Braco de Weimar

Braco de Weimar

El Braco de Weimar, por otro lado, también es muy inteligente, cariñoso y protector. Pero no debes dejarte llevar solo por su gran belleza: ten en cuenta que requiere de atenciones, cuidados y una educación específicos.

  • Es extremadamente familiar y siempre estará atento para cuidar de los suyos, incluso llegando a ser antipático en ocasiones con los extraños. Necesitará tener contacto frecuente contigo y detestará que lo dejes solo por tiempos prolongados.

  • Es testarudo, de ideas fijas y no se deja adiestrar con facilidad. Te pondrá a prueba continuamente: deberás tener mucha paciencia, firmeza y asertividad con él. Necesita que le hables en un tono suave y que no cedas nunca… pues hacerlo es jugar en tu propia contra. Tiene una gran capacidad de aprendizaje y mucha imaginación.

  • El Braco de Weimar no necesita muchos cuidados ni atención especial. Básicamente, le alcanzará con tener la posibilidad de correr y hacer ejercicio y, por supuesto, que le asegures una dieta adecuada a sus necesidades nutricionales: una ración diaria de alimento seco completo (de 500 a 550 gramos) será suficiente.

  • Tu Braco de Weimar puede vivir en un piso en la ciudad, pero necesitará correr y consumir una energía que parece inacabable. Hazle esa rutina, por el bien y la integridad de tu hogar.

El Brazo de Weimar te pondrá a prueba casi continuamente: deberás tener mucha paciencia, firmeza y asertividad con él.

ALTURA: Machos de 59 a 70 cm; hembras de 57 a 63 cm.

PESO: Machos de 30 a 40 kg; hembras de 25 a 35 kg.

COLOR: Gris plateado, gris ciervo o gris ratón así como transiciones en estas tonalidades.

LONGEVIDAD: de 11 a 13 años.

 

Artículos que te
pueden interesar