Arcadas en perros: ¿por qué pueden ser? - ADVANCE

Arcadas en perros: ¿por qué pueden ser?

¿Has presenciado a tu perro con arcadas?

Es algo muy común en los perros; aún así, siempre está bien informarse acerca de este tipo de actos. De esta manera podrás actuar de una forma correcta, sin bloquearte, y que el miedo no se apodere de ti cuando veas que tu perro pueda sufrir una o varias arcadas seguidas. Sigue leyendo y descubre por qué tu perro tiene arcadas.

 

CAUSAS DE LAS ARCADAS EN PERROS

 

Es posible que veas similitudes entre las arcadas y la tos en tu perro, pero son síntomas totalmente diferentes. Las arcadas pueden ir precedidas de náuseas y acabar con vómito, aunque no siempre ocurre así.

Las arcadas están causadas por unos movimientos de contracción del abdomen y ocurre por que el estómago quiere expulsar algún contenido del interior. A diferencia de la tos, que se trata de un acto defensivo para que las vías respiratorias queden despejadas ante un posible invasor o sustancia extraña. Existen muchas causas por las que tu perro podría tener arcadas: en ADVANCE vamos a enumerar las más comunes e importantes para que aprendas y comprendas a tu perro.

 

INGESTA DE HIERBA

 

Ingerir hierba es un acto bastante normal en los perros, aunque muchas de las veces que hacen esto acabe en vómito. Se cree que los perros ingieren hierba para limpiar su interior, aunque es cierto que todavía no se sabe con total seguridad si esta es la razón principal.

 

CUERPO EXTRAÑO

 

Ingerir un objeto, algún juguete, pelota, hilos, anzuelo, cuerda, espinas, agujas o huesos... puede ser otra de las causas por las que aparecen las arcadas. El problema puede agravarse si el objeto es puntiagudo y/o cortante, ya que puede provocar alguna herida en el interior.

Para prevenir una lesión mayor, lo mejor es que no extraer ningún hilo, ya que puede terminar en un anzuelo y que el daño sea mayor en el esófago de tu perro. Lo mejor es que acudas al veterinario y que ellos se encarguen del caso. Con una simple radiografía podrá ver la localización del objeto y de qué se trata, para así proceder a la extracción de la manera más rápida, sencilla y cómoda para tu perro.

 

PARÁSITOS
 

Otra de las causas de las arcadas en perros puede ser la aparición de parásitos, siendo más frecuente en los cachorros y los adultos. Generalmente se tratan de gusanos intestinales, que en ocasiones, pueden migrar hacia el pulmón desencadenando episodios de arcadas y tos. 

Mantener a tu perro desparasitado siguiendo las indicaciones de tu veterinario es la manera más efectiva de evitar este caso.

 

FARINGITIS Y BRONQUITIS CRÓNICA

 

La faringitis es una enfermedad en donde la faringe se inflama, provocando arcadas, tos, dolor y fiebre. La bronquitis crónica se trata de una inflamación de las vías aéreas, que provoca un síntoma que no suele remitir: la tos. Cuando más se nota es después del ejercicio intenso o en momentos de excitación.

En los dos casos pueden aparecer las arcadas y vómito. Lo mejor es llevar a tu perro al veterinario para que pueda explorarlo y darle el tratamiento acorde a su enfermedad.

 

TRAQUEOBRONQUITIS

 

La traqueobronquitis es una patología que afecta al sistema respiratorio, provocada por la bacteria Bordetella Bronchiseptica, el virus del moquillo y el de la parainfluenza canina. Es muy contagiosa entre perros, por eso se le conoce como “tos de las perreras”. Es normalmente en esos lugares, donde hay un número elevado de animales, donde es más fácil de contraer.

Sus síntomas son tos fuerte y seca, además de arcadas que pueden llegar a vómito. Acude a tu veterinario para tratar a tu perro de manera rápida y resolutiva. Cabe recordar que existe una vacuna intranasal que previene esta enfermedad.

 

DILATACIÓN-TORSIÓN

 

Este es el peor de los casos por el que tu perro puede tener arcadas, y que requiere de atención médica inmediata. Ocurre cuando el estómago comienza a dilatarse, por lo que puede ocurrir que  el abdomen quede distendido y se produzca la torsión y el colapso del sistema digestivo y la circulación sanguínea. Los síntomas son hipersalivación, arcadas en tu perro, nerviosismo, náuseas y dolor.

Además de todas estas causas de arcadas en tu perro, hay otras tales como tirar de la correa con fuerza, problemas cardíacos, tumores en las vías respiratorias… No obstante, aunque las arcadas puedan llegar a ser habituales, aconsejamos que contactes con tu veterinario de confianza para que examine el caso en profundidad y proceda de la mejor manera.

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar