Ansiedad por separación en perros: síntomas, causas y soluciones - ADVANCE

Ansiedad por separación en perros: síntomas, causas y soluciones

¿Sabías que la ansiedad por separación puede afectar hasta un 15% de la población canina? Es uno de los trastornos de comportamiento más frecuentes que además de causar problemas con los vecinos, podría provocar un deterioro en tu relación con tu perro.

En este artículo queremos aclarar todas tus dudas sobre la ansiedad por separación en los perros. Te explicamos cómo se manifiesta, para que puedas identificarlo, por qué ocurre y cuáles son las recomendaciones para intentar sobrellevar este problema de la mejor manera posible.

 

QUÉ ES LA ANSIEDAD POR SEPARACIÓN EN LOS PERROS

Este trastorno es una alteración de la conducta del perro que se manifiesta cuando se queda solo. La ansiedad por separación se identifica por una serie de síntomas que tu perro puede llegar a manifestar incluso cuando presiente que llega el momento en que va a quedarse solo. Es decir, podría ponerse a ladrar cuando te ve coger las llaves, ponerte el abrigo o, en definitiva, cualquier cosa que indique que vas a salir.

 

Es lógico que esto ocurra. Los perros son animales sociales, preparados para vivir en grupo. La soledad no les gusta; de hecho, cuando se ven solos se sienten indefensos. Esta situación provoca en ellos un nivel de estrés tan alto que llega a transformarse en ansiedad.

 

SÍNTOMAS DE LA ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

Existen varios síntomas que puedes observar en tu perro si tiene ansiedad por separación. Los más frecuentes son:

 

  • Tu perro destroza los muebles, rasca la puerta de entrada de la casa…

  • Ladra, lloriquea, vocaliza de forma excesiva, incluso emite algo parecido a los aullidos.

  • Hace sus necesidades dentro de casa.

Aunque es poco frecuente, el exceso de estrés puede provocar en tu perro síntomas más severos:

  • Hipersalivación.

  • Vómitos y diarrea.

  • Mordisqueo de la cola.

  • Lamido excesivo en una misma zona.

POR QUÉ SE DESARROLLA EL SÍNDROME DE ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

  • Por un hiperapego primario. Sucede cuando el perro es un cachorro y establece un vínculo muy fuerte con las personas con las que convive. Es decir, desarrolla un apego excesivo. El cachorro establece apego con otro individuo que le proporciona seguridad y consuelo, sustituyendo al papel de la madre. Esto puede ocurrir en cachorros:

    • Huérfanos.
    • Que han sido destetados muy pronto.
    • Adoptados antes de cumplir los dos meses de vida, cuando todavía no han comenzado a desapegarse de la madre.
  • Por un hiperapego secundario. Lo desarrollan todos los perros con las personas con las que conviven. Los identifica como la fuente de alimento, agua, seguridad, cariño… Por eso, cuando tu perro te pierde de vista cree que también pierde esos recursos tan necesarios para su supervivencia. Por eso, suele manifestar ansiedad por separación:

    • Si es un perro adoptado que había sido previamente abandonado.
    • Si convivía con personas mayores o estaba acostumbrado a estar siempre acompañado.
    • Después de una mudanza.
    • Al volver de vacaciones, cuando ha estado mucho tiempo acompañado.
  • Otros motivos. Por ejemplo si el perro ha sufrido experiencias traumáticas y se siente inseguro cuando no estás.

TRATAMIENTO DE LA ANSIEDAD POR SEPARACIÓN EN PERROS

Si crees que tu perro puede sufrir ansiedad por separación porque has observado alguno de los síntomas descritos, nuestra recomendación es que acudas a la consulta de un etólogo. Este especialista en comportamiento canino te ayudará a diagnosticar a tu perro y descartar otros problemas que se manifiestan con síntomas similares.

 

Sin embargo, puedes probar algunas pautas que podrían ayudarte a mejorar la situación. Es importante que sepas que no debes reñir a tu perro. Lo fundamental es tener paciencia y ser muy constante al poner estas medidas en práctica:

 

  • Modifica su conducta. Así logras que disminuya la dependencia que siente hacia ti:

    • Empieza saliendo de casa tu solo durante cortos periodos de tiempo y ve incrementando la duración de las salidas poco a poco, de forma que sea más fácil acostumbrarse.
    • Cuando haya mantenido en calma, dale un premio. Es muy importante que no vuelvas a casa si lo oyes ladrar, asumirá que debe hacerlo para que vuelvas. Es decir, solo lograrías reforzar la conducta.
    • Procura disminuir la interacción con tu perro de forma general, especialmente cuando vayas a salir o vuelvas a casa. De esta forma se fomenta el desapego. Así facilitas que el perro interactúe con otros miembros de la familia con los que no se siente tan apegado.
  • Estimula su ambiente.

    • Deja a su alcance sus juguetes favoritos cuando te vayas. De este modo distraes su atención.
    • Haced ejercicio antes de tu salida para que libere energía y esté más relajado cuando te vayas.
    • Crea una rutina que proporcione seguridad a tu perro.
  • Usa feromonas apaciguadoras caninas. Te ayudarán a disminuir el estrés de tu perro. Puedes elegir entre varios modelos: un difusor o un collar.

  • Valora la opción de los tratamientos farmacológicos. Hay muchos medicamentos que apaciguan la ansiedad por separación en perros —antidepresivos, ansiolíticos, tranquilizantes…—. Dependiendo de lo grave que sea la situación, podrían ser de gran ayuda. En cualquier caso, antes de medicar a tu perro, debes consultar con tu veterinario.

Como ves, la ansiedad por separación en perros es un problema frecuente que necesita un abordaje por tu parte desde diferentes flancos. Deberás tratar de modificar la conducta del perro, su ambiente, la forma en que te relacionas con él… También pueden estar indicados algunos fármacos. Si crees que tu perro sufre ansiedad por separación acude a la consulta de un etólogo y sigue las pautas que te dé para ayudaros a solucionar este problema.

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar