Artrosis en perros: ¿qué cuidados necesita?

Artrosis en perros: ¿qué cuidados necesita?

La artrosis es la enfermedad articular degenerativa más frecuente en perros. Puede afectar a varias articulaciones o incluso a todas. Y aunque sea lo habitual, no solo afecta a perros de edad avanzada.

Los traumatismos articulares, los factores genéticos o el sobrepeso pueden provocar la aparición de artrosis en perros jóvenes. Rigidez, cojeras o dolor articular son las consecuencias que pueden comprometer a la larga el bienestar y la salud de nuestros compañeros.

A QUE SE DEBE LA ARTROSIS EN PERROS

 

Las superficies óseas de las articulaciones de los perros están recubiertas por un tejido elástico de tipo hialino denominado cartílago articular. Este tejido está compuesto por condrocitos (las células especializadas en producir el cartílago) y una matriz extracelular formada por macromoléculas estructurales que le confieren sus características biomecánicas. Estas macromoléculas son fundamentalmente colágeno y proteoglicanos como los glicosaminoglicanos (ácido hialurónico y condroitín sulfato). La función del cartílago articular es lubricar y facilitar el deslizamiento de las articulaciones para disminuir la fricción provocada por el movimiento continuo. Esto le da elasticidad y resistencia a la articulación.

 

La artrosis provoca una destrucción progresiva de los cartílagos articulares, los cuales tienen una escasa capacidad de regenerarse. En este proceso se pierden los proteoglicanos y hay una producción anormal de hueso (osteofitos) para intentar reparar los daños.

Como consecuencia de la artrosis, la articulación pierde su estructura y su función normal de forma irreversible. Esto provoca inflamación y dolor por el rozamiento de los extremos de los huesos.

TIPOS Y CAUSAS DE ARTROSIS EN PERROS

 

La artrosis canina primaria o idiopática está provocada por cambios degenerativos relacionados con la edad y el desgaste de la articulación. Suele afectar a perros de edad avanzada y llegar a varias articulaciones a la vez. La artrosis canina secundaria aparece como consecuencia de factores desencadenantes: traumatismos, lesiones articulares, malformaciones de la articulación, displasias de codo o cadera, o la enfermedad de Legg-Perthes-Calvé u otras parasitarias producidas por Leishmania infantum y Eherlichia canis. La artrosis secundaria puede afectar a perros de cualquier edad y suele aparecer en una única articulación.

 

El grado de afectación variará en función de la causa, la articulación afectada y la evolución de la patología. En general, aparecerá dolor, rigidez, limitación del movimiento y cojera (sobre todo por la mañana o “en frío”). Asimismo, el sobrepeso, sobre todo en perros mayores, el ejercicio intenso durante el crecimiento, una alimentación inadecuada o los ambientes fríos y húmedos pueden ser factores agravantes. Como consecuencia, puede disminuir la movilidad y, por tanto, haber pérdida de la musculatura. También pueden aparecer alteraciones del comportamiento relacionados con el dolor y la frustración.

 

CUIDADOS DE UN PERRO CON ARTROSIS

 

Sobre todo relacionados con reducir el dolor, algunos cuidados para mejorar la calidad de vida de un perro con artrosis y su bienestar son:

  • Evitar el sobrepeso: es esencial una alimentación de alta calidad desde su nacimiento y evitar un exceso de calorías.
  • Actividad física leve o moderada: dependiendo del grado, puede ser recomendable realizar ejercicio suave y de bajo impacto que no fuerce el desgaste articular pero que mantenga la musculatura en las mejores condiciones.
  • Tratamientos farmacológicos con antiinflamatorios y condroprotectores: para reducir la inflamación y el dolor puede ser recomendable usar analgésicos y antiinflamatorios tanto no esteroideos (AINEs) como esteroideos (corticoides). El uso de condroprotectores ricos en glucosaminoglicanos (condroitina y la glucosamina) son recomendables tanto para prevenir como en el tratamiento paliativo de procesos leves o moderados.
  • Fisioterapia: la crioterapia, la termoterapia, la hidroterapia o incluso la acupuntura pueden aliviar los síntomas de la artrosis.
  • Lugar de descanso óptimo: camas y colchones de un adecuado grosor y elasticidad pueden aportar comodidad y adaptabilidad a perros con artrosis.

    La artrosis es una enfermedad de evolución irreversible, por lo que la prevención es compleja. Sin embargo, una correcta alimentación completa y equilibrada, puede prevenir o ralentizar su desarrollo. ADVANCE Veterinary Diets Articular es un alimento formulado para la recuperación y el apoyo nutricional al tratamiento médico de perros con problemas de articulaciones.

    Una dieta saludable desde el nacimiento, el ejercicio no violento o el uso de condroprotectores desde una pronta edad. Asimismo, un diagnóstico precoz de la enfermedad es fundamental para tomar las medidas oportunas que favorezcan el bienestar de tu perro.

  • Protectores articulares: existe una gran variedad de elementos ortopédicos para proteger y estabilizar las articulaciones.
  • Tratamientos quirúrgicos: la artroplastia o la artrodesis pueden estar indicadas para restaurar cierta estabilidad y funcionalidad de la articulación.

Artículos que te
pueden interesar