Boyero de Berna

Boyero de Berna

No es nada fácil resistirse a los encantos del Boyero de Berna. Reúne muchas de las mejores cualidades que se pueden exigir a un buen perro: inteligencia, dinamismo, afecto, paciencia y muchas otras virtudes que conforman el carácter de este bonachón de las montañas.

Desde guardián de rebaños hasta perro de tiro empleado para el transporte y el reparto de leche y quesos, el Boyero de Berna o Bouvier de Berna ha sido desde siempre de gran ayuda para el hombre. Un carácter afable que ha ido labrando en sus, según algunas estimaciones, ¡más de 6.000 años de antigüedad!

FICHA

ALTURA: macho -de 64 a 70 centímetros-; hembra -de 58 a 66 centímetros-.

PESO: alrededor de 40 kilogramos.

COLOR: negro intenso, con manchas marrón rojizo en las mejillas, encima de los ojos, las piernas y el pecho. El pecho es blanco.

LONGEVIDAD: de 6 a 8 años, aunque algunos ejemplares pueden superar los 10 años.

 

 

LOS ORÍGENES DEL BOYERO DE BERNA

El origen de esta raza está en los Alpes Suizos, pero parece que desciende de los perros molosos de las legiones romanas. Desde entonces, el hombre ha utilizado esta raza como perro pastor y guardián de rebaños. Su gran tamaño le permitía también tirar de pequeños carros que se utilizaban para transportar la leche y otros productos de los rebaños.

 

Dada su docilidad, su carácter bondadoso y su gran inteligencia, con el paso de los años se adiestró al Boyero de Berna para participar en tareas de rescate y salvamento. Actualmente, en Berna es un perro muy común. En las cercanías de la ciudad se pueden encontrar muchos ejemplares, algunos son perros pastores, otros guardianes en casas o, simplemente, perros de compañía.

 

CARACTERÍSTICAS Y CUIDADOS DEL BOYERO DE BERNA

SABER ESTAR DONDE LE TOCA

Ni todo es trabajo ni todo es ocio y diversión. Al Boyero de Berna no le cuesta en absoluto someterse a esta mínima norma de convivencia. Asumirá con gran entrega las tareas que le sean encomendadas, y pondrá gran ilusión y esfuerzo en complacerte. Aunque también sabe desconectar y comportarse como un perro travieso y estará siempre dispuesto para jugar.


UN PASTOR RECONVERTIDO EN "NIÑERA"

El Boyero de Berna adora a los más pequeños de la casa y se desvive por ellos. Tiene mucha paciencia y soporta los juegos y bromas estoicamente. Si se pasan de la raya, en lugar de responder de manera brusca, preferirá alejarse hasta que el ambiente se haya calmado. Y como reminiscencia de su pasado de pastor en la montaña, el Boyero de Berna tratará de agrupar a todos los niños como si de corderos se tratase.


DÍA A DÍA

Si logras adaptarte a los mínimos requisitos de convivencia que exige –un estilo de vida activo y alejarse de la vida sedentaria-, el Boyero de Berna te devolverá con creces todo el amor que le hayas dado. Asegúrate de ofrecerle un espacio donde pueda correr, saltar y vivir como lo que es: un perro criado en las montañas.



Cuando son cachorros es mejor limitar su ejercicio, dando tiempo a que los huesos y articulaciones se formen correctamente. A partir del año puedes dejar que corra suelto y a su aire. Ten en cuenta que el Boyero de Berna adulto necesitará una hora de ejercicio diario.


ALGO DOMINANTE CON OTROS PERROS

No es una raza que se lleve demasiado bien con otros perros: no le divierte compartir su espacio y los machos acostumbran a mostrarse bastante dominantes con los demás perros.


HIGIENE BÁSICA

El pelaje del Boyero de Berna no te dará excesivos problemas pese a su tupida apariencia. Bastará con que lo cepilles un par de veces por semana, ya que se trata de un perro con hábitos limpios y que no acostumbra a revolcarse por el barro o la hierba mojada.


ALIMENTACIÓN

Al ser un perro de raza gigante tiene un enorme apetito. Sin embargo, dado que suele ser propenso a sufrir problemas estomacales, es una buena idea alimentarlo con raciones reducidas pero más frecuentes. La ración diaria debe incluir una buena porción de vitaminas y minerales que cuiden sus articulaciones.


Si te adaptas a los mínimos requisitos de convivencia que exige —un estilo de vida activo y alejarse de la vida sedentaria—, el Boyero de Berna te devolverá con creces todo el amor que le hayas dado.

¿SABÍAS QUE...?

 

En Suiza, la patria natal del Boyero de Berna, se celebran concursos de arrastre de carretas en los que algunos ejemplares de esta raza son capaces de empujar hasta diez veces su propio peso.

Artículos que te
pueden interesar