Beagle

Beagle

El internacionalmente famoso y entrañable Snoopy, creado por Charles Schulz para la tira cómica Peanuts, es un Beagle. Si no lo reconoces, debes saber que, al nacer, los cachorros de Beagle suelen ser de color blanco y negro -como él- para más adelante adquirir su coloración definitiva.

Un cachorro de Beagle comprará tu corazón para siempre por su torpeza, dulzura y ocurrencia para las travesuras. Se trata de un sabueso de pequeño tamaño, robusto y compacto, caracterizado por sus orejas caídas y su cabeza poderosa. El pelaje del Beagle es corto, denso y muy resistente a cambios climatológicos bruscos.

 

De muy buen carácter, este pequeño resulta una gran compañía. Sin embargo, despliega también otros talentos: alta destreza para la caza y una gran capacidad para detectar drogas y otras sustancias. Es también un muy buen perro de búsqueda, gracias a sus dotes para el rastreo, su buen olfato y al hecho de que tiene un tamaño muy adecuado para ser transportado con facilidad.

 

El Beagle es un perro independiente, muy extrovertido y tozudo, especialmente cuando están siguiendo un rastro. Es muy sociable y está acostumbrado a convivir con otros (ya sean perros o personas). De carácter muy tranquilo y adaptable a cualquier tipo de vida y entorno, es también muy juguetón y súper amigable.

Si él pudiera, comería durante todo el día. Así que estate bien atento para evitar futuros problemas de sobrepeso.

  • EL BEAGLE Y LA SOLEDAD

    Tu Beagle es muy sensible a la soledad: no es conveniente que lo dejes solo por mucho tiempo ni muy a menudo, ya que puede desarrollar serios problemas de conducta por aburrimiento y soledad, además de molestar a los vecinos con sus ladridos.

  • LA CURIOSIDAD DEL BEAGLE

    Se trata de una raza muy curiosa e independiente, que disfruta siguiendo rastros y explorando el terreno, incluso cuando está paseando, motivo por el cual puedes verlo caminar con la nariz pegada al suelo. Y si está muy concentrado siguiendo un rastro, puede que ni siquiera atienda tus órdenes.

  • CONTROLAR SU DIETA

    Si él pudiera, comería durante todo el día. Así que estate bien atento para evitar futuros problemas de sobrepeso. Serán suficientes 300 gramos diarios de alimento seco y un gran temple para no sucumbir a su cara de pena cuando nos sentemos a la mesa ni a todas las carantoñas que te haga en ese momento para que compartas tu comida con él. Recuerda que, a la larga, ¡le estás haciendo un favor!

  • EJERCICIO EN TODOS LOS SENTIDOS

    Como todo ser vivo (al que, además, le encanta comer), tu Beagle necesita ejercicio físico y mental regular: sácalo a pasear y juega con él diariamente. Proponle juegos de búsqueda: los resolverá con gusto pues es una de las actividades que más lo estimulan.

  • HIGIENE BÁSICA

    El pelo corto del Beagle no requiere cuidados especiales. Cepillarle y bañarle regularmente serán suficiente, ya que pierde pelo constantemente. Por último, sus orejas son propensas a padecer infecciones, así que quizás sea ahí donde debas poner mayor atención y revisarlas regularmente.

FICHA

ALTURA: entre 33 y 40 centímetros.

PESO: entre 9 y 11 kilogramos.

COLOR: cualquiera reconocido para los sabuesos, excepto el marrón hígado.

LONGEVIDAD: de 13 a 15 años.

Artículos que te
pueden interesar