrapata inocula en el animal al alimentarse. Pero, para que se produzca la transmisión, ese parásito debe permanecer enganchado y comiendo al menos 24-48 horas. 

 

 

¿QUÉ ESPECIES DE ANAPLASMA EN PERROS EXISTEN?

 

Existen dos tipos de anaplasma en perros.

 

Uno es la Anaplasma phagocytophilum, que se encuentra en toda Europa. Esta especie de anaplasma en perros suele infectar glóbulos blancos (células que forman parte del sistema inmune y ayudan a luchar contra infecciones y otras enfermedades). Produce una enfermedad llamada anaplasmosis granulocítica canina, cuyo periodo de incubación dura de una a dos semanas.

 

El otro es la Anaplasma platys, que suele aparecer en países de clima mediterráneo. Esta anamplasma en perros infecta plaquetas, que son células sanguíneas implicadas en la correcta coagulación de la sangre. Produce una trombocitopenia cíclica y su incubación es también de entre una y dos semanas.

 

La Anaplasma phagocytophilum también puede afectar a otras especies, como gatos, caballos y personas si nos pica una garrapata infectada.

 

 

¿QUÉ SÍNTOMAS PROVOCA LA ANAPLASMA EN PERROS?

 

En algunos casos, la anaplasma en perros es asintomática, es decir, no presenta síntomas. En otros, sí los causa, de distinto tipo en función de la clase de anaplasma.

 

Síntomas de la Anaplasma phagocytophilum:

  • Suelen aparecer síntomas inespecíficos, como apatía, anorexia, fiebre o aumento del tamaño del bazo.

  • En los análisis de sangre se puede detectar que las plaquetas, los glóbulos rojos, los linfocitos y/o la proteína albúmina están bajas.

  • En ocasiones también puede aparecer cojera.

 

Síntomas de la Anaplasma platys:

  • Provoca anemia, fiebre y apatía.

  • Produce una bajada de plaquetas cíclica. Es decir, estas bajan y al poco tiempo suben de nuevo. Un ciclo que se puede repetir, aunque parece que cada vez con menor gravedad.

 

¿CÓMO SE TRATA LA ANAPLASMA EN PERROS?

 

Para tratar la anaplasma en perros se utiliza un antibiótico llamado doxiciclina, siguiendo la dosis, la periodicidad y la duración que te indique el veterinario. Realizando este tratamiento, el pronóstico suele ser bueno.

Si encuentras una garrapata, es recomendable eliminarla cuanto antes, pero si no sabes cómo hacerlo correctamente y por completo, es mejor que consultes con el veterinario.

¿CÓMO PUEDES EVITAR QUE TU PERRO SE CONTAGIE?

 

Las garrapatas no solo transmiten anaplasma a los perros, también otras bacterias peligrosas para su salud.

 

Por eso es importante evitar sus picaduras utilizando repelentes como collares y pipetas antiparasitarias. Muchos de ellos, además de matar a los parásitos, tienen un efecto repelente, algo muy importante para evitar que la garrapata se enganche y le transmita enfermedades a tu compañero. 

 

También existen pastillas antiparasitarias que matan a las garrapatas en 24-48 horas, pero en ese tiempo ya han podido transmitir la enfermedad. Por eso es importante utilizar también un producto repelente.

 

Otro acto preventivo es revisar a tu perro después de los paseos por el campo para ver si tiene garrapatas enganchadas en el pelo y retirarlas. Los lugares donde es más frecuente encontrarlas es en la cara, las orejas, las axilas, entre los dedos, en las ingles y en la zona perianal.

 

Si encuentras una garrapata, es recomendable eliminarla cuanto antes, pero si no sabes cómo hacerlo correctamente y por completo, es mejor que consultes con el veterinario, ya que hacerlo mal es peligroso.

 

 

Como ves, la anaplasma en perros puede afectar a la salud de tu compañero. Una correcta desparasitación y revisarlo tras las salidas por el campo y por zonas donde pueda haber garrapatas son las mejores medidas preventivas para evitar que tu perro se contagie.

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar